domingo, 12 de julio de 2020 Actualizado a las 07:14

Peter Worden se presenta el 09 de enero en el Congreso Futuro donde El Mostrador es media partner

Cultura - El Mostrador

Astrofísico adelanta en Chile proyecto que haría viajar naves a casi la velocidad de la luz para encontrar vida

por 29 diciembre, 2016

Astrofísico adelanta en Chile proyecto que haría viajar naves a casi la velocidad de la luz para encontrar vida
Llegar a Marte en aproximadamente dos horas o a una galaxia cercana en algunos años era una realidad que hasta hace poco solo existía en películas como Star Wars or Star Trek, o en un futuro muy distante. Al contrario de lo que se pensaba, este futuro puede ser más próximo de lo esperado de modo que las generaciones actuales tal vez vivan para ver que miles de nanonaves serán impulsadas en el espacio estelar a través de rayos láser lanzados desde las tierra hasta alcanzar el 20% de la velocidad de la luz, llegando a Alfa Centauri , el sistema estelar más próximo del nuestro, en apenas 20 años. Ese es el corazón del proyecto Breakthrough Starshot de Nasa, que lidera Peter Worden y que adelanta en exclusiva para El Mostrador.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Si estamos solos o no en el universo es una de las preguntas existenciales de la humanidad y viene precedida por generaciones y generaciones de astrónomos que se han hecho la misma pregunta, pero fue solo en 1960 cuando los científicos estuvieron en condiciones de comenzar a buscar señales reales, por medio de ondas de radio de vida inteligente. Los astrónomos Frank Drake y Carl Sagan fueron pioneros en esta búsqueda en un programa de inteligencia extraterrestre llamado SETI.

En la actualidad, Pete Worden es una de las principales cabezas -junto al genio de la física, Stephen Hawking y dos multimillonarioss, el físico ruso Yuri Milner y fundador de Facebook, Mark Zuckerberg- del ambicioso proyecto astrofísico Breakthrough Starshot, el mayor programa de la Nasa destinado a encontrar vida en otros sistemas muy lejanos del nuestro.

El astrónomo norteamericano dictará una charla en Chile como parte del panel Viaje hacia las profundidades del cosmos, que se realizará el 09 de enero desde las 15:20 a las 17:00 en el ex Congreso Nacional donde adelantará los avances del alucinante proyecto en la Sexta versión del Congreso Futuro. En entrevista con el El Mostrador C+C , Worden confesó que aún no hemos logrado encontrar señales de vida inteligente porque nuestra tecnología hasta ahora ha resultado insuficiente y no ha permitido que busquemos en distancias lejanas a nuestro sistema solar. Pero eso podría estar cambiando, lo que supondría una salto cuántico en la historia de la humanidad.

Breakthrough Starshot2

“Aún no tenemos información disponible sobre otros planetas habitables. Hasta hace poco se limitaban a mirar sólo en nuestro propio sistema solar. Pero con las nuevas misiones científicas espaciales, tales como la misión Kepler de la NASA ahora sabemos que casi todas las estrellas tienen sistemas planetarios como el nuestro. Los instrumentos que se están desarrollando, incluyendo nuevos telescopios terrestres en Chile, por ejemplo, pronto permitirán que busquemos en otros sistemas estelares con planetas habitables”, dice con el entusiasmo de un recién graduado.

La distancia con la ciencia ficción se estrecha cada día más, y de eso, Worden y Hawking están plenamente conscientes. Siendo la cabeza del proyecto Breakthrough Starshot, Worden y un equipo de la agencia aeroespacial americana están focalizados en encontrar vida en el sistema estelar de Alpha Centauri, el más cercano del nuestro a una distancia de 4,4 años-luz.

Tomando en cuenta que la velocidad de la sonda robótica más rápida que la humanidad ha enviado al espacio  -en 1971-la Voyager 1 viajó a 17,4 kilómetros por segundo- el tiempo que tomaría llegar a Alpha Centauri sería de 76 mil años. Para reducir el criterio de imposibilidad que implica tardar semejante montaña de años, el proyecto que financia el dueño de Facebook está destinado precisamente acortar esos tiempos y a acercarnos a la velocidad de la luz. Como en Star Wars.

“La vida que encontremos puede ser que no sea inteligente, tal vez solo será microbiana. La siguiente gran pregunta es si nosotros, podremos enviar sondas a este sistema estelar más cercano en algunas décadas, u otros sistemas cercanos. Este es el objetivo de Breakthrough Starshot, el primer intento serio de la humanidad recorrer distancias interestelares con sondas científicas”, destaca Worden.

Breakthrough Starshot1

Descubrir una manera de llegar hasta allá en una cantidad de años inferior a la vida media del ser humano, no es una tarea fácil. Worden explica que para alcanzar esa meta, que colinda con la ciencia ficción, el equipo de Breakthrough Starshot está trabajando con paneles solares que se asemejan a la vela de un barco y que serán movidos por rayos láser emitidos desde la Tierra, que a su vez impulsarán naves microscópicas o nanosondas a una velocidad que llegaría hasta un quinto de la velocidad de la luz. Eso permitiría alcanzar Próxima Centauri, la estrella más cercana del sistema, en un par de décadas.

“Creemos que la única forma actualmente viable de enviar una sonda a velocidades de una fracción de la velocidad de la luz, es utilizando sondas extremadamente pequeñas, que pesan menos de un gramo. Las llamamos de Nanocraft. Para impulsar estas sondas para que lleguen a la estrella más cercana en escalas de 20 años o más, es necesario un láser extremadamente potente en la tierra”, cuenta.

Para el astrónomo de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas Universidad de Chile e investigador fijo del Centro de Astrofísica y Tecnologías Afines (CATA), Diego Mardones la idea que trabaja la Nasa es factible en teoría, pero creee que hacerla real en una escala de distancia espacial puede ser un poco más complicado.

La Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial lanzó al espacio en 2010 el proyecto Ikaros, la primera vela solar para viajes interplanetarios que llegó hasta Venus y actualmente explora el espacio entre la Tierra y el planeta vecino. El suceso de Ikaros constató que una vela solar funciona bien dentro de nuestro sistema, pero para un viaje hasta Alpha Centauri, la luz solar no sería suficiente, así que la solución serían los láseres. En escalas menores también ya se han utilizado láseres en reactores de fusión nuclear para hacer que átomos de Hidrógenos imploten y generen Helio.

“Esto es física sencilla, la presión de un rayo láser se puede calcular con facilidad y es real, se ha utilizado históricamente en reactores de fusión por ejemplo. Entonces sabemos que esta tecnología puede funcionar. El tema es en la escala que se va a realizar. En un reactor de fusión se enfoca varios láseres en un punto muy pequeño pero que están ahí mismo, a una distancia de 10 metros o menos. En el caso de Breakthrough Starshot lo que se necesita es enviar un láser al espacio para que acelere la sonda. En teoría es posible acelerar las velas a una velocidad que llegue a 20% de la velocidad de la luz, pero nunca se ha probado, en principio lo es, pero es necesario que el láser esté suficientemente enfocado para que llegue a las velas de la sonda en un tamaño relativamente pequeño de un par de metros a una distancia muy grande”, explica.

Sin embargo, aun cuando las Nanocrafts no encuentren señales de vida en Alpha Centauri, sólo el hecho de llegar a este sistema distante en un tiempo récord de apenas dos décadas, ya sería una gran descubierta que cambiaría todas las nociones de tiempo para recorridos espaciales.

“El proceso ocurre muy rápido, se supone que en diez minutos se puede acelerar estas pequeñas naves. Es una idea muy distinta y novedosa para pensar en el tema de viaje espacial y como tal yo encuentro que es muy valiosa, es radicalmente distinto de lo que hemos pensado en el pasado, si el desarrollo de eso obtiene éxito va a ser algo de alto impacto, y las posibilidades son buenas de que eso funcione. Sin duda será revolucionario. Entretanto el resultado de mandar una sonda de 1cm o menos hasta Centauri es un tanto cuestionable”, advierte Mardones.

El láser podría ser disparado desde Chile

Para emitir los rayos láseres que lleguen hasta la nanonave, será necesaria la construcción en tierra de una planta matriz de muchos mini lásers que en conjunto proyectarán un gran rayo de hasta 100 gigawatt de potencia. Aún no han definido donde se construirá la base para emisión del rayo, pero Mardones cree que el norte del país tiene las condiciones ideales.

“Se necesita una planta energética de alta potencia dedicada a esto y hay que poner en un lugar bien alto para que tenga la mínima distancia posible entre el láser y las nanonaves. En conclusión esto podría ser en Chile, en la región de San Pedro de Atacama. No se ha dicho en ninguna parte, pero yo diría que nuestro país es candidato fuerte por poder encontrar en el norte cerros de cerca de 5 mil metros de altura donde podrían construir ese tipo de cosa”.

Si en teoría este sistema de impulsión funcionara perfectamente, unos obstáculo que las Nanocrafts encontrarían al viajar durante varias décadas en el espacio interestelar son las colisiones con partículas de polvo interestelar. Estas partículas aunque muy pequeñas podrían causar graves daños a una Nanocraft que viaja a 60.000 Km/s (20% de la velocidad de la luz). Así que el plan no es impulsar  una sola Nanocrafts sino miles de nanonaves para garantizar que por lo menos algunas lleguen a su destino final.

Parte del equipo científicos de la NASA, que lidera Worden, están trabajando en una propuesta elaborada recientemente que implica la utilización de una nanotecnología de auto-sanación para repararlas en el caso de un vuelo dañado por impacto de polvo. En términos cinematográficos como un Transformer. Ahora, desarrollar este tipo de tecnología que se autoreconstruya es uno de los grandes desafíos que el equipo del proyecto tiene que solucionar.

Aporte de Facebook

En Breakthrough Starshot tienen una participación esencial el ruso Yuri Milner, Stephen Hawking y Mark Zuckerberg. Actualmente, el proyecto recibió una financiación inicial de US$ 100 millones de  Milner, y ha contado con la colaboración de Hawking y Zuckerberg que están asesorando la iniciativa con aporte tecnológico.

“Con el tiempo, vamos a necesitar mucho más dinero para construir el sistema completo de Starshot. Buscamos la asociación público-privada en la financiación inicial. Sin embargo, cualquier financiación, que sería comparable a otros grandes proyectos científicos como el Large Hadron Collider o la Estación Espacial Internacional provendría de fuentes públicas tales como agencias espaciales nacionales y organismos científicos de todo el mundo. La falta de fondos para apoyar pesquisas para encontrar vida inteligente ha limitado nuestra búsqueda. Pero con el anuncio de Yuri Milner y Stephen Hawking del aporte US$ 100 millones al Breakthrough, otras nuevas tecnologías desarrolladas paralelamente como nuevos telescopios de radio y telescopios de astronomía, podrían permitir la busca de millones de estrellas para detectar señales inteligentes en los próximos diez años”, advierte Worden al Mostrador C+C.

Peter Worden

Noticias Relacionadas

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV