domingo, 19 de mayo de 2019 Actualizado a las 08:39

Los restos de los escualos, visiblemente frescos, estaban en el tejado de la embajada de la República Socialista de Vietnam

Cultura - El Mostrador

Cientos de aletas de tiburón sobre tejado en Providencia conmocionan a la comunidad científica nacional e internacional

por 19 enero, 2018

Cientos de aletas de tiburón sobre tejado en Providencia conmocionan a la comunidad científica nacional e internacional
El sorpresivo hallazgo de un centenar de aletas de tiburón sobre el tejado de la oficina comercial de la dependencia diplomática en Eliodoro Yáñez, puso en alerta no solo a los científicos presentes en el Congreso Futuro, y que hoy tienen una recepción en el Palacio de La Moneda, sino también a Sernapesca, Cancillería y a importantes ambientalistas de la National Geografic y Greenpeace. De no contar con permisos otorgados por la autoridades locales, se presume que pueden ser producto de la práctica brutal del "aleteo". El Mostrador se comunicó en dos oportunidades con la embajada, los que sin negar los hechos, en ambas oportunidades cortaron el teléfono.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Desconcierto, incredulidad y asombro. Estas tres palabras resumen la reacción inicial de la comunidad científica nacional e internacional y, también de activistas por la protección de los océanos, tras el hallazgo realizado por El Mostrador de al menos 100 aletas de tiburón, de especies adultas, que reposaban bajo el sol de un domicilio en pleno Eliodoro Yáñez, en Providencia.

Las imágenes fueron captadas este jueves desde un edificio de la comuna, donde vecinos alertaron sobre malos olores y la presencia de elementos orgánicos de escualos sobre la techumbre de una residencia diplomática.

Los restos de los animales se encontraban hasta el día de hoy sobre el tejado de la oficina comercial de la Embajada de Vietnam, contigua a la residencia diplomática, ubicada en Eliodoro Yáñez 2897.

Imagen capturada este jueves 18 de enero de 2018 a las 16:00 horas

Las aletas, que fueron cercenadas desde el lomo de los vertebrados, comenzaron a ser depositadas en el techo de la oficina comercial el pasado 13 de enero del presente año. Según cuentan los vecinos, primero depositaron una pequeña cantidad luego fueron sumando más restos hasta que al cabo de cinco días habían más de cien aletas superiores de tiburones. Según se pudo observar, se trataba de cortes frescos donde aún era posible observar el entramado óseo de la extremidad.

Las aletas de tiburón estaban pasando por el proceso de secado, fase previa al tratamiento con elementos tóxicos para reducir el resto orgánico en diminutas fibras, que componen el insumo para la sopa más cara del mundo: la sopa de tiburón. Plato, consumido principalmente en China y Vietnam, cuya demanda es considerada por la comunidad científica que protege los mares alrededor del mundo, como la responsable de la cacería furtiva y más salvaje de tiburones que existe, y que cada año suman cerca de 100 millones de especies asesinadas en el mundo, mucho más de su capacidad de reproducción.

Si bien en Chile, el tiburón en un recurso de pesca, el famoso “aleteo”, que consiste en la mutilación de la aleta del escualo en vida para después botar el cuerpo al mar, es una práctica sancionada en Chile, su frecuencia es relativa y generalmente es detectada en el mar por la autoridad marítima o en tierra por Sernapesca. Sin embargo, esta es la primera vez que estos pedazos son detectados en su proceso de secado, habiendo sorteado los controles.

"¡No lo puedo creer! Siempre había querido saber dónde secaban las aletas. Pero nunca pensé que en pleno Providencia. Esta es la primera vez que veo algo así en Chile!", sostiene sorprendido Alex Muñoz, director para América Latina de Pristine Seas, National Geographic Society.

En peligro de extinción

El hallazgo de estos restos del depredador tope de los océanos no pudo haberse realizado en un momento más simbólico. La primera información que llegó al El Mostrador se obtuvo justo en el instante en que la bióloga Sylvia Earle, una de las autoridades mundiales más respetadas en la conservación de la biodiversidad marina, apodada como la “dama de los océanos”, realizaba su charla en el marco del Congreso Futuro, el evento de divulgación científica más importante de Latinoamérica, y que entre los temas a tratar estaba precisamente la delicada situación de los tiburones y cómo la caza furtiva de estos, amenaza el equilibrio de los océanos, que no es otra cosa –dijo- que “la fuente de vida en la tierra”.

Max Bello, chileno y uno de los profesionales que ha dedicado su vida a la protección de los tiburones a través de su trabajo en The Pew Charitable Trust, y que acompañó a Sylvia Earle en su paso por Chile, explicó que estos animales no debieran ser una especie para efectos de pesca, porque más bien se comportan como mamíferos.

“Muchas de las especies tienen muy pocas crías y las tienen cada dos o tres años, y además, tienen una madurez muy tardía, por lo que cuando se sabe que anualmente se cazan más de 100 millones de especies, - que es una cifra todavía conservadora según lo que muchos científicos piensan- este número es mucho mayor de lo que los tiburones alcanzan a reproducirse”, explica.

Max Bello de The Pew Charitable Trust

Y agrega: “Si nos deshacemos de los tiburones de esa forma estamos poniendo en peligro a los mares, ellos son predadores tope, son especies muy importantes, que juegan un rol en controlar las poblaciones de otros peces, en controlar enfermedades u otras situaciones específicas, si no tenemos esos depredadores lo más seguro es que esos ecosistemas colapsen y en el largo plazo eso afecta a los océanos y al ser humano”.

En el mismo sentido apunta Matías Asun, director nacional de Greenpeace, quien afirma que “los tiburones es una especie amenazada, que durante años el movimiento ambiental ha intentado proteger. La captura y el corte de aletas de tiburón, generalmente utilizada en la cocina, es una práctica cruel que está sancionada en Chile y es ilegal y corresponde a las entidades como Sernapesca, sancionar y llevar a cabo las investigaciones del caso. Los tiburones en todo el planeta están amenazaos, son especies migrantes, por lo tanto se requiere de un trabajo coordinado de todas las naciones para su protección”.

El “aleteo”: una práctica brutal

Alex Muñoz, de NatGeo admite que “sabíamos que en Chile se matan tiburones por sus aletas pero hasta ahora no había visto una foto del lugar donde las secan. El aleteo es una práctica brutal y cruel que consiste en cortar las aletas del tiburón y botar el cuerpo al mar cuando todavía está vivo. Si estas aletas provienen de dicha práctica merecen todo nuestro repudio”.

El abogado explica que en Chile el "aleteo" está prohibido desde el 2012.

“El hecho de estar secando aletas en el techo amerita una denuncia a la Fiscalía, ya que puede tratarse de aletas obtenidas a través del delito de aleteo o compradas a personas que cometieron dicho delito”, sostiene Muñoz.

Consultada la autoridad de Sernapesca, ya en conocimiento de la denuncia, afirmó que activarán el proceso de fiscalización, aunque están conscientes que tratándose de una oficina que puede contar con el derecho de “inviolabilidad” de los recintos diplomáticos, están consultando con las autoridades del Ministerio de Relaciones Exteriores.

La prohibición al aleteo se encuentra consignada en la Ley General de Pesca y Acuicultura, que en su artículo 5 bis señala lo siguiente: “Prohíbase la mutilación de las aletas de cualquier especie de tiburón, acción denominada aleteo o finning, a bordo de naves o embarcaciones de pesca o su transbordo. Será obligatorio realizar el desembarque de las especies antes señaladas con sus aletas total o parcialmente adheridas a su cuerpo en forma natural”.

Imagen captada martes 16 de enero a las 11:00 horas

La autoridad explica, asimismo, que “si las aletas tienen origen nacional, el poseedor debe contar con documento tributario (boleta o factura) y Acreditación de Origen Legal, documento que entrega diversos antecedentes sobre el recurso (especie, lugar de extracción, fecha, etc.) Si las aletas son un producto importado, debe contar con la respectiva documentación aduanera y sanitaria que autoriza su ingreso al país”.

Analizada las imágenes, Max Bello -quien precisamente hoy dio su charla sobre la conservación de los océanos en Valdivia, en el marco del Congreso del Futuro, sostiene que le llama mucho la atención que se trataría de animales adultos y grandes.

“Eso existe en algunas temporadas en Chile, en donde llegan efectivamente animales grandes y adultos a las costas del país. Se ven relativamente frescas también, lo que implica que las tomaron de algún lugar relativamente cerca de Santiago. Si bien hay alguna restricción para algunas de las especies, como el tiburón martillo y el tiburón sardinero, y otras especies que entraron a CITES, si algunas de esas aletas salieran del país, esas aletas debieran llevar un papel consigo que demuestre que hayan salido de una pesca sustentable”.

Alex Muñoz, director de America Latina de NatGeo

Esta situación para Bello es un punto muy importante, ya que hoy no se tiene la capacidad para discriminar de unas aletas que son tomadas ilegalmente de otras que fueron tomadas legalmente.

“No hay una cadena de valor hoy en día certificada que te pueda dar fe eso. Entonces desde mi punto de vista Chile debiera detener la pesca de tiburones, particularmente de todos aquellos que están protegidos. Mientras Chile no tenga una total claridad sobre la procedencias de estas especies, yo invitaría a cerrar pesquerías que estén haciendo este tipo de caza", subrayó.

¿Problema diplomático?

El hallazgo de las aletas de tiburón sobre el tejado de la embajada de Vietman podría conllevar un problema de tipo diplomático, porque más allá que pudiesen contar con el derecho de “inviolabilidad” de sus recintos, de haber cometido un delito, o comprado especies producto de un delito, este se produjo en Chile.

“Sería bueno que los funcionarios y la embajada misma de Vietnam pudieran aclarar esta situación e informar de dónde provienen esas aletas y a dónde van esas aletas. En Chile no hay ningún centro de proceso para el blanqueo de las aletas, por lo tanto esas aletas, lo más probable es que tengas que salir del país y significa que si entre ellas hay especies protegidas, están en un problema”, dice Bello.

Imagen captada viernes 19 de enero de 2018 a las 12:00, después que El Mostrador llamara a la dependencia diplomática.

Aunque en Cancillería, informan que durante el día tendrán una respuesta, fuentes cercanas a este ministerio sostienen que específicamente con la embajada de Vietnam, tienen problemas puntuales, pues están sin embajador, y que el 24 de este mes se vence el plazo para entregar las cartas credenciales, y que hasta la fecha no han tomado ningún tipo de contacto. Y de hecho, sostienen las fuentes, hace más de un mes que ni siquiera responden el teléfono. Actualmente, el único responsable autorizado es el encargado de negocios de la repartición diplomática de la República Socialista de Vietnam.

Después de varios intentos por comunicarse con la embajada, El Mostrador pudo tomar contacto con un par de personas que no quisieron identificarse, y si bien no negaron a existencia de las aletas, en ambas oportunidades cortaron el teléfono.

Para Greenpeace, el problema es de la autoridad local. “Cabe dentro de las responsabilidades de Sernapesca actuar cuanto antes dado lo que se aprecia en la imagen. Nos parece gravísimo que una situación como esta pueda estar dándose en territorio chileno”, sostienen Matías Asun.

La sopa más cara del mundo

La ración de sopa de tiburón, el plato de la riqueza, puede costar hasta 130 mil pesos chilenos.

La sopa de aletas de tiburón, cuyo precio puede llegar a los 1.600 yuanes la ración, unos 130 mil pesos chilenos, ha sido durante mucho tiempo uno de los platos asiáticos más apreciados, célebre tanto por sus supuestas virtudes medicinales como por ser símbolo de riqueza.

“Los tiburones que han existido por más de 400 millones de años, están hoy en día en grave peligro de extinción, principalmente producto de una sopa que no es más que un lujo, que no tiene ningún valor nutricional ni sabor. Por ende, poner en riesgo la salud de los océanos, y de sus depredadores más importantes, solamente puede demostrar nuestra avaricia como el desinterés y desconocimiento de cómo funcionan los océanos”, agrega Bello.

Eso es cierto. Hoy, la sopa de aleta de tiburón es en China, por ejemplo, es una delicadeza, un artículo de lujo considerado uno de los alimentos del mar más preciados, pero aún así accesible para ser servida en banquetes formales, bodas, cenas políticas y empresariales y otros eventos socialmente importantes. Es un platillo que representa prestigio, que es símbolo de estatus, que muestra la riqueza y generosidad del que la ofrece y el respeto y aprecio de este hacia sus invitados.

Matías Asun, director nacional de Greenpeace

La sopa de aleta de tiburón tiene un alto precio. Promueve el comercio de las aletas, la caza y el “aleteo” de tiburones, y por tanto, la muerte de millones de estos animales al año. Y de acuerdo con su evaluación, detrás de ella hay muy pocos beneficios para la salud.

Actualmente son cerca de 100 millones los tiburones que se cazan anualmente.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV