lunes, 21 de octubre de 2019 Actualizado a las 02:37

CULTURA

Cultura - El Mostrador

La disputa por el histórico mural de Santa Lucía

por 8 mayo, 2019

La disputa por el histórico mural de Santa Lucía
La obra, inaugurada en 1970, sufre un gran deterioro y sus defensores buscan declararla Monumento Nacional. Una campaña en las redes sociales logró reunir mil firmas de apoyo, pero hasta ahora el trámite no ha visto la luz. A ello se suma el proyecto de una explanada en el lugar, que afectará su visibilidad.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Una agria disputa enfrenta actualmente a la Municipalidad de Santiago, el Consejo Nacional de Monumentos y varios arquitectos por el mural del paso bajo nivel del cerro Santa Lucía, en pleno centro de Santiago. La obra, inaugurada en 1970, sufre un gran deterioro y sus defensores buscan declararlo Monumento Nacional desde 2016.

Una campaña en las redes sociales logró reunir mil firmas de apoyo para ello. Sin embargo, el trámite no ha sido exitoso. A esto se suma que la Municipalidad de Santiago pretende construir una explanada en el lugar y, aunque aseguran que el mural no se verá afectado por los trabajos, sí perderá visibilidad.

"El lugar es súper delicado", comentó Arturo Torres, académico de la Facultad de Arquitectura y Diseño de la UDP, especialmente por la importancia del entorno, como el mismo cerro y la Biblioteca Nacional. El propio mural "es una obra de arte súper importante" y singular, ya que los espectadores no son solo peatones, sino también los automovilistas.

"El proyecto de la municipalidad solo se hace cargo de una situación histórica" respecto de los edificios más antiguos, pero no del entorno más contemporáneo que incluye el mural, argumentó.

Cortesía Pelagia Rodríguez.

El descuido del mural ha sido transversal a la gestión municipal de todos los colores políticos. La arquitecta Pelagia Rodríguez, que integra un grupo de defensa que también incluye a Patricio Gross, Iván Vial y Angela Benavente, pidió la declaratoria en 2016. "Nuestra solicitud se fundamenta en la importancia histórica y artística de la obra, su relevancia urbano espacial y su calidad como referente de arte público para la ciudad de Santiago. Con esta declaratoria pretendemos revelar el valor de la obra, impulsar su recuperación y restauración, evitar su deterioro y detener intervenciones que disminuyan su significado e importancia en el espacio público de la ciudad", precisó el grupo en un documento.

Rodríguez también ha alertado sobre el deterioro del mural al menos desde el 2004, cuando en la comuna de Santiago gobernaba Raúl Alcaíno. Su sucesor, Pablo Zalaquett (UDI), realizó labores de limpieza y mantención, sin embargo, la alcaldesa Carolina Tohá (PPD) lanzó el proyecto de la explanada, que ahora pretende implementar el actual alcalde, Felipe Alessandri (RN).

Rodríguez, cuyo bisabuelo Ismael Valdés Vergara también fue alcalde, es consciente de que serlo constituye una labor difícil. "Sin embargo, son estas acciones las que pueden marcar un destino y dejar una huella buena o un daño en la ciudad. Los hombres pasan, eso también lo sabe el alcalde Felipe Alessandri, cuyo padre también fue alcalde de Santiago", precisó.

Historia de la obra

El mural es uno los principales representantes del arte cinético en Chile, una corriente en que las obras parecen tener movimiento. El Consejo de Monumentos Nacionales (CMN) lo ha declarado como un bien de uso público, cuya responsabilidad de mantención recae en la Municipalidad de Santiago.

Según información de la secretaría técnica del CMN, la obra se inició cuando en 1969 comenzó a construirse la Remodelación San Borja. Por su impacto urbano y vehicular, creó la necesidad de garantizar accesos vehiculares y para ello se construyó el paso bajo nivel de la avenida Libertador General Bernardo O'Higgins.

Durante la ejecución del paso se realizó un concurso público para la creación de una obra “… que cubriese los muros del túnel y sus inmediaciones”. El concurso fue ganado por Iván Vial, artista que formaba parte del Taller Diseño Integrado, junto con Eduardo Bonati (tercer lugar) y Carlos Ortúzar (cuarto lugar). Así, cada uno elaboró un proyecto diferente, pero trabajado en conjunto de acuerdo al modo en que lo hacían como taller.

La obra se ejecutó entre julio y octubre de 1970 y fue inaugurada por el Presidente Eduardo Frei Montalva. El proyecto está realizado como mosaico sobre la base de teselas de gres cerámico vidriado de 2x4 cm, montado sobre los muros de hormigón armado, con una superficie total de 2.650 m2.

"Lo más relevante no es su tamaño sino su valor urbano, como referente de las escuelas que han llevado el arte al espacio público", recalcó el grupo defensor del mural, que también pone el foco en el valor estético, histórico, patrimonial y constructivo.

"En el valor histórico se reconocen y se van fraguando nuestras identidades colectivas nutridas con las memorias urbanas que nos representan como habitantes y ciudadanos", subrayaron.

"Esta obra se constituye en un testimonio de la primera parte de la década de los 70, época de la cual se han borrado parte de sus antecedentes, se han perdido parte de sus registros y, lo más relevante, no se encuentran junto a nosotros importantes exponentes de su realización para consultarlos y conocer sus postulados", agregaron.

A medio siglo de su creación, según admite el CMN, "el mural tiene serios problemas: grietas, fracturas y pérdidas en muro soporte; desprendimiento y pérdida de morteros y cerámicas; rayados, grafitis y carteles; suciedad y depósitos superficiales; vegetación y humedad y eflorescencias salinas".

Proyecto de explanada

En medio de esta situación, en 2017 la Municipalidad de Santiago anunció un proyecto para crear la explanada del Cerro Santa Lucía, que techaría gran parte de la obra cinética. Este proyecto, de un millón y medio de dólares, debía estar listo en 2020.

El cerro Santa Lucía es uno de los parques públicos más visitados de la capital, destacando por ser uno de los hitos patrimoniales y turísticos más reconocibles del país, considerado un ícono de construcción humana, señaló César Rodríguez, director de Secplan.

Por ello, la actual administración del municipio de Santiago ha destinado importantes esfuerzos en una serie de proyectos de mejoramiento y modernización, salvaguardando su riqueza patrimonial. "El Proyecto de explanada consiste en la conexión de la Plaza Vicuña Mackenna y el Cerro Santa Lucía, mediante una estructura emplazada sobre el paso bajo nivel de calle Santa Lucía, con una intervención total de 1.840 m2 aproximadamente, que aborda la falta de continuidad del espacio público y los accesos al cerro, debido a veredas estrechas para los peatones, deficiente iluminación y carencia de espacios de observación en el entorno, entre otros aspectos", justificaron desde la Secplan.

"Entre sus beneficios, considera ampliar el espacio público, de modo de potenciar la relación del ciudadano con el patrimonio arquitectónico y su entorno, mejorando las condiciones de circulación de los peatones, vinculando la Plaza Vicuña Mackenna con el cerro (Monumento Histórico), además de mejorar la iluminación y el mobiliario", agregaron.

El proyecto incluye la extensión de la explanada frente a la pila y dos palmeras, que se presenta hacia la plaza como una fachada importante del conjunto arquitectónico escultural patrimonial y mejora el acceso al cerro.

Además, incluye el ensanche de veredas en la ladera del cerro y el edificio CENWE, rectificación de la escalinata de la entrada monumental, nuevo mobiliario y espejo de agua, y mejoramiento de la iluminación de la plaza y el túnel mediante instalación y reposición de luminarias con tecnología LED en la zona proyectada. "Dicho proyecto se encuentra en proceso de licitación a contar de martes 16 de abril y en la fase de cierre de periodo de preguntas", indicaron desde la oficina municipal.

Respecto al mural, la municipalidad reiteró que "no se verá afectado por el proyecto de la explanada" e indicó que la alcaldía está actualmente consiguiendo los fondos necesarios para desarrollar el estudio para la restauración y puesta en valor de dicha obra, postulación que se encuentra admisible por parte del Gobierno Regional y en etapa de revisión, por parte del Ministerio de Desarrollo Social, antes de su correspondiente licitación.

Para el académico de la UDP, el proyecto de la explanada y la conservación del mural son perfectamente compatibles. Torres propone, por ejemplo, la instalación de puentes "transparentes", con vigas tipo Warren, para que el mosaico siga siendo visible para el público.

Campaña

El medio de esta situación, la solicitud de declaratoria ha seguido su curso en el Consejo de Monumentos Nacionales. En su sesión del pasado 24 de abril, analizó la solicitud presentada por Ángela Benavente, conservadora del Centro Nacional de Conservación y Restauración (CNCR); Gastón Vega, arquitecto; Patricio Gross, arquitecto, miembro del Comité de Patrimonio Arquitectónico y Ambiental del Colegio de Arquitectos de Chile, y Pelagia Rodríguez, arquitecta y muralista, integrante de Mosaico Contemporáneo y Colectivo La Frawa.

En esa sesión hubo pleno consenso entre los consejeros sobre el gran valor de la obra y la pertinencia de su protección oficial. Sin embargo, el CMN determinó por mayoría realizar una segunda discusión para resolver sobre la declaración, una vez que conozca los proyectos y planes que de hecho tiene en elaboración la Municipalidad de Santiago, así como su visión general sobre las proyecciones para el manejo y la conservación del bien, lo cual deberá tener lugar en un plazo acotado de uno a dos meses.

"Este proceso se ha dilatado de tal manera que ha sido una hazaña lograr que el Consejo de Monumentos ponga en tabla esta solicitud, presentada el 2016 y discutida recién a fines de abril", señaló el grupo defensor del mural. "En estos dos años la Municipalidad de Santiago, específicamente la Dirección de Patrimonio, no respondió nunca las consultas del CMN, respuesta que además no es vinculante para estos efectos", se lamentaron.

Critican la lentitud del CMN en el trámite para obtener una declaratoria. "El Consejo de Monumentos Nacionales hace tiempo que debe ser reestructurado, ampliado y fortalecido, puesto que en las condiciones actuales no tiene la capacidad para atender esta tarea para todo el país", concluyeron.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV