sábado, 19 de septiembre de 2020 Actualizado a las 11:25

CULTURA|OPINIÓN

Autor Imagen

Diez trucos para leer más

por 20 agosto, 2020

Diez trucos para leer más
La autora de esta columna se define como una lectora voraz y de su pasión ha hecho una profesión como licenciada en Letras Hispánicas de la Universidad Católica y tiene un Magíster en Políticas Públicas de la Universidad de Columbia, en Nueva York. A lo largo de su carrera se ha especializado en fomento lector, alfabetización y educación no formal, y siempre esta en búsqueda de nuevas formas de acercar los libros a las personas.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Últimamente varias personas me han preguntado qué pueden hacer para leer más. No creo que haya una receta infalible ni universal, pero sí hay algunos trucos que, al menos a mí, me sirven y me gustaría compartir. Cuando empecé a escribir este artículo, estuve a punto de llamarlo “10 trucos para ser mejor lectorx”, pero la verdad es que no estoy de acuerdo con la idea de que quien lee más, lee mejor. De hecho, me parece fundamental partir diciendo que no por haber leído más una persona es necesariamente más educada o más culta. ¡Cantidad no es calidad! Por lo tanto, repito, los siguientes consejos sólo están pensados para ayudarte a leer más, es decir, a pasar más tiempo leyendo.

  1. Asegúrate de elegir bien lo que vas a leer. Pide recomendaciones, averigua sobre autores, lee reseñas, busca libros similares a los que anteriormente te hayan gustado, mantente alerta a las novedades de lxs autores que te gustan, pide ayuda en librerías o llama a un amigx lectorx. Esto es muy importante, ya que si le achuntas al libro ya tienes la mitad del camino recorrido. 
  2. Trata de estar lo más cómodo posible cuando leas. Personalmente, me gusta leer en espacios bien iluminados, donde no haga ni mucho frío ni mucho calor, que sean lo más silenciosos posible (sé que esto es difícil, recomiendo el uso de tapones para los oídos en esos casos), y siempre me llevo una botella de agua, unos cojines y una mantita.
  3. Evita las distracciones. Esto puede parecer muy obvio pero no puedo no decirlo: hazte el favor y pon tu celular en silencio, en modo avión, apágalo, ¡lo que sea! De verdad, hace la diferencia.
  4. Ponte una meta y anota tu progreso. Leer es un hábito como cualquier otro, por lo que es necesario dedicarle tiempo y cultivarlo. Ponte metas realistas y anota tu progreso para ver cómo avanzas. Esto, si eres algo obsesivx como yo, te va a ayudar mucho! Cuando leo en el Kindle me encanta ver cómo va subiendo el porcentaje a medida que voy leyendo y, cuando leo libros en papel, voy registrando mis avances en la aplicación Goodreads, que tiene una herramienta para anotar la cantidad de páginas leídas. Les prometo que es adictivo.
  5. Cuando empieces un nuevo libro, intenta comenzarlo en el momento del día en que tengas la mente más despejada. ¿Eres una persona de mañana? Entonces empieza el libro en la mañana, aunque sea leyendo 10 páginas. La idea de esto es simplemente engancharte, agarrarle el gusto al libro y que después tengas ganas de seguir leyendo, aunque estés cansadx o menos concentradx.
  6. Por favor, desacralicemos la lectura. ¿Te gusta rayar los libros? ¿Doblar las páginas? ¿Leer en desorden? ¿Leer varios libros a la vez? Entonces, POR FAVOR, ¡hazlo! Lamentablemente, hay ciertas reglas extremadamente arcaicas sobre “cómo hay que leer” que están muy expandidas en nuestra sociedad. Pero la verdad es que no hay una forma correcta de leer, simplemente pon en práctica lo que a ti te funcione más y listo. Personalmente, soy una dobladora profesional de páginas y me gusta leer varios libros a la vez.
  7. Si no te gusta el libro que escogiste, déjalo. No le estás haciendo un favor a nadie, y menos a ti, obligándote a terminar un libro que no te gusta. Lo más probable es que no sólo le termines agarrando fobia al libro, sino que también a la lectura en general. Por lo tanto, por favor, usted no lo haga.
  8. Éste es de mis trucos favoritos: siempre lleva un libro contigo y aprovecha para leer durante todos esos momentos “muertos” que por lo general usamos para mirar el celular. Creo que muchos no dimensionamos todo lo que se puede avanzar en un libro leyendo en la micro, taxi, metro, haciendo la fila del banco, esperando una hora al doctor, etc. De verdad, inténtalo: no hay peso mejor justificado que el de llevar un libro a todos lados.
  9. No asocies la lectura con una obligación. Si no tienes ganas de leer, simplemente no lo hagas. Uno de los peores legados que nos deja nuestro sistema educativo es el asociar los libros a una tarea. ¿Y quién quiere pasar su tiempo libre haciendo tareas? Nadie. Al contrario, si entendemos la lectura como una entretención, un placer y no una obligación, pasar tiempo leyendo se hace mucho más fácil.
  10. ¡Comparte tus lecturas! Leer, aunque sea una actividad que generalmente se practica en solitario, puede también ser algo muy social. Conversar sobre libros es tan entretenido (¡o más!) como conversar sobre series, películas o música. Personalmente, lo que más me gusta sobre compartir lecturas es que, por mucho que dos personas hayan leído el mismo libro, las cosas con las que se quedan por lo general son muy distintas. Cada persona lee desde su propia historia y a través de un punto de vista único; por lo tanto, compartir perspectivas sobre un libro hará que nos fijemos en cosas que probablemente no nos hubiésemos fijado de otra manera.

Martina Majlis comparte continuamente en su instagram @martinamajlis contenido relacionado al mundo de los libros.

Claves

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV