martes, 19 de enero de 2021 Actualizado a las 01:24

CULTURA|CIENCIA

Cultura - El Mostrador

Covid-19: la necesidad de un nuevo pacto social por la ciencia

por 28 diciembre, 2020

Covid-19: la necesidad de un nuevo pacto social por la ciencia

Vista de Bombay, India. Shutterstock / rkl_foto

La covid-19 mostró la urgencia de anteponer la salud a la rentabilidad o, con menos palabras, la necesidad de volver a plantearnos un nuevo pacto social por la ciencia. Lavoisier, Hiroshima y Budapest no son pasado. Siguen siendo una tarea pendiente y están en nuestro futuro.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

En 1999 la UNESCO e ICSU reunieron en Budapest a unas 2500 personas, entre científicos y altos funcionarios públicos de 150 países y unas 170 organizaciones civiles, para discutir la posibilidad, según Science y Nature, de un nuevo pacto social por la ciencia.

El nuevo arreglo propuesto en este World Science Forum (WSF) debía sustituir la autonomía por el compromiso (con la ciudadanía). Básicamente, lo que la sociedad pedía a los científicos a través de Federico Mayor Zaragoza, secretario general de la UNESCO, ya no era conocimiento fiable a cambio de recursos que aseguraran su independencia de criterio.

Lo que se reclamaba para el nuevo milenio era que afirmaran su disposición para hacerse cargo de los problemas del mundo. Werner Arber, premio Nobel en 1978 y presidente del International Council of Scientific Unions (ICSU) y, de alguna manera, la voz de la ciencia, ofrecía un pacto más convencional que no amenazara el arreglo logrado tras la II Guerra Mundial.

Mientras que UNESCO hablaba de democratizar la ciencia, ICSU ofrecía su mejor disposición para mejorar las relaciones con los gobiernos y con la ciudadanía.

Tensiones entre política y ciencia

Las tensiones entre las dos partes, las organizaciones científicas y las instituciones políticas, como explicó José A. López Cerezo, estuvieron muy presentes.

La revista Nature, que envió un corresponsal al Congreso, llegó a contarle a sus lectores que para los científicos se había terminado la fiesta. Budapest representaba un punto de inflexión que obligaba a todos a tomarse en serio las consecuencias de la investigación, pues la tecnociencia se había convertido en aliado sumiso del poder y, en consecuencia, de la violencia, la desigualdad y la injusticia.

Por eso el preámbulo de la Declaration on Science and the Use of Scientific Knowledge era tan claro en su recordatorio de que los científicos debían ponerse al servicio de la paz, el bienestar común y la reparación de todas las asimetrías de nuestro mundo. La fiesta que había terminado era la de la inocencia.

UNESCO exigía el fin de las declaraciones genéricas, buenistas y ciegas ante la evidencia. El corresponsal de Nature lamentó que faltaran mujeres y jóvenes, es decir, audacia, generosidad y modestia; a la par criticaba la grandilocuencia de unos dignatarios incapaces de construir vínculos claros entre ciencia y bien común.

Los científicos sabían mucho de los peligros que para el conocimiento, tanto su validez epistémica como su calidad ética, tienen los relatos que apelan a la responsabilidad pero solo buscan sumisión. La Revolución Francesa y, en general, todas las guerras habían producido algunos iconos difíciles de olvidar, desde la muerte a guillotina de Lavoisier al gaseado de las tropas en el campo de batalla o, la más imponente de todas, la destrucción gratuita de Hiroshima y Nagasaki.

“La República no necesita científicos”, fue la respuesta que dio el Jean Baptiste Coffinhal, presidente del tribunal que lo juzgaba, al mayor de todos los químicos cuando, queriendo concluir un texto que estaba escribiendo, solicitó unos días de gracia antes de que se ejecutara la sentencia. No se los dieron. Nunca hubo tolerancia para las mentes independientes. Ese asesinato a manos de republicanos inauguraba una época y deberíamos impedir su olvido. Tenemos tantos ejemplos históricos y actuales que haría falta un libro enorme para contarlos. No es sencillo el equilibrio que se buscaba en Budapest. No es fácil pero sigue siendo urgente.

La ciencia era y es muy importante

Desde 1980, tras la aprobación de la Bay-Dole Act que amplía a los descubrimientos (y no solo para las invenciones) la posibilidad de reclamar derechos de propiedad intelectual, las cosas cambiaron radicalmente. Dos décadas después, en Budapest, ya sabíamos lo suficiente como para ensayar un cambio de rumbo.

La ciencia se había convertido en un recurso que cotizaba en bolsa y cuyo principal beneficiario eran las corporaciones industriales. Se daba, y se sigue dando, la paradoja de que su producción se beneficiaba de ingentes fondos públicos y su explotación se capitalizaba en manos privadas. La ciencia estaba en la vanguardia del neoliberalismo.

La ciencia era y es muy importante. Nadie lo discute y menos en estos días. La pandemia lo hizo evidente, como también dejó clara la necesidad de abrir el conocimiento, compartir las bases de datos y favorecer la cooperación antes que la competición y la meritocracia.

La covid-19 mostró la urgencia de anteponer la salud a la rentabilidad o, con menos palabras, la necesidad de volver a plantearnos un nuevo pacto social por la ciencia. Lavoisier, Hiroshima y Budapest no son pasado. Siguen siendo una tarea pendiente y están en nuestro futuro.The Conversation

Antonio Lafuente, Investigador Científico, Instituto de Historia, CSIC, Centro de Ciencias Humanas y Sociales (CCHS - CSIC)
Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director

Espiral de violencia

Envíada por Valentina Terra Polanco, Observatorio Niñez y Adolescencia | 16 enero, 2021

Cartas al Director

Noticias del día

TV