viernes, 28 de enero de 2022 Actualizado a las 14:50

CULTURA|OPINIÓN

Autor Imagen

Teatro: o somos colectivo o nos hundimos juntos

por 11 diciembre, 2021

Teatro: o somos colectivo o nos hundimos juntos
La obra de Crouch nos permite reflexionar cómo nuestro libro no está escrito. Las doctrinas del siglo XX se estrellan con una realidad siempre líquida, pues sin plena conciencia, la trama la están escribiendo millones cada día, en esta red neuronal mundial influida por algoritmos y esbozos de inteligencia artificial ultra emocional.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

En una producción del Centro Cultural Gabriela Mistral y colaboración con el British Council, el director Jesús Urqueta tiene el desafío de transformar una lectura grupal, en una obra teatral consolidada, donde la participación del púbico es fundamental. Hablamos de “Colectivo total e inmediato de una inminente salvación terrestre”, creación 2019 del siempre inquieto dramaturgo británico Tim Crouch y adaptada para un Chile en plena encrucijada planetaria.

Apoyada en los actores Lorena Bosch, Jaime Omeñaca y Belén Herrera la propuesta es un ejercicio de creación interactiva, basado en un libro de ilustraciones y textos, entregado al ingreso a cada espectador. En éste se narran las desventuras de un líder de secta cuya mixtura de ciencias y mancias, logra el control de sus adherentes y del trágico ayer de su familia traumada. Desafiando esa disciplina, hay una madre cuya misión es rescatar a su hija de ese destino, donde todo parece escrito en piedra.

La muerte de un niño en el seno de esta familia, inicia la vorágine. Luego de la tragedia, los padres y la hermana mayor de la criatura huyen a Sudamérica, donde el padre se convierte en el líder de una secta apocalíptica, cuyas predicciones carismáticas confluirán en un eclipse definitivo.

La esposa, quien pudo escapar del culto 15 años antes, regresa desde el otro lado del planeta para rescatar a la hija, quien sigue atrapada en esta colonia y bajo control del libro, cuyas palabras infalibles mantienen a la criatura en una infancia eterna, impidiéndole otra forma de comunicación, experiencia que los asistentes palpan como testigos y partícipes de la lectura.

Cada espectador, puede elegir cómo aportar, desde seguir la trama en silencio con ayuda del manual, donde las ilustraciones y actuaciones lo involucran en el minuto a minuto del drama, hasta interpretar diálogos junto a los protagonistas.

A la orden de un “¡Ahora!” continuo, los asistentes van hojeando el texto sagrado para seguir la componenda, disfrutar las ilustraciones diagramadas por Diego Castillo, atender diálogos y de esa manera, construir paulatinamente una comunidad con los intérpretes, la iluminación, los efectos sonoros y la escenografía minimalista. Se busca concebir una performance entre todos, un ritual llevado a cabo en una sala de teatro.

La obra está diseñada para obtener una función distinta a la anterior, la adaptación fue pensada en la emocionalidad sudamericana y permitir una experiencia a la medida de cada uno. Las ilustraciones permiten decidir si seguir un audiolibro, apoyarse en el arte del texto o complementar el contenido con las actuaciones del elenco.

“Colectivo total e inmediato de una inminente salvación terrestre”, resulta una experiencia muy recomendable para una sociedad inmersa en el reto mundial de una pandemia. Es un nuevo desafío de su controvertido creador Tim Crouch, para quien el público debe ser el protagonista y no los actores.

Para él un 95% de la dramaturgia es pensamiento, por lo tanto, pensar en voz alta en grupo, donde existen inquietudes afines, es siempre deseable. Hablo, luego pienso.

Crouch considera al teatro como el único sitio donde las personas pueden intervenir de verdad, a diferencia de la TV, RRSS o el cine. En sus obras el púbico siempre tiene trabajo por hacer, no es un cardumen sedentario. El público acompaña, para conseguir una transformación del material artístico.

Gracias a la era digital las personas han sido protagonistas de la pandemia y los cambios sociales profundos. En ese sentido el británico, con sus 15 años de trayectoria, ha sabido leer nuestros días, tanto así que hoy a un público chileno usuario de Twitter, Instagram o WhatsApp no le parece descabellado unir sus voces a los actores mediante un libro con efectos sonoros.

A diferencia de la fiebre española y la crisis chilena 1920-1932, hoy la mayoría de los ciudadanos está interviniendo minuto a minuto en el dilema. La alta abstención electoral, convive con candidaturas propias de tele trabajo, mientras las medidas sanitarias son acatadas sobre un escenario de vacunas de alta tecnología, encuestas cotidianas, trending topics y memes.

Las maquinarias del poder, buscan también que los eventos cuenten con la venia/condena de los ciudadanos, sea a través de una mentira viralizada, la fama exprés para un actor incompetente, el escándalo moral y la denuncia proveniente del archivo para hundir a un partido, presidente o aspirante. Todo será consagrado en menos de un día.

La obra de Crouch nos permite reflexionar cómo nuestro libro no está escrito. Las doctrinas del siglo XX se estrellan con una realidad siempre líquida, pues sin plena conciencia, la trama la están escribiendo millones cada día, en esta red neuronal mundial influida por algoritmos y esbozos de inteligencia artificial ultra emocional.

“Colectivo total e inmediato de una inminente salvación terrestre”, es teatro para este siglo, pues al igual que en las polis digitales, el público o será un actor leyendo el ensayo o un personaje proyectándose como la voz que irrumpe en el tablado social.

Centro GAM
25 Nov al 18 Dic, 2021/ Sala N1 Edificio B, piso 2
Mi a Ju, 21 h// Sá y Do, 18 y 21 h

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV