miércoles, 17 de julio de 2019 Actualizado a las 17:31

PAÍS

Lucy Ana Avilés: la poderosa aliada digital de José Antonio Kast

por 4 febrero, 2019

Lucy Ana Avilés: la poderosa aliada digital de José Antonio Kast
Instalada en Chile para gastar US$30 millones en filantropía en un plazo de tres años, la psicóloga y esposa de un heredero del imperio Walmart ha elegido al ex candidato presidencial para entrar en la política contingente a través de las redes sociales. Los últimos diez meses ha colaborado en difundir y amplificar –en dichas redes– las opiniones del ex candidato presidencial, que resuenan con fuerza en el mundo de la derecha más dura y conservadora.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

“Soy del partido tutti frutti. Agarro las mejores frutas y las mezclo”. Así se definía Lucy Ana Avilés Hernández (43) cuando le preguntaban por su posición política en enero de 2017, al hacerse conocida por donar US$2 millones para traer a Chile el avión Super Tanker, que ayudó a combatir los incendios forestales que azotaron desde la Sexta a la Novena regiones en ese verano.

Dos años después, Lucy Ana –un nombre con trampa, porque cuando se pronuncia rápidamente suena a “Luciana”– al parecer ha recogido más frutas de la canasta de la derecha política.

Al menos, eso se nota en su lugar preferido para expresarse, Twitter, donde su estrategia ha cambiado. Luego de recibir críticas por el avión y contestarlas casi todas, se enfrascó en otra disputa que no le trajo rédito alguno, sino una ola de troleos: “Mido 1.50 con suerte, pertenezco a una minoría y, sin embargo, no se me ocurriría pedir legislar para que, por ejemplo, se construyera todo a cierta altura de manera que fuera de fácil acceso para mí”, fue su reflexión, en enero de 2018, sobre las minorías y contestó, prácticamente, todas las críticas y burlas que recibió como si se tratara de defender una declaración de principios.

Seis meses después, hizo otra reflexión que no pasó inadvertida. Avilés se indignó porque en un libro del Ministerio de Educación apareció una imagen de "El Jardín de las Delicias", un cuadro de El Bosco que –a su juicio– no era adecuado para los niños, ya que mostraba a personas con “flores introducidas en una parte íntima”. Muy molesta, increpó al Presidente Sebastián Piñera, para saber si ese material educativo había sido diseñado por el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), otra vez en una pelea inútil.

A través de la opinión de Kast, ha amplificado los temas que irritan a la derecha más dura: el insulto de Marisela Santibáñez a Jaime Guzmán en la Fiesta de los Abrazos; el gasto de casi $1.600 millones que el Gobierno hizo en encuestas y que Kast calificó de “derroche”; como también la universidad abierta en Recoleta, de Daniel Jadue; el viaje de Gabriel Boric a París, donde se reunió con Ricardo Palma Salamanca; la mala gestión ambiental de Michelle Bachelet, que “no hizo nada” por la gente de Quintero; los incidentes violentos en una marcha de evangélicos; el rechazo a la Ley de Identidad de Género; y, por supuesto, una entrevista a José Antonio Kast donde habla de las ocasiones en que ha sido agredido.

Menos de ocho semanas después, volvió a alimentar la polémica en redes sociales con un deseo con motivo del 11 de septiembre. Pedía a los medios de comunicación “hacer un aporte constructivo y no “seguir mostrando una y otra vez lo sucedido hace 40 años”. Fue cuando una usuaria le respondió que “el único aporte productivo que se agradecería es que, hombres como tu padre, confiesen y muestren un mínimo de arrepentimiento”. La mujer se refería al abogado Víctor Manuel Avilés Mejías, vinculado a CEMA Chile y que –según información difundida por asociaciones de Derechos Humanos como Memoria Viva– colaboró con la DINA y la CNI hasta el fin de la dictadura en 1990.

Ese es un tema del que Lucy Ana no ha hablado y frente a la posibilidad de recibir más ataques por ese flanco, es que su despliegue en Twitter ha sido mucho menos frontal. Ahora ha resultado mucho más inofensivo retuitear a quienes dicen lo que ella no debe y su favorito es José Antonio Kast. La cercanía y complicidad ideológica no se prueba solo en que lo saludó públicamente por su cumpleaños este 19 de enero, sino también en que el ex presidenciable es el político al que más ha republicado en los últimos diez meses la cuenta de Avilés, incluidos  posteos para difundir el movimiento Acción Repúblicana, que fundó el 2018 el ex parlamentario.

La primera vez fue cuando Avilés republicó la defensa de Kast después de fotografiarse con un seguidor que vestía una camiseta que se burlaba de los “vuelos de la muerte” de Pinochet y, de ahí en adelante, el ex político ha sido su referente político.

Así, a través de la opinión de Kast, ha amplificado los temas que irritan a la derecha más dura: el insulto de Marisela Santibáñez a Jaime Guzmán en la Fiesta de los Abrazos; el gasto de casi $1.600 millones que el Gobierno hizo en encuestas y que Kast calificó de “derroche”; como también la universidad abierta en Recoleta, de Daniel Jadue; el viaje de Gabriel Boric a París, donde se reunió con Ricardo Palma Salamanca; la mala gestión ambiental de Michelle Bachelet, que “no hizo nada” por la gente de Quintero; los incidentes violentos en una marcha de evangélicos; el rechazo a la Ley de Identidad de Género; y, por supuesto, una entrevista a José Antonio Kast donde habla de las ocasiones en que ha sido agredido.

Otros líderes de opinión elegidos por Lucy Ana son Sergio Melnick, Checho Hirane, Teresa Marinovic y las organizaciones que alertan sobre “terrorismo” en La Araucanía. Y el cantante Alberto Plaza no podía estar ausente de sus posteos.

La heredera filántropa

Avilés ha criticado al Gobierno de Piñera a través de Kast, pero también lo apoya en algunas iniciativas como el proyecto “Admisión Justa”, impulsado por la ministra de Educación Marcela Cubillos, y la idea de un “voucher” en educación difundida por Felipe Kast, de Evópoli.

Lucy Ana –su hermano Víctor es abogado constitucionalista y militante de RN– es sobre todo una persona con una envidiable independencia económica. Sicóloga de la Universidad del Desarrollo, el 2007 –tras cinco años de pololeo– se casó con Benjamin Walton, hijo de Rob Walton, que hasta 2015 fue presidente de Walmart y cuya fortuna neta se calcula, a noviembre del 2018, en US$47 billones.

En Estados Unidos, donde se radicó después de casarse, Avilés trabajó en el Denver Children Advocacy Center, dedicado a temas de protección de la infancia. En 2010, reconstruyó la escuela de Iloca, el balneario azotado por el terremoto y donde su bisabuelo ejercía como médico atendiendo gratis a la gente, pero fue después de la donación del Super tanker cuando formó Zoma Lab, el paraguas financiero de la Fundación Viento Sur, a través de la cual ejerce lo que han definido como "filantropía".

Zoma Lab –la abreviatura de los nombres de sus hijas Zoey y Maya, más los de ella y Benjamin– en 18 meses ha invertido US$18 millones en acciones de ayuda en tres áreas prioritarias: infancia, emprendedores y protección del agua. En mayo, Viento Sur donó $217 millones a la Escuela de Derecho de la Universidad Católica para agrandar una clínica jurídica que atienda a menores víctimas de delitos sexuales y trabajan en un proyecto para desalinizar agua de mar.

Desde enero que Lucy Ana Avilés está junto a su familia en Chile. Es en este período, mientras visita el país, que  ella reserva sus apariciones públicas para artesanos y campesinos emprendedores de la zona del Maule, donde actualmente está de vacaciones.

Ni Avilés ni la Fundación Zoma Lab respondieron a las consultas de El Mostrador sobre si el vínculo con Kast era solo digital o si la empresaria respaldaba al Movimiento Acción Republicana de alguna forma más activa.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV