domingo, 25 de agosto de 2019 Actualizado a las 23:00

PAÍS

Romy Rutherford: la jueza de la Corte Marcial que doblegó al general (r) Fuente-Alba

por 6 marzo, 2019

Romy Rutherford: la jueza de la Corte Marcial que doblegó al general (r) Fuente-Alba
Rutherford, quien pertenece a una familia tradicional de clase media, fue jueza del Segundo Juzgado del Crimen, en cuyo cargo le tocó incautar $300 millones de dólares al clan Mazza, acusado de lavado de dinero. Otra parte importante de su experiencia en el Poder Judicial la realizó como relatora en las cortes de Apelaciones y Suprema. En la Academia Judicial ha destacado como profesora del taller "Técnicas de relación en Corte", en el que –aseguran cercanos– Rutherford cobró notoriedad, pues serían estas técnicas, precisamente, las que le habrían servido para lograr que los militares cuestionados por fraude terminen confesando. [ACTUALIZADA. Ver N. de la R. con Rectificación del PJUD y Complementación de la Armada]
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Hace siete meses que la ministra en visita Romy Rutherford tiene a dos funcionarios de la PDI que no le pierden los pasos. La acompañan desde que sale de su departamento en Las Condes al trabajo y viceversa. La abogada ha dicho que no se siente amenazada y que el dispositivo de seguridad es normal para quien dirige una indagatoria de alta connotación pública. Pero lo cierto es que desde que procesó al primer oficial de Ejército, el general (r) Héctor Ureta, la jueza ha recibido mensajes amenazantes en el marco de sus interrogatorios, que van desde un “tenga cuidado” a otros más violentos, en los que le recuerdan que "aún hay personas que podrían usar los métodos de la dictadura".

Lejos de sentirse intimidada, Rutherford le baja el perfil al peligro y, por el contrario, ha pisado más fuerte el acelerador en su investigación por corrupción en las filas del Ejército.

De los 36 oficiales sometidos a proceso desde que la causa fue tomada por el ministro Omar Astudillo –y que cumplió su período de tres años en la Corte Marcial–, la jueza de melena rubia, ojos celestes, atuendos coloridos y talle ajustado, ha decretado el procesamiento de 13 oficiales. Entre ellos, el ex comandante en Jefe del Ejército Juan Miguel Fuente-Alba, el ex vicecomandante John Griffiths –mientras estaba en servicio activo– y, este lunes, el general (r) Jozo Santic, jefe de finanzas durante el mandato de Fuente-Alba.

Rutherford llega habitualmente a su oficina en Compañía 1213 cerca de las 7:30 de la mañana. Mantiene dedicación exclusiva a la causa por fraude en la institución castrense que tiene 21 aristas, entre ellas, la conocida como “arista pasajes”, por la que procesó al general Fuente-Alba, quien está detenido junto a otros oficiales en el Batallón de Policía Militar de Peñalolén. Abogados cercanos a la defensa de los militares destacan el trabajo exhaustivo de la jueza, que para justificar sus decisiones procesales elabora escritos como el relacionado al ex comandante en Jefe, que tiene casi 60 páginas.

En el comienzo de su carrera judicial se le conoció como protegida del entonces ministro (y presidente) de la Corte Suprema, Servando Jordán López, toda vez que su hermana Audrey Rutherford Parentti mantuvo una relación sentimental con Servando Jordán Jadrievic, hijo del ministro y expresidente de la Corte Suprema. De esta relación, nacieron dos hijos que son sobrinos de la ministra

La causa que mantiene detenidos a los ex altos oficiales se tramita con las reglas del sistema antiguo de procesamiento penal. Esto implica, entre otras cosas, que los acusados no tienen derecho a guardar silencio, no declaran en presencia de su abogado y las defensas no pueden seguir los pasos de las resoluciones que dictamine la jueza. Todas, ventajas que Rutherford ha sabido aprovechar en esta causa que se mantiene en reserva, incluso para las partes. Fuente-Alba, a través de un escrito, se quejó de las condiciones del interrogatorio al que fue sometido el 14 de febrero, afirmando que no se le permitió comer. Rutherford respondió con un oficio en el que señala que sí se le ofreció parar en varias oportunidades para comer y descansar al general en retiro, por lo que sus denuncias "carecían de veracidad absoluta".

Lavado de dinero

Romy Grace Rutherford Parentti (48) se hizo conocida como jueza del Segundo Juzgado del Crimen de Santiago cuando, en 2007, congeló las cuentas equivalentes a US$300 millones ligadas al grupo de casas pertenecientes al “clan Mazza”, al demostrar que se trataba de lavado de dinero, la cifra más grande hasta ese momento. El año pasado, la ministra ofreció un taller de actualización en Derecho Comercial para la Academia Judicial y otro de “estándares probatorios” para los abogados que postulan para entrar al Poder Judicial. Otro de los cursos que impartió fue “Técnicas de relación en Corte". Precisamente en este ámbito es en el que Rutherford cobró mayor notoriedad y, en el caso que investiga, le ha servido para lograr que los militares cuestionados terminen confesando.

Acompañada del peso de los hechos que ha logrado probar a lo largo de la investigación, la jueza “imprime un estilo que incluye expresión corporal, cambios en la inflexión de la voz, se muestra cercana al principio, pero luego cambia drásticamente para empezar a desplegar las pruebas contra las personas que está interrogando”, comenta un ex defensor de militares en retiro. “Sin duda que su aspecto físico sorprende a personas con una mentalidad más anticuada que, en primera instancia, se relajan y creen que pueden utilizar sus encantos, por así decirlo, pero finalmente lo que pesa son las pruebas”, agrega.

Pasado y presente de la Jueza de hierro

La jueza que doblegó a Fuente-Alba ingresó al Poder Judicial en 1996 como relatora de la Corte de Apelaciones. En 2013, durante el anterior Gobierno de Piñera, la entonces ministra de Justicia Patricia Pérez firmó el decreto que la nombró como relatora de la Corte Suprema. Hasta entonces era jueza en el Segundo Juzgado del Crimen de Santiago. Luego, desde 2014, ejerce funciones como ministra de la Corte de Apelaciones y desde 2017 en la Corte Marcial.

Rutherford pertenece a una familia tradicional de clase media. Tiene cuatro hermanas. Fue educada en el Colegio Mariano de la congregación de Schoenstatt y, aunque el puntaje le alcanzó para postular a la Universidad de Chile, hace 30 años, cuando tenía 18, por entonces esa casa de estudios enfrentó una larga toma para sacar al rector José Luis Federici, por lo que sus padres decidieron que se matriculara en la Universidad Gabriela Mistral, una de las primeras universidades privadas y de perfil conservador.

En el comienzo de su carrera judicial se le conoció como protegida del entonces ministro (y presidente) de la Corte Suprema, Servando Jordán López, toda vez que su hermana Audrey Rutherford Parentti mantuvo una relación sentimental con Servando Jordán Jadrievic, hijo del ministro y expresidente de la Corte Suprema. De esta relación, nacieron dos hijos que son sobrinos de la ministra. Servando Jordán Jadrievic, exmilitar, fue procesado en el marco del caso Fragatas [* Ver Notas de la Redacción al final de la nota]

El caso Fragatas fue una investigación por corrupción al interior de la Armada que partió en 2007 y culminó en 2013 con condenas para un ex almirante y un ex capitán de la dicha institución, por haber gestionado comisiones ilegales en la compra de dos fragatas a Holanda y otros pertrechos militares. Ambos se sometieron a juicio abreviado y cumplieron su pena en libertad. Servando Jordán hijo fue encausado por la justicia militar por haber participado supuestamente en la filtración de datos militares para favorecer a ciertos proveedores, junto a otros efectivos de la Armada

No es primera vez que la ministra Rutherford tiene que resolver en causas relacionadas con militares. En 2005 decidió cerrar la investigación por la muerte del camarógrafo Leonardo Henrichsen, ocurrida en 1973, por estar prescritos los hechos, pero el caso fue reabierto en 2007 y en definitiva se condenó a los culpables. En 2016, después de una investigación en terreno, firmó el informe que detallaba las deplorables condiciones de los reos en las cárceles chilenas. “La cantidad de internos que duermen casi apilados, unos sobre otros, en reducidos espacios, con nula ventilación y luz natural, en condiciones insalubres, con presencia de chinches y otros parásitos”, escribió. En 2017, desde la Corte de Apelaciones, condenó a 11 ex agentes de la Dina en el marco de la Operación Colombo.

Rutherford hasta ahora ha demostrado que no le teme a la investidura de los acusados, tal como ocurrió en 2016, cuando siendo integrante de la Corte de Apelaciones votó a favor de mantener en prisión preventiva al ex senador de la UDI, Jaime Orpis, acusado de cohecho en el caso Corpesca.

N. de la R.:  RECTIFICACIÓN del Poder Judicial

La Dirección de Comunicaciones del Poder Judicial  ante la publicación del diario electrónico El Mostrador  titulada: “Romy Rutherford: la jueza de la Corte Marcial que doblegó al general (r) Fuente-Alba” desmiente lo siguiente:

La ministra en visita Romy Rutherford Parentti no tiene, tuvo o mantuvo relación sentimental alguna con el señor Rafael Jordán Jadrievic o alguno de los hijos del expresidente de la Corte Suprema Servando Jordán López. Por lo tanto es falso que la magistrada y el señor Jordan Jadrievic tengan dos hijos de 28 y 25 años edad.

Los hijos de la ministra Rutherford Parentti son de una relación matrimonial con otra persona que no tiene vínculo alguno con la familia Jordán.

Frente al desmentido del Poder Judicial, El Mostrador asume su equivocación en la información que fue publicada en la versión original que sostenía que era la ministra Rutherford la que había estado casada con un hijo del expresidente de la Corte Suprema.

Aun cuando efectivamente la ministra no tuvo ni tiene relación sentimental alguna con Rafael Jordán ni con ninguno de los hijos de Servando Jordán López, sí tiene una relación por afinidad toda vez que su hermana Audrey Rutherford Parentti mantuvo una relación sentimental con Servando Jordán Jadrievic, hijo del ministro y expresidente de la Corte Suprema, Servando Jordán López. De esta relación, nacieron dos hijos que son sobrinos de la ministra. 

N de la R: COMPLEMENTACIÓN de la Armada

En cuando a la vinculación del Capitán de Navío, Servando Jordán Jadrievic, en el caso Fragatas, en cuya investigación penal fue procesado, la Armada mediante un comunicado complementa la información publicada por este medio señalando que tanto el hijo del ex Presidente de la Corte Suprema, como otros oficiales en servicio activo, fueron absueltos.

Declaración Pública:

La Dirección de Comunicaciones de la Armada ante la publicación del diario electrónico El Mostrador titulada: “Romy Rutherford: la jueza de la corte marcial que doblegó al general ® Fuente-Alba, solicita se aclare que:

El CN Servando Jordan J. efectivamente fue inicialmente imputado en una de las causas mencionadas en su publicación, pero tanto él, como todo el personal en servicio activo de la Armada contra el que se dirigió la investigación, resultó completamente absuelto por los Tribunales de Justicia, toda vez que se acreditó que no habían cometido delito alguno tal como fue expuesto en carta del 31 de mayo del 2017 y publicada en el mismo medio.

Como complemento a esta información, El Mostrador señala que en un procedimiento abreviado los ex oficiales de la Armada Patricio Basili y Juan Tapia aceptaron sus responsabilidad penal en los delitos de cohecho, negociación incompatible, delitos tributarios, lavado de dinero y porte ilegal de armas.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV