domingo, 18 de agosto de 2019 Actualizado a las 11:28

OPINIÓN

Autor Imagen

El matrimonio de los sacerdotes: una reforma ineludible pero muy difícil

por 8 abril, 2019

El matrimonio de los sacerdotes: una reforma ineludible pero muy difícil
La Iglesia ya no tiene la riqueza de antaño y el riesgo financiero de la descentralización es menor que en el pasado. Pero el matrimonio de los sacerdotes aumentaría significativamente su autonomía y su voluntad de servir, junto con su apostolado, a los intereses de sus familias. Por lo tanto, se deben considerar otras formas de control, en particular un papel mucho más importante para las comunidades parroquiales, con la correspondiente reducción del papel de los obispos y cardenales. Un control ascendente reemplazaría a un control descendente, que, de paso, ha demostrado su escasa eficacia en los recientes escándalos sexuales. Por lo tanto, es necesario cuestionar toda una cultura de centralización.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Se inicia gradualmente un debate dentro de la jerarquía católica: ¿se debe cuestionar la regla del celibato de los sacerdotes impuesta en la Iglesia desde el siglo XII? Algunos escándalos recientes y la disminución de las vocaciones hacen necesaria esta reflexión. Se demuestra aquí que esta reforma, esencial y esperada por la mayoría de los católicos, será muy difícil de llevar a cabo, porque implicará necesariamente un profundo replanteamiento de la organización interna de la Iglesia. Veamos qué está en juego.

Cuenta la leyenda que San Antonio, refugiado en el desierto en el siglo IV, nunca dejó de tener su mente atormentada por los demonios de la lujuria. ¡Pero estaba en el desierto! El sacerdote moderno vive en el mundo de hoy, que ha sufrido una profunda revolución en su moral durante los últimos 50 años, que vive la sexualidad de manera diferente y que proyecta imágenes de ella en todas las pantallas, tablones de anuncios o revistas. Y el sacerdote, en parte debido a la disminución de las vocaciones, se ha vuelto muy solitario en este mundo desenfrenado, menos acompañado que antes para manejar su equilibrio psicológico.

Es necesaria, pues, una reforma y la Iglesia debe liberarse de la camisa de fuerza que se ha impuesto a sí misma con el rigor de la encíclica Humanae Vitae. Pero aquí hay una reforma muy difícil, porque pone en tela de juicio el funcionamiento mismo de la institución, su gobernanza, según este término moderno derivado del derecho canónico.

Un poco de sociología de las organizaciones y una vuelta a la historia religiosa ayudan a comprenderla. El hecho de que una asociación –las iglesias son partes de eso– dependa de donaciones y contribuciones, y no de contribuciones de capital y beneficios retenidos, generalmente significa que el control externo ejercido por terceros (donantes) es menor que en el caso de las sociedades de responsabilidad limitada. No hay, como en el caso de las empresas, "inversores", es decir, personas que esperan un rendimiento de sus fondos invertidos. Pero todavía existen, en cuanto a las empresas, muchos incentivos para que los agentes internos –clérigos, en el caso de las iglesias– se apropien de ciertas ventajas de forma privada.

En estas organizaciones, el equilibrio se logra mediante el fortalecimiento de las estructuras de control interno. Cuando su tamaño es pequeño, como en una comunidad religiosa, el líder tiene los medios para ejercer una supervisión real y la transparencia es más fácil de asegurar. Ciertas reglas estatutarias, como los mandatos no renovables de los ejecutivos, también ayudan.

La Iglesia católica es una institución muy especial. En primer lugar, su tamaño es enorme, ya que ejerce su imperio a escala continental. Su gobierno se basa en un principio jerárquico muy estricto –reforzado por el dogma de la infalibilidad del Papa– y se caracteriza, a diferencia de otras religiones, por la ausencia de consejos laicos con un papel de supervisión del clero secular, consejos con poder para ratificar los gastos y la asignación de recursos. Algunas órdenes monásticas los tienen, por ejemplo, los jesuitas, pero esta es la excepción.

En ausencia de un monitoreo significativo en una organización de extensión universal, ¿por qué al final se conocen muy pocos casos de captación privada de fondos provenientes de donaciones y otros ingresos de la Iglesia? La razón es, según los historiadores y para emplear un lenguaje jurídico, que los "contratos" para el nombramiento del clero católico imponen los votos de celibato y pobreza. De hecho, los sacerdotes católicos tienen un estilo de vida muy modesto. Si tuvieran una familia que alimentar, y los deseos apremiantes de la esposa y los hijos de tener una vida cómoda, la tentación sería mayor.

Esta es precisamente la razón invocada por los obispos reunidos en el Concilio de Letrán en 1139 para imponer el celibato: el riesgo era demasiado grande en una organización tan vasta, rica, con un patrimonio muy grande y bien integrada en el sistema feudal, que la progresiva captura de la herencia por el juego de la filiación se impuso gradualmente. Baste recordar el estigma asociado al pecado de simonía, hoy olvidado, que consiste en que un sacerdote favorezca, si no a su hijo, al menos a su sobrino.

Añadamos como elemento de cohesión en el culto católico, una formación de sacerdotes que se basa esencialmente en la teología y que se cierra obstinadamente –o se cerraba– a las culturas alógenas, en particular a poner muchas obras en el Índice. En la jerga de los sociólogos, esta formación es "específica de la organización" y vincula efectivamente al sacerdote a su cargo, bajo la supervisión de su jerarquía, sabiendo a cambio que el sacerdote se beneficia de una garantía de trabajo de por vida.

Lo contrario vale para el rabino, el imán en su variante sunita y el pastor protestante. Este último, cuyo papel de intermediario en la relación entre los fieles y Dios es menos importante que en el dogma católico, recibe una formación más amplia, que incluye un componente de asistencia social, gestión y prestación de servicios a la comunidad. Por lo tanto, ofrece una mayor "empleabilidad" fuera del culto.

Las comunidades judías son un modelo de gobierno a través de un control local muy fuerte: el rabino es contratado por la oficina o la junta directiva de la sinagoga, que está formada por laicos. Puede ser despedido ad nutum. En muchas comunidades, se somete a un examen por parte de los fieles para juzgar su nivel en el talmud. Hasta el siglo XVIII, tuvo que ejercer otra profesión, la de médico, viticultor..., para que el rabinato no fuera la principal fuente de ingresos y permaneciera bajo el control de la comunidad. Se vio muy mal que el rabino no estuviera casado.

El clero ortodoxo permite el matrimonio, pero sin haber adoptado el gobierno descentralizado de las religiones protestante y judía. El resultado, visible al visitar Grecia, parece seguir la predicción de los sociólogos: Molière vería un "clero gordo y grueso, de tez fresca".

Por lo tanto, hay un control, un check and balances, a nivel local en todas las religiones del libro, excepto para los católicos, ortodoxos y chiitas. Por otra parte, hay en el catolicismo un dogma más o menos unificado, mientras que la autonomía de las comunidades de oración favorece un bullicio sobre el dogma en otras religiones, cuyos efectos devastadores se pueden ver con los sunitas en este momento, el más pequeño imán de la vecindad, sintiéndose imbuido de la palabra divina, y cada vez más entre los evangelistas, como vemos en el Sur de los Estados Unidos y quizás mañana en Chile.

La Iglesia ya no tiene la riqueza de antaño y el riesgo financiero de la descentralización es menor que en el pasado. Pero el matrimonio de los sacerdotes aumentaría significativamente su autonomía y su voluntad de servir, junto con su apostolado, a los intereses de sus familias. Por lo tanto, se deben considerar otras formas de control, en particular un papel mucho más importante para las comunidades parroquiales, con la correspondiente reducción del papel de los obispos y cardenales. Un control ascendente reemplazaría a un control descendente, que, de paso, ha demostrado su escasa eficacia en los recientes escándalos sexuales. Por lo tanto, es necesario cuestionar toda una cultura de centralización.

La reforma puede llevarse a cabo paulatinamente. No es necesario decretar de un día para otro que los sacerdotes puedan casarse, a riesgo de espantar a los círculos conservadores muy poderosos de la Iglesia.

Una estrategia más hábil sería valorar cada vez más el papel de los diáconos, a menudo casados, dándoles un mayor lugar en las comunidades de oración, quizás con su acceso a ciertos sacramentos, como la comunión o el bautismo. Esto abriría el juego, daría una mayor influencia a las comunidades parroquiales y ayudaría enormemente a reponer el clero de la Iglesia, que actualmente se encuentra en un preocupante estado de desgaste. Y también, poco a poco, para resolver una cuestión que se planteará un día u otro: que un diácono –y mañana un clérigo de pleno derecho– pueda ser una mujer.

El sacerdocio, en el mundo de hoy, ya no tiene razón de ser un poder incontrolado por la comunidad que lo rodea, y reservado a los hombres solteros. Las mujeres ayudarán a romper la casta clerical que el clero de hoy constituye inevitablemente, incluso cuando son de buena voluntad.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV