sábado, 22 de febrero de 2020 Actualizado a las 10:38

MERCADOS

¿Y ahora quién defiende a Reginato? La elite empresarial también pone en duda su continuidad

por 29 abril, 2019

¿Y ahora quién defiende a Reginato? La elite empresarial también pone en duda su continuidad
Viña del Mar es cuna de connotados empresarios y sede de varias compañías de peso. Allí nacieron firmas como Carozzi, de la familia Bofill, y también la Universidad Adolfo Ibáñez, origen del grupo donde participan Nicolás y Pedro Ibáñez, solo por dar un par de ejemplos. Y precisamente es entre los empresarios y la clase más acomodada de la comuna –los mismos que antes la respaldaron– que la situación de la alcaldesa hace ruido y se ha instalado la idea respecto a que, de no mostrar un claro cambio de rumbo, será necesario buscar un nuevo candidato de la derecha para dicho municipio. Todo indica que hoy la elite viñamarina le quitó el piso. [ACTUALIZADA: ver N de la R al final de la nota]
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La semana pasada la alcaldesa de Viña del Mar, Virginia Reginato, presentó la cuenta pública de su gestión en 2018, llena de números que en la lectura suenan auspiciosos, pero que no convencen a los críticos de su gestión. Con un fuerte resguardo policial y temiendo manifestaciones ciudadanas en su contra, la jefa comunal comunicó que el déficit del municipio llegó a $ 2.882 millones, estos comparados con los $ 17.500 millones que informó la Contraloría General de la República como “hoyo financiero” al 31 de diciembre de 2017.

Reginato dijo que gracias al trabajo de “la Dirección de Finanzas que trabajó en coordinación con la Contraloría Regional de Valparaíso”, el municipio logró reducir el déficit en cerca de $ 15 millones. Una hazaña. Pero pocos le creen, porque, más allá de dudar en que haya logrado efectivamente esta reducción, los cuestionamientos que se han tomado los círculos más influyentes de Viña del Mar se preguntan qué paso con los recursos de la ciudad, que parecen haberse esfumados.

En la misma cuenta pública, la alcaldesa entregó lo que ya había deslizado tiempo atrás, cuando dijo que parte de la plata se había invertido en los campamentos: “En Viña del Mar, los recursos fueron gastados e invertidos en la gestión local, lo digo fuerte y claro, fueron gastados e invertidos en la comuna. Tal como ha quedado demostrado hoy y en cada una de las cuentas públicas que he rendido frente a ustedes”.

Viña del Mar es cuna de connotados empresarios y sede de varias compañías de peso. Allí nacieron firmas como Carozzi, de la familia Bofill, y también la Universidad Adolfo Ibáñez, origen del grupo donde participan Nicolás y Pedro Ibáñez, solo por dar un par de ejemplos.

Y precisamente es entre los empresarios y la clase más acomodada de Viña del Mar –los mismos que antes la respaldaron– que la situación de Reginato hace ruido y se ha instalado la idea respecto a que, de no mostrar un claro cambio de rumbo, será necesario buscar un nuevo candidato de la derecha a la alcaldía de la comuna.

Todo indica que hoy la elite de la ciudad le quitó el piso, que su línea de crédito con este sector está agotada, lo que se ha evidenciado en varias cartas en medios de comunicación, y esto se agudizó más aún tras conocerse la acusación por notable abandono de deberes que ronda a la jefa comunal.

El think tank, el primero de la comuna, ha golpeado la mesa respecto a dilucidar qué está sucediendo en Viña del Mar. En febrero, el investigador de la organización, Gonzalo García, realizó una dura crítica: “A raíz de ello podemos darnos cuenta que no solo se enferma la democracia de los países, sino que también las pequeñas democracias locales. El informe publicado por la Contraloría respecto al municipio de la ciudad bella (y también de los campamentos más grandes de Chile), nos muestra que este cáncer es real y está cerca. Solo basta tomar como ejemplo los dichos de la alcaldesa de Viña del Mar y su anhelo por morir siendo la primera autoridad de su comuna. ¿Es esto propio de una democracia? Puede que sí, pero ¿es sano para la democracia? Pues no y, por lo mismo, declaraciones como estas nos debiesen preocupar y hacer encender las luces de alerta”, manifestó en una columna.

“La verdad es que ese déficit denuncia una pérdida neta de recursos para la Municipalidad de Viña del Mar. Esta ciudad no tuvo un déficit equivalente a esa cantidad, sino que derechamente la perdió. ¿Por qué sucedió eso? ¿A dónde fueron a dar esos recursos? Respuesta que es tanto más acuciante cuando se tiene en cuenta que ese municipio recibe gratuitamente de parte del Casino Municipal un ingreso equivalente a cerca del 40% de su presupuesto total. Que a pesar de ese generoso aporte se haya producido el déficit de la cuantía que señalamos, habla, en principio, muy mal del manejo de las finanzas municipales. Es de eso de lo cual debe dar explicaciones la alcaldesa”, dijo el abogado y exdiputado por Concón y Viña del Mar, Gonzalo Ibáñez, en carta a un diario regional.

En conversación con El Mostrador, Ibañez agregó que es preocupante que Viña se vea como una ciudad totalmente aislada de Valparaíso, una especie de isla que no puede sobrevivir por sí misma, porque todos los gastos “ordinarios” del municipio se cubren con una única, y dependiente, fuente: los ingresos del casino.

La crítica de Ibáñez sobre “la magia” para utilizar la caja de la municipalidad –con las irregularidades que ello ha hecho detectar– ha sido secundada por el Premio Nacional de Humanidades (2009) y abogado, Agustín Squella. “No basta con que la alcaldesa diga ahora que el enorme endeudamiento municipal ha sido rebajado, porque eso no responde a qué se debió ni tampoco en qué fue gastado ese endeudamiento, establecido el visible grado de deterioro que muestra la ciudad. Tampoco se nos dice cuáles son, ni por cuánto volumen de recursos, los programas que la ciudad necesita con urgencia y que se han debido postergar o archivar a raíz de la rebaja del endeudamiento. Menos se nos explica por qué ese volumen de endeudamiento fue ocultado al Concejo Municipal o, si no lo fue, a qué se debió el silencio de los concejales”, dijo en una carta en respuesta a las dudas planteadas por Ibáñez.

Ibáñez agregó que hay una sensación de la derecha en Viña del Mar y la clase empresarial tradicional de una cierta orfandad, pues no quieren que la comuna pase a manos del Frente Amplio, pero puntualizó que es evidente que la figura de Reginato ya no les acomoda como en el pasado.

Reginato todavía cuenta con algunos escuderos públicos, como el ex diputado de la provincia de Valparaíso, Gonzalo Yuseff Sotomayor(*), que también mediante columnas y cartas ha defendido su gestión municipal.

Pero no serían la mayoría. Entre la elite viñamarina, la Fundación Piensa ha ganado peso y también su análisis acerca de la delgada cuerda de la que pende la alcaldesa. La fundación está respaldada por un importante grupo de empresarios y rostros ligados al quehacer de la región, como Armando Ansaldo, Edmundo Eluchans, Nicolás Ibáñez, Gastón Hamel, Eduardo Kovacs, Gerardo Rosselot, Andrés Lagomarsino, Beltrán y José Manuel Urenda, Mario Valcarce y Wolf Von Appen, solo por mencionar algunos.

El think tank, el primero de la comuna, ha golpeado la mesa respecto a dilucidar qué está sucediendo en Viña del Mar. En febrero, el investigador de la organización, Gonzalo García realizó una dura crítica: “A raíz de ello podemos darnos cuenta que no solo se enferma la democracia de los países, sino que también las pequeñas democracias locales. El informe publicado por la Contraloría respecto al municipio de la ciudad bella (y también de los campamentos más grandes de Chile), nos muestra que este cáncer es real y está cerca. Solo basta tomar como ejemplo los dichos de la alcaldesa de Viña del Mar y su anhelo por morir siendo la primera autoridad de su comuna. ¿Es esto propio de una democracia? Puede que sí, pero ¿es sano para la democracia? Pues no y, por lo mismo, declaraciones como estas nos debiesen preocupar y hacer encender las luces de alerta”, manifestó en una columna.

García agregó que, genuinamente, se puede sostener que la situación actual de Viña del Mar está estrechamente relacionada con la falta de alternancia en el sillón comunal: “Dieciséis años es tiempo suficiente para socavar la pequeña institucionalidad que sostiene a un municipio”.

El director de Estudios de Fundación Piensa y académico de la Escuela de Negocios de la UAI, Pedro Fierro, detalló a El Mostrador que la preocupación de la fundación apunta a que el empresariado siempre ha tenido una fuerza “histórica” en Viña del Mar. No por nada, recordó, allí surgió la Cámara de Comercio de América Latina.

“Lo principal es pulir el aparato municipal. Esto no se reduce solo a solucionar el gravísimo problema de las horas extras, sino también a sincerar las reales labores que desempeña un sinnúmero de funcionarios. Dicho esto, el problema no parece estar en las malas decisiones de inversión, sino más bien en el alto gasto operacional del municipio. Esto es lo que finalmente rompe las confianzas, pues sugiere que existe un aparataje instalado ineficiente o con fines desconocidos”, planteó Fierro.

Explicó que están tratando de focalizar el trabajo para que el problema de la comuna tenga una salida. “Más allá de la contingencia de Viña del Mar o Valparaíso, que suelen copar la agenda regional, estamos comenzando a trabajar en una propuesta de modernización de los gobiernos locales. Uno de nuestros focos de trabajo, desde un inicio, ha sido la descentralización efectiva del país, ya que lamentablemente el mundo municipal suele quedar al margen de las grandes reformas que se están impulsando. Me refiero a la elección de intendentes y al traspaso de competencias. Por lo mismo, creemos que es esencial fortalecer la gestión municipal si queremos acercar las decisiones al ciudadano. Después de todo, la corrupción y los caudillismos son las típicas amenazas que aparecen en este tipo de procesos”, comentó.

La carrera política

A nivel político, el panorama para la alcaldesa Reginato también parece ir cuesta arriba. Hasta el momento solo la militancia de la UDI se mantiene firme en su defensa, porque en el resto del oficialismo se abren a la necesidad de “al menos” hacer una primaria.

Así lo reconocieron algunas autoridades de la zona, que ven en este escándalo una oportunidad para terminar con la hegemonía del gremialismo en la comuna.

El candidato con más arrastre que tiene la derecha es el ex futbolista Gabriel "Coca" Mendoza, quien públicamente ha salido a defender a Reginato. El respaldo del ex futbolista no solamente proviene de su fama, sino de los programas deportivos y la construcción de canchas, especialmente en zonas vulnerables de la ciudad. Una obra que fue realizada con el patrocinio de la alcaldesa.

Es por esta razón que en la derecha urge encontrar un nuevo o nueva candidata para las municipales de 2020. Desde principios de 2018 que se viene fraguando una alianza entre RN y Evópoli, con el fin de sacar “a la UDI de municipios grandes”, explicó un militante de la Quinta Región.

Esta estrategia se expandiría a otras comunas, como La Florida, donde Rodolfo Cárter fue suspendido por la Contraloría, lo que explicaría la razón por la que el presidente de RN, Mario Desbordes, no se sumó a la arremetida de la UDI hace unas semanas en contra del contralor general, Jorge Bermúdez.

Si bien estos son tiempos complejos para Reginato y su panorama no es auspicioso, en la derecha reconocieron que desbancarla no es nada fácil, que en la zona de Viña del Mar y la Quinta Costa se mantiene una gran supremacía de la UDI y, es más, el único parlamentario no gremialista es Andrés Celis, diputado de RN, que fue concejal de Viña del Mar. “La máquina electoral de Virginia Reginato es muy grande, tiene presencia en los lugares más pobres de la comuna, donde se concentra la población de Viña”, destacó un representante de la zona.

La alcaldesa afirmó que está dispuesta a competir en una primaria de Chile Vamos y que enfrentará a cualquier candidato, incluida la ex candidata del Frente Amplio a la Presidencia, Beatriz Sánchez, quien cambió su domicilio electoral a Viña del Mar a fines del año pasado.

La periodista es oriunda de la ciudad y estaría barajando la posibilidad de ser candidata por el municipio. Una jugada “muy riesgosa”, según parte del FA, ya que una derrota “aplastaría su camino presidencial” y es por este riesgo que el entorno de Sánchez estaría barajando una candidatura a la gobernación de la Quinta Región, ya que tendría un respaldo mucho más fuerte con el apoyo del alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp.

Pero RD también tendría su vista fija en la ciudad de Viña del Mar, donde el nombre del ex presidente del partido, Rodrigo Echecopar, sonaría como una carta para disputar la alcaldía.

La Quinta Región también es una zona con alto posicionamiento del PPD, con la presencia del senador Ricardo Lagos Weber, y del PS, con la senadora Isabel Allende y el diputado Marcelo Díaz. Además el concejo de Viña del Mar no cuenta con presencia del Frente Amplio, lo que podría posibilitar una candidatura de los concejales que han llevado la acusación contra Reginato.

(*) N de la R: se aclara y modifica en el texto la mención del escudero público de Reginato, que debido a un error se citó al exdirector de la ANI, Gonzalo Yuseff Quirós, siendo el correcto, Gonzalo Yuseff Sotomayor.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV