viernes, 15 de noviembre de 2019 Actualizado a las 18:31

PAÍS

"Nadie sabe para quién trabaja": Patricio Herrera, el controvertido hombre de los contratos en el Minsal

por 17 octubre, 2019

En sus manos está autorizar las incorporaciones al Ministerio, por eso la comisión parlamentaria que investiga supuestas irregularidades en la contratación de hospitales lo convocó para dar explicaciones y los resultados provocaron despidos, y movimientos en el ministerio. Su perfil más cercano a la DC irrita a los militantes de Chile Vamos, que no saben para quién trabaja.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El 30 de septiembre se reunió la Comisión Investigadora por Inversiones Hospitalarias que preside la diputada Marcela Hernando (PR) y que indaga en la serie de irregularidades que se han detectado en torno a los anuncios y construcción de nuevos hospitales. El invitado de esta sesión fue el Jefe de Administración y Finanzas de la Subsecretaría de Salud Pública, Patricio Herrera Carazo, ingeniero estadístico con mención en Econometría de la Universidad Austral y Licenciado en Administración de Empresas en la Universidad de Magallanes, y con dos posgrados en España. 

A primera vista es el funcionario ideal dado su perfil estrictamente técnico. Trabajó entre 2012 y 2014 en el mismo puesto que ocupa ahora en el Minsal. Por lo tanto no fue extraño que el ministro Emilio Santelices lo llamara para integrarse al ministerio en marzo de 2018. Herrera fue uno de los funcionarios que sobrevivió a la llegada de Jaime Mañalich, a quien conocía desde el primer gobierno de Piñera. Pero al interior del ministerio su verdadero compromiso político, tiene desorientadas a las huestes de Mañalich y especialmente a los militantes de Renovación Nacional, a quienes les ha costado lidiar con un “carácter arrogante, de alguien que se las sabe todas, pero especialmente que tiene poder y que se siente protegido”, describe una fuente del Minsal. 

Al interior de la institución, donde las aguas siguen agitadas después de las salidas de Emilio Santelices y Luis Castillo, les descompone no saber cuál es realmente su domicilio político. Herrera, criado en Magallanes, trabajó durante cinco años en la Enap, durante la primera administración de Bachelet fue gerente de explotación subrogante y estuvo a cargo de la filial de la petrolera chilena en Argentina. Por eso, parece evidente su cercanía con la Democracia Cristiana, partido que durante años ha instalado a sus militantes en la compañía. Pero su aterrizaje en los gobiernos de Piñera ha sembrado las dudas de si su lealtad está con la oposición o con Renovación Nacional, como afirman los militantes de la UDI en el Minsal. 

El triunvirato sin partido

“Se ha hecho de mala fama entre gremios y profesionales de Chile Vamos por su actitud de sacar o despedir gente sin asco”, dicen desde el Minsal donde identifican a sus cercanos como parte de un triunvirato que integran, además, Claudio Román Codoceo, Jefe de la División de Gestión y Desarrollo de las Personas; y Patricio Fernández Pérez, designado en abril de este año como Superintendente de Salud.

Fernández proviene del mundo de la Nueva Mayoría y había sido jefe de gabinete del ex ministro Emilio Santelices, cuando visó una serie de contratos a para destrabar el proyecto de Hospital Digital, la iniciativa estrella de Santelices. Pero en rigor, no pudo haber dado curso a ninguna contratación sin la luz verde de Patricio Herrera quien en razón de su cargo, está habilitado para autorizar contrataciones. Por eso, la cercanía entre ambos. Aunque ahora, la relación entre el triunvirato Román, Fernández y Herrera, estaría cortada debido en parte a que la comisión parlamentaria está encima de algunos contratos que parecen irregulares. 

Una de las contrataciones que Patricio Herrera tuvo que explicar frente a los diputados fue la de Rosendo Zanga, funcionario identificado en gobiernos anteriores con el PPD, pero que figura en la nómina de la Superintendencia de Salud y también como funcionario en el gabinete del ministro Jaime Mañalich. 

Según explicó Herrera, “Rosendo Zanga Pizarro figura contratado a honorarios en el Minsal desde el 1 de enero y hasta el 31 de diciembre de 2019”, detalló. Ante la extrañeza de los diputados de que un funcionario de la superintendencia aterrice también en el Minsal, Patricio Herrera explicó que se trata de una “comisión de servicio” autorizada por un decreto legal. 

La sospecha del Congreso

Menos satisfactorias fueron las explicaciones sobre la situación contractual de Enrique Rivera Contreras, arquitecto de la división de inversiones del Minsal que ya trabajó en el primer gobierno de Piñera y que al comienzo de esta nueva administración trabajó “de facto” entre marzo y abril de 2018 sin que hubiera respaldo de quien era su superior ni cuál era su función. En la comisión, Enrique Rivera reconoció que firmó instrucciones y formó equipos. Aunque Patricio Herrera, el responsable de los contratos, reconoció que no estaba al tanto de la incorporación del arquitecto y que por la naturaleza de sus funciones, el superior a cargo debió haber sido Luis Barrios, jefe de la división de inversiones, que justo después de esta sesión en el Congreso, se vio obligado a renunciar presionado por estas controversias, después de que los diputados decidieran oficiar al ministerio para saber qué pasó exactamente. 

Donde el problema de los contratos se vuelve más complejo es en el caso de Mauricio Álvarez, que figuraba como jefe de finanzas de la división de inversiones en el Minsal por un sueldo de poco más de $4 millones brutos al mes, quien de manera simultánea estaba contratado en el Servicio de Salud Occidente como asesor por poco más de $2 millones mensuales. Herrera reconoció que tampoco estaba enterado de este contrato doble, porque los servicios de salud no son de su responsabilidad y que el hecho “fue un error”. 

La diputada Marcela Hernando reconoce que hay más casos como el de Mauricio Álvarez, que fue destituido luego de un sumario, que determinó que había presionado para la contratación de personal, además de ejercer dos funciones, a contrata y a honorarios. “El Ministerio lo que hacía, como algunas personas no podían ganar el sueldo que ellos querían, fueron contratados en cargos a honorarios, con una figura que se llama de ‘agente público’. Pero la Contraloría les dijo que no podían hacer eso”, afirma la diputada Hernando. 

Otro frente donde la figura de Patricio Herrera Carazo es conocida, es en el ámbito de las licitaciones públicas. Aún figura como socio en consultora EtrendSPA, de hecho en su equipo trabaja otra de sus socias en esta firma, Andrea Hidalgo Pérez. Etrend antes de que Herrera volviera al gobierno en 2018, ganó  varios clientes del sector público, como el Sag, el Ministerio de Hacienda, el Indap, el Consej0 de Defensa del Estado, la Enap, el Ministerio de Energía, la Gobernación de Palena y el propio Ministerio de Salud, donde se asoció con la multinacional Deloitte para proveer una solución digital en la optimización de procesos administrativos.

El Mostrador intentó contactar a Patricio Herrera, pero no fue posible contar con la versión del funcionario para esta nota.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV