sábado, 18 de enero de 2020 Actualizado a las 10:28

MERCADOS

La hoja de ruta que fijó BlackRock: "Estamos al borde de un cambio estructural de las finanzas"

por 15 enero, 2020

La hoja de ruta que fijó BlackRock:
Larry Fink, el CEO de la firma que es la principal gestora de activos del mundo, envió ayer la carta anual con las directrices de la empresa a diversos actores financieros. "En septiembre pasado, cuando millones de personas salieron a las calles para protestar contra el cambio climático, muchos enfatizaron el impacto significativo y duradero que tendrá en el crecimiento económico y en la prosperidad, un riesgo que, a la fecha, los mercados han sido lentos en reflejar", reza la misiva.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Es la principal gestora de activos del mundo, no por nada administra US$ 6.5 billones provenientes de aportantes y hace ya un rato están en una senda por cambiar su perfil inversor. En efecto, ya en enero del 2018 el CEO de BlackRock, Larry Fink, hizo una bajada en esa línea rupturista a todos los directores de las compañías donde son inversionistas: "Cada empresa no solo debe producir resultados financieros, sino también mostrar cómo hace una contribución positiva a la sociedad. Las empresas deben beneficiar a todos sus grupos de interés, incluidos accionistas, empleados, clientes y comunidades que operan".

Sus palabras pegaron fuerte en el mercado en ese momento, uno que estaba hasta entonces acostumbrado a invertir en relación con utilidades y dejar el resto para los cánones de responsabilidad social empresarial. Pero BlackRock no se quedó allí y ayer Fink –de acuerdo a la planificación anual de la empresa– reveló su carta anual, donde entregó una franca hoja de ruta para los actores del sector financiero.

"Estas preguntas están impulsando una profunda revaluación del riesgo y el valor de los activos. Y dado que los mercados de capitales incorporan en sus proyecciones el riesgo futuro, veremos cambios en la asignación de capitales suceder más rápido que los mismos cambios al clima. En el futuro cercano –y más pronto que lo que muchos anticipan– habrá una importante reasignación de capital", reza la carta.

El CEO partió la misiva señalando que el cambio climático se ha convertido en un factor decisivo en las proyecciones a largo plazo de las compañías. "En septiembre pasado, cuando millones de personas salieron a las calles para protestar contra el cambio climático, muchos enfatizaron el impacto significativo y duradero que tendrá en el crecimiento económico y en la prosperidad, un riesgo que, a la fecha, los mercados han sido lentos en reflejar. Pero la concientización está cambiando muy rápido y yo creo que estamos al borde de un cambio estructural de las finanzas", aseguró.

Fink sabe bien que hoy las empresas –y los grandes capitalistas– están revaluando todo su esquema de inversión, pues la evidencia respecto al cambio climático los está persuadiendo de todo como se había conocido en el modelo de utilidades. "Investigaciones realizadas por una amplia gama de organizaciones –incluyendo al Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de la ONU, el BlackRock Investment Institute y muchos otros, junto con nuevos estudios de McKinsey respecto a las consecuencias socieconómicas del riesgo climático– están profundizando nuestra comprensión respecto a cómo el riesgo climático impactará tanto nuestro mundo físico como el sistema global que financia el crecimiento económico", sentenció en la misiva.

El CEO de BlackRock detalló que el cambio de paradigmas plantea una seria de preguntas: ¿serán capaces las ciudades de financiar las necesidades de infraestructura a medida que el riesgo climático redefine el mercado estadounidense de los bonos municipales? ¿Qué pasará con las hipotecas a 30 años –un pilar fundamental de las finanzas– si los acreedores no pueden estimar el impacto del riesgo climático para un horizonte tan extenso y si no hay un mercado viable para seguros sobre inundaciones o incendios en áreas afectadas? ¿Qué pasa con la inflación y a su vez con las tasas de interés, si el valor de los alimentos aumenta a causa de sequías o inundaciones? ¿Cómo podemos modelar el crecimiento económico si los mercados emergentes ven caer su productividad como consecuencia de temperaturas muy altas y otros impactos climáticos?

"Estas preguntas están impulsando una profunda revaluación del riesgo y el valor de los activos. Y dado que los mercados de capitales incorporan en sus proyecciones el riesgo futuro, veremos cambios en la asignación de capitales suceder más rápido que los mismos cambios al clima. En el futuro cercano –y más pronto que lo que muchos anticipan– habrá una importante reasignación de capital", reza la carta.

Riesgo de inversión

¿Cuadrará la matemática para quienes opten por invertir en empresas más sustentables? De acuerdo a Fink la respuesta es categórica: Sí. "Nuestra convicción respecto a la inversión es que los portafolios que integran sustentabilidad –y el cambio climático– pueden brindar a los inversionistas mejores rendimientos ajustados por riesgo. Y, dado el aumento del impacto de la sustentabilidad en los retornos de las inversiones, creemos que la inversión sustentable es la base más sólida para los portafolios de nuestros clientes de cara al futuro", explicó.

La firma fue más allá. En la carta que envió a sus clientes, detalló que para situar a la sustentabilidad como centro de su portafolio, va a desinvertir en las empresas que –por el contrario– representan un alto riesgo frente a esos criterios, "como productoras de carbón térmico, lanzando nuevos productos de inversión que filtren combustibles fósiles".

La compañía agregó que la transición no será rápida. Salir de esas inversiones, para todos los gestores de inversión, será lento, pues aún no existen tecnologías totalmente efectivas para el reemplazo de los combustibles fósiles. Sin embargo, en la misiva se hizo hincapié en que "todos los gobiernos, las empresas y los accionistas deben enfrentar el cambio climático".

Fink finalizó la carta explayándose en la forma para demostrar a los accionistas que estas medidas no son solo palabras bonitas. Dijo que cada empresa no solo debe informar mucho más allá de asuntos relacionados al clima,  sino que además debe ser una información múltiple, que hable de la diversidad de su fuerza de trabajo, la sustentabilidad de su cadena de abastecimiento o qué tan bien está protegiendo los datos de sus clientes. "Las perspectivas de crecimiento de cada compañía son inextricables de su capacidad de operar de manera sustentable y de rendir cuentas a todos sus stakeholders", precisó

Puede revisar aquí la carta completa de Fink. Y aquí, la enviada a sus clientes.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV