martes, 20 de octubre de 2020 Actualizado a las 03:35

OPINIÓN

Autor Imagen

"Jugador pintado"

por 18 abril, 2020

A Vidal le haría muy bien ir al Inter, por que el técnico -detalle trascendental- sueña con él y porque su jerarquía y calidad, levantaría el juego de un equipo que puede o intenta disputarle a la Juventus la hegemonía local, pero que tiene buenos y normales jugadores como Vecino, Sensi, Valero,Candreva, Erikssen o Brozovic, aunque salvo Erikssen ninguno es para decir extraordinario. El chileno sí aportaría mucho a sumar calidad y juego, por su categoría, personalidad y desplante.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Arturo Vidal puede jugar y elegir cualquier equipo del mundo. Sí. Puede ser pieza importante en cualquier elenco de talla planetaria y sí, podemos entrar a debatir si su hipotética titularidad en elencos como Real Madrid, Bayern Munich, Manchester United y City, Barcelona, PSG o Juventus (que son los pesos pesados del orbe) es rotunda.

Digo esto, por que Vidal una vez más asoma como posible fichaje de dos equipos que siempre llaman la atención. El primero es el Inter de Milan, que busca terminar con la hegemonía de la Juventus en el calcio y, en las últimas horas se ha comenzado a rumorear que el decaído United estaría interesado en contar con los servicios del volante chileno.

Lo de Italia viene sonando con fuerza desde principio de año, ya que Antonio Conte lo quiere -sí o sí- para darle al mediocampo de los lombardos más presencia y potencia futbolística. Conte ya dirigió a Vidal en el exitoso paso del mediocampista con la camiseta de Vecchia Signora, escuadra donde se lucían Pogba, Pirlo y Vidal. Por ello, el adiestrador italiano lo quiere para que le entregue ese “power” distinto que aporta, que derroche la personalidad de no achicarse ante las circunstancias y, además, ese “plus” de saber y entender lo que desea el estratega.

Tendría continuidad y estelaridad, algo que su “ADN” futbolístico requiere cada fin de semana, por su forma de ver la competencia y enfrentarla. Tal vez su sueño de ganar la Champions deberá quedar en esa baúl de los sueños a medio camino, aunque seguramente él se niega a aquello y peleará todo lo que está a su alcance para demostrarle a Quique Setién que puede y es jugador clave para el Barcelona.

Creo que le haría muy bien a Vidal ir a Milan. Lo digo, porque él necesita sentirse importante, un jugador clave para el equipo y protagonista de los objetivos. Hoy en el Barcelona es actor importante en el reparto, aunque no es de los estelares, pero claramente tanto Valverde en su momento, como Setién ahora, lo consideran en algunos pasajes.

Vidal está para ser titular siempre y así lo siente él también. Pero claro, el proyecto Barcelona apostó por el brasileño Arthur y el holandés De Jong, piezas de 23 y 22 años, respectivamente, inversiones milllonarias y que de alguna manera deberían, en el corto plazo, ser un rédito para las arcas catalanas. A eso sumamos que el 2020 habrá elecciones en la testera barcelonista y se quiera o no, la historia del cuadro blaugrana obliga muchas veces a abanderizarse con uno u otro perfil. Hoy el camarín liderado por el intocable Messi, está en pugna con Bartemeu y ya se sabe -y así lo hacen saber los diarios catalanes- que quien no esté al lado del argentino pierde en todo sentido.

Hace 15 días la directiva del Barcelona filtró que el plantel se negaba a una rebaja salarial, producto de la pandemia y la para indefinida de la Liga. Eso causó la reacción inmediata de los caudillos cules (Messi-Pique) de replicar que era todo falso y que estaban dispuestos a hacer un esfuerzo por los empleados del club. O sea, guerra de trincheras y ahí los jugadores se colocan detrás de Messi.

Pero más allá de estas conjeturas, estoy convenido que Vidal le haría muy bien ir al Inter, por que el técnico -detalle trascendental- sueña con él y porque su jerarquía y calidad, levantaría el juego de un equipo que puede o intenta disputarle a la Juventus la hegemonía local, pero que tiene buenos y normales jugadores como Vecino, Sensi, Valero,Candreva, Erikssen o Brozovic, aunque salvo Erikssen ninguno es para decir extraordinario. El chileno sí aportaría mucho a sumar calidad y juego, por su categoría, personalidad y desplante. Es como se dice en el fútbol, es un “jugador pintado" para los nerazzurri.

Tendría continuidad y estelaridad, algo que su “ADN” futbolístico requiere cada fin de semana, por su forma de ver la competencia y enfrentarla. Tal vez su sueño de ganar la Champions deberá quedar en esa baúl de los sueños a medio camino, aunque seguramente él se niega a aquello y peleará todo lo que está a su alcance para demostrarle a Quique Setién que puede y es jugador clave para el Barcelona.

Sin embargo, a veces hay que “retroceder” para avanzar. Claro, el Inter hoy no es un protagonista de Europa, pero requiere de un jugador de la madera y capacidad de Arturo Vidal, un líder que pueda ayudar a Conte en la reconstrucción del equipo y retornar, en el más breve plazo, a la elite del fútbol mundial.

Le hará bien a la selección chilena además poder tener a Vidal encendido, motivado y permanentemente jugando. Con la camiseta de Chile crece aún más, pero no basta siempre las ganas, también se deben sumar ritmo de competencia y fineza de juego. El resto ya lo sabemos de sobra. Por ello, cuando el mercado y las ligas vuelvan a ponerse en marcha de a poco, los ojos y atención de muchos estarán en esas portadas de diarios o portales anunciando lo que parece ser el gran objetivo de Conte para lo que resta de este 2020…tener a Vidal como su estandarte en el Inter de Milan.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV