martes, 20 de octubre de 2020 Actualizado a las 14:27

OPINIÓN

Autor Imagen

¿Dejar de vivir, para poder seguir viviendo?

por 25 abril, 2020

¿Dejar de vivir, para poder seguir viviendo?
¿En qué consiste la segunda etapa de salida de la pandemia, después que los médicos se retiren ?  Esa segunda etapa será la construcción de este mundo nuevo, con una civilización mas equilibrada en sus valores, en el valor de las cosas, con un mercado mundial de productos con mayor transparencia, que hará mas accesible los bienes a todos.  Una modernidad nueva,  una  nueva relación del hombre con las cosas. Nada cambiará mas que la demanda. Y ya sabemos que la demanda es la que hace girar el mundo, no la oferta. El colapso del mercado de petróleo nos acaba de confirmar eso. Somos nosotros los seres humanos los que tenemos el sartén por el mango.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Ha tomado casi un mes convencer, cambiar el comportamiento de los chilenos para aprender a quedarse en casa. No es fácil decirle a la gente, “enciérrate, deja de vivir  para poder seguir viviendo”. El viernes 13 de Marzo sucedió la primera cuarentena en un colegio de Vitacura, barrio alto de Santiago De Chile.  Luego el Lunes 16 comenzó el lock down con los colegios. Hoy 22 de Abril estamos a escasas 5 semanas de ese día y no hemos llegado a la cúspide de la pandemia.

El gobierno decretó estado de catástrofe y sacó a la calle a todos los militares y los carabineros para “obligar” a los chilenos a seguir las reglas. No hemos visto aún todo el “rigor de la ley”  que el Presidente dijo que caería sobre los que trasgreden, pero esta anunciada.

El presidente  se ha desgastado comunicandose con insistencia con la población con sucesivas cadenas nacionales. Los formatos de sus comunicaciones son variados, no hay una continuidad de forma, ni de fondo. No se sabe cuando hablará para anunciar, o cuando habla porque el cree que tiene algo que decir, y repite innumerables veces lo mismo. Ya nos acostumbramos a prender la TV y encontrarnos con una cadena nacional. Las cadenas dejaron de ser lo que eran. La figura presidencial ha dejado de ser lo que era. Claramente no era una figura  que hablaba tan seguido. El presidente hablaba cuando había algo muy sustantivo que decir. Nunca habíamos tenido un presidente que hablara tanto para repetir lo ya dicho.

En fin, creo que el pueblo se ha acostumbrado al presidente que tenemos que no resiste no estar en todo a toda hora. (Confunde bastante, pero es lo que hay) Como que su gente no puede hacer bien su trabajo si todo el tiempo esta interviniendo. Este presidente “mete la pata” con frecuencia por cosas innecesarias, a veces da hasta vergüenza ajena. ¿Porqué? ¿Para qué? “El presidente es un muy mal político” dice un partidario de gobierno en la radio Pauta ( tarde del 20/04/2020). Es un presidente que no “sintoniza con la gente”.   No se necesita ser opositor para oir criticas al presidente.

Tenemos, al mismo tiempo, un ministro de salud que es una persona muy complicada, inmune al “otro”, autoreferente, autoritario, que manda por encima de todo, se ha transformado en el verdadero presidente en ejercicio. Mañalich es un “tanque”, es un hombre de “mecha corta”, dice un partidario de gobierno en la radio Pauta ( tarde del 20/04/2020). Mañalich ha conducido el aparato de salud con oscuridad dejando afuera a todos los que no le gusta, que son muchos, pero no lo ha hecho mal, Chile ha respondido bien a la pandemia. Aunque no somos los primeros, con solo 8 muertos por millón de habitantes estamos áun entre los países mejor comportados. Belgica es el país con mas muertos por millón de habitantes (515). Pero como han dicho otros estudiosos, (https://uchile.cl/u162613) dicen en un articulo, no es que estemos aplanando la curva, es que se nos perdió la curva. En efecto, el gobierno esta inseguro, tiene la obsesiva necesidad de certificar su buena conducta, de cantarse la canción nacional. Nadie sabe a ciencia cierta toda la información. Se repiten muchas cosas mil veces y hay cosas que no se dicen. Esa es la percepción de la pandemia. Muchas preguntas sin responder.

Se han confeccionado unos informes epidemiológicos muy primarios, dignos de un pasante sin experiencia, al cual se le “corren” las hileras o las columnas del Excel. Con todo eso no es lo primordial, pero son cosas que se van sumando.

Nadie lo dice , pero estamos asustados porque no encontramos razón lógica para ese resultado. ¿Porque no hay mas contagiados, si tan pocas comunas han tenido cuarentena, y solo por períodos acotados?. Es mas bien la sensación que de repente se caerá el cielo. ¿Es porque nuestra población se mueve poco de lugar en lugar, porque la población esta muy dispersa en el inmenso territorio? Las comunas de la Región Metropolitana que no tienen ningún caso claramente tienen ausencia o muy bajo movimiento e intercambio con otros. ¿Ayuda la desconfianza a la luchar contra la pandemia, en la medida que le tememos al “otro” desconocido? Los ataques a enfermeras al entrar en sus domicilios estarían indicando el temor al otro que no sabemos de que otra manera se esta manifestando. No hay nadie haciendo estudios de comportamiento sociales.

Los focos de contagios conocidos han sido todos en el interior de redes, religiosas, asilos de ancianos… etc. Los focos no han sido entre extraños en una feria. Son las redes entonces las peligrosas, por tanto los sectores populares mucho mas expuestos  por que funcionan mucho mas en redes que los sectores acomodados que suelen vivir décadas al lado de alguien a quién no conocen. Tiene que haber un a razón antropológica, sociológica que no estamos mirando, también. En Italia una mujer de la Lombardía se fue de vacaciones a Palermo y llevo el virus. Aquí los que trajeron el virus de Europa y Asia se fueron a sus casas de playa donde hay cero contacto social. Las segundas viviendas son islas en si mismas. El trayecto del portador del virus se ha comportado claramente distinto. En Coyhaique los siete infectados no infectaron a nadie mas, y se acabaron los casos, en la ciudad mas contaminada de Chile, cuando hay informes que dicen que la contaminación ayuda al aumento de las enfermedades pulmonares. Hipótesis rechazada para Coyhaique pero ¿podría ser un factor explicativo de Temuco? Como saberlo sin estudiarlo.

Concluyo, la salud publica chilena tenía clase mundial, todavía existe, los médicos y sus equipos que han salvado centenares de vidas en los respiradores a lo largo de Chile. Mañalich con toda su paranoia de secretismo por los ventiladores ha logrado repartirlos por Chile donde se necesitan. Nadie sabe cuantos son, pero están donde salvan vidas. Al mismo tiempo los chilenos que finalmente entendieron que tenían que quedarse en casa. Vivo en una comuna que tuvo cuarentena tempranamente, cuando esta terminó muy poca gente salía a pesar que ya no era necesario pedir permiso.

Eso hasta que el gobierno anunció la “nueva normalidad”, que fuera de que la subsecretaria Daza dijera que se puede salir a tomar café con las amigas, no sabemos a ciencia cierta en que consiste. Ahí el taco en la rotonda parecía un día cualquiera. ( no hay cafés abiertos tampoco). El caos comunicacional de la ultima semana ha sido fenomenal. Mientras Merkel decía que se abrían algunas cosas porque Alemania lograba menos de uno en su tasa de reproducción. Chile decía que estaba feliz porque habíamos llegado a un R 1.4 ( lo que Merkel consideraba inaceptable para salir de la pandemia, ver su magistral conferencia de prensa al respecto). Ese mismo día se dijo que abrirían los Malls y se volvería a clases.

Lo malo ha sido que el nivel de tensión y agresividad en la política se siente en el aire. Se corta el aire con cuchillo. La tensión entre los objetivos económicos y de salud, evidentes, hace recordar las razones de estallido social. No son explícitos pero la sospecha es grande. Acoger la propuesta de apertura del Jefe de los Malls, y aprobarla fue un error garrafal del gobierno. Se alcanzó a abrir un Mall en la V región, que tuvo de inmediato que cerrar. Fíjense que la declaración dice el 20 de Abril, dice que  el dueño del Mall se “dió cuenta” del peligro de contagio por la cercanía de la gente. ¿Tuvo que verlo como Santo Tomás para tomar consciencia, no era posible preverlo?. Ese Mall estuvo abierto un suspiro, y se volvió a cerrar.

La segunda tensión es la agresividad de Mañalich que muchos han tratado de bajarle la importancia. Dicen “ si lo hace bien que importa”. ¿Este es el papá que logra poner la comida en la mesa pero trata a gritos a los hijos que no duermen bien y andan a saltos?.

La agresividad de no entregar los datos solicitados, de no incluir a la sociedad civil en la mesa, de no considerar a los gremios (con la excepción de los gremios de grandes empresarios), las asociaciones profesionales, de tomar las decisiones a puertas cerradas con oscurantismo. En momentos de incertidumbre solo contribuye con ello a aumentar las sospechas, disminuir la confianza.. Uno se pregunta, ¿es necesario? No puede someterse a alguna terapia para ser mas empático y no enervar el ambiente de esa manera? ¿Acaso eso no es parte del éxito? ¿Ser humano? Clinton diría “es la gente estúpido”!

Un líder, incluye, convence, manda por persuasión no por omisión. Ninguno de los dos líderes de esta pandemia lo hacen. El Presidente Piñera por defecto es un “lonely ranger”, él es un “trader”, hace transacciones intentando siempre, por cierto, ganar. Solo que conoce muy bien el “trading” de un mercado, no asi la cancha de la opinión pública. Ahí él, a estas alturas debe saber, que le faltan habilidades, pero sigue adelante como si no le faltaran. Su visita a la Plaza Baquedano lo deja de manifiesto. Lo mas brutal de ese incidente del cual el presidente se excusó casi instantáneamente, es que no supo que es lo que había hecho mal. A ese punto llega su desconexión con la sensibilidad del chileno, del publico en general. Varios gritaron desde el oficialismo, “ la plaza no es propiedad de la izquierda”, tampoco sin entender el punto. El presidente en una entrevista días después, arrepentido, dijo que si pudiera no lo haría. Hay que reconocer que se da cuenta que algo no entiende pero no sabe lo que es.

Es como nosotros los mortales que no sabemos tan bien como funciona la economía y por tanto no somos millonarios.

La agresividad del presidente consiste en su falta de empatía por los que le hablan. Es como si no hablaran. ¿Da lo mismo lo que digan? En momentos de incertidumbre nada mas desconcertante no saber, no ser oído, no poder comunicarse. Dos panelistas de radio  Pauta decían el 20 de abril, que la aprobación de gobierno era “mezquina” porque se merecía mucho mas, ello después de haber dicho que el presidente  no sabía nada de política.

El presidente tiene 2.6 millones de seguidores en twitter, pero tuvo 3.5 millones de votos.  No se ve en el horizonte la posibilidad que aumente a 5 millones sus seguidores en twitter, ni tampoco que su popularidad alcance el 80% como otros jefes de estado de la región. Aquí no hay nadie en la calle como en EEUU, gritando levantar las restricciones para volver a la normalidad previa a la pandemia. Trump a pesar de sus errores mantiene un 45% de aprobación, con la defensa irrestricta de la economía. Ayer no mas decía, “compren petróleo” porque el precio bajo a menos de 0. A Sebastian Piñera se lo comerían vivo si llega a hacer un comentario de esa naturaleza. Esa lógica tiene que lograr comprender.

El hecho es que estamos aquí con estos dos personajes que nos conducen en esta pandemia. Nada de usual.

También es cierto que este gobierno de derecha esta haciendo mil cosas que la derecha no habría hecho nunca en tiempos normales, subsidios, transferencias, prestamos etc, etc, etc. Ha debido abrazar a Keynes, que es literalmente el diablo mismo para muchos economistas oficialistas. Pero al mismo tiempo no se ha tocado ni un ápice las bases del sistema económico puesto en cuestión: Reforma tributaria Real, reforma AFP e Isapres REAL. Ya nadie se saca la suerte entre gitanos.

El rol del empresariado con contadas excepciones ha sido pobre, mezquino. No son empresarios que se desgarren por su patria, no izan la bandera ni cantan la canción nacional. En las economías de guerra que se han organizado en Europa, empresarios han reestructurado sus empresas, donado con abundancia, liderado, conducido. Aquí no, se juntaron todos los empresarios aparecieron al lado del ministro Mañalich a donar la bagatela de menos de 100 millones de dólares. Esa es la imagen que quedó. Luego vinieron donaciones con nombre y apellido que han sido mas contundentes.

Pero considerando que cinco familias tienen el 20% del PIB, la contribución es magra. No se ve en el futuro inmediato que ese empresariado este disponible para pagar un par de puntos mas del PIB en impuestos. Se defenderán con todo lo que tienen, aunque sepan que solo podrán ganar una parte de la batalla. Si la demanda de la ciudadanía aumenta, y ellos no ceden, no se cumple la premisa de Von Klausevitz que dice que cuanto las dos partes saben que no le pueden ganar al otro, entonces se sientan a negociar. Sin un nuevo pacto social esto no funciona.

Este pueblo no tiene garantías sociales, y no se están instalando con la pandemia. Estas medidas son transitorias, por todo lo no transitorio que tiene la pandemia, las medidas lo son. Que pasara cuando se acaben las medidas contracíclicas transitorias? No sabemos, pero si sabemos lo que paso en America Latina el 2010 cuando en su conjunto los países de la región dejaron de aplicar medidas contracíclicas que aplanaban el impacto de la crisis del 2008?. Comenzaron las protestas y perduraron toda la década para terminar  la década con estallidos sociales mayores a lo largo y ancho de la región.  Habrá gente que reclame por lo que le quitaron que era pasajero o habrá gente que reclame porque supo que el estado puede hacer lo que dijo en el pasado que no podía hacer. De repente hay dinero. Y de repente llegó dinero a “mi” bolsillo.

Hay que tener una salida para la pandemia mas allá de la mascarilla y mas allá de la apertura de los Malls. Cual es la sociedad que sale de la pandemia? Una donde todos sabemos mucho mejor que antes, donde esta cada cual. Lo que hizo, lo que no hizo. Se habrá igualado la cancha en algunos lugares en algunos aspectos. Por ejemplo a los niños de Talagante les llego para siempre internet y los aparatos para usarlo. Esos niños lejos de quedarse callados se sumarán a la protesta por tener todo lo otro que les falta.

El efecto económico de la pandemia  no es como dijo el Ministro de Hacienda Briones “transitorio”,  es lo menos transitorio que le ha sucedido a la humanidad en materia económica en nuestro tiempo de vida. Modificará las organizaciones internacionales, el mercado de capitales, el rol del estado, el peso de las monedas ( empezando por la nueva penetración del Yen y la caída del dólar) y las bolsas de comercio. También en esta visión global del mundo se abordarán los paraísos fiscales que dejarán de existir. En un mundo unido para sobrevivir, los paraísos fiscales no tienen “una segunda posibilidad sobre la tierra” como diría García Marquez.

Lo mas notable es que Wall Street ha dejado de saber lo que pasará en el futuro. El 20 de Abril de 2020 ha llegado el precio del petróleo a negativo, por primera vez en la historia. El mercado del petróleo sin demanda, deja de existir.  ¿Es el primer certificado de defunción que emite una bolsa de comercio sobre el mercado de un producto en la historia de la economía? Al menos el primero que conozco. No podemos contar entre ellos cuando se acaba el mercado de las velas porque inventan la electricidad.

El “mercado” como mecanismo de asignación de recursos esta puesto en cuestión en la forma como funcionaba. Ya se están adaptando. Las compañías aéreas si saben,  ya ofrecen un pasaje donde garantizan que el asiento del lado estará vacío.  Ni que decir el cambio en el uso de los fondos de proyectos que trasladarán reuniones presenciales a virtuales.  Ya están en producción programas mucho mas sofisticados para ello. No falta tanto para que simulen una sala y simulen presencia. Gigantescos cambios en la manera de gastar la plata de cooperación en el mundo. La industria de los computadores, celulares, se disparará. Ellos serán al nuevo tiempo, como en el pasado lo fueron los autos para el viejo tiempo. El mundo producirá un aparato parecido al computador del tamaño de un teléfono grande que le dará a los niños de Talagante acceso a clases virtuales en el mundo entero, con traductores instantáneos. Los chinos se están encargando de ese tema. Uno llega solo al Xié Xié y ellos los saben.

Al mismo tiempo el banco de desarrollo del gobierno Chino maneja las mayores cantidades de dinero que existen en el planeta tierra, nada se le iguala. Roguemos al cielo que lo gasten en productos que necesitan cobre. Porque nosotros no estamos cambiando nuestra matriz de producción.

Luego viene con menos de una década detrás, la influencia del segundo gigante, la India. La india con un gigantesco capital social y humano. Una reserva planetaria de capital humano.

EEUU no solo pierde poder por su ausencia de liderazgo en la pandemia, sino porque su moneda pierde. La era de Trump será el fin de EEUU como la gran potencia mundial dominante, es el inicio de su declive. “America First” resultará ser  una paradoja de la historia.Ello independiente de si es reelegido o no. Su ocaso ya esta escrito.Se cae con la pandemia el muro entre oriente y occidente y pasamos a ser un mundo entero que se regula para sobrevivir a la próxima pandemia en primer lugar y la próxima recesión mundial en segundo lugar.  Una sola meta futura de la humanidad quedará: sobrevivir.

Los pueblos que no tienen libertad querrán libertad, los que la tienen querrán mas. La muerte ha revalorizado el tiempo en que estamos vivos, cada minuto cuenta ahora mucho mas que antes. No queremos nunca mas dejar de vivir, vivir encerrados, para poder seguir viviendo.  Será una conquista volver a un estadio lleno gritando “gol”. O un teatro a tablero vuelto aplaudiendo. Tendremos que esperar la vacuna y su implementación. Será en el próximo gobierno en nuestros tiempos políticos. El próximo Presidente de la República en 2021 lo elegiremos aún con las secuelas de la pandemia, ya con la esperanza de un mundo mejor. Los salarios de emergencia durarán hasta entonces. Serán de 200 o 500 mil? De eso depende el tamaño de las protestas. No serán de catorce  personas detenidas como el 20 de Abril el día que el gobierno dijo que había una “nueva normalidad” hubieron unos 50 jóvenes que fueron a la plaza Baquedano a manifestarse. Así se entienden los mensajes. No lo que se dice, sino lo que el otro entiende.

Chile necesitaba antes de la pandemia algo asi como 8 puntos del PIB para responder a las demandas del estallido social.  Esos 8 puntos del PIB tienen que venir en el futuro cercano, de otra manera no tendremos futuro al que mirar, la demanda de oportunidades de los que no tienen nos paralizará.

El empresariado chileno habrá sufrido pérdidas durante la pandemia, pero ¿aprenderán que la única manera de tener ganancias a largo plazo es pagar los impuestos para producir las garantías sociales que el pueblo chileno necesita? Sin paz social no hay progreso.  La pandemia cambia las cosas. Ahora no pueden ignorar el hacinamiento, la violencia intrafamiliar, las familias que viven al día, si dejan de trabajar un día no comen……el que nunca cotiza, el que no tiene para dos comidas calientes al día. No son pocos, son demasiados.

Esa es la espada de la habla Hobbes “ los pactos sin la espada….” Por eso la discusión chilena sobre el ingreso de emergencia no es trivial en este cambio ¿será un mero “ bono” con titulo de “ingreso”, o será un ingreso que le cambie la cara a la política publica? Sin oposición, Piñera todavía tiene ventanas de reinvindicación posibles, esta es la mas contundente de todas. El puntapié del estado de bienestar, de las demandas de garantías sociales que desataron el estallido 18/0, es el concepto del “ingreso” donde nadie se queda atrás, ni ahora ni nunca. Pero quizá esto es demasiado para una elite de derecha que hasta ayer creía que era posible volver al mundo de 2018. No fue acaso el gabinete en su mayoría el que le dijo al presidente el 18/0 , “Espere, porque esto pasará”? No en vano han lanzado la consigna “nueva normalidad”, que tiene olor a pasado, y no promesa de futuro. Es una visión desde el Statu Quo.

Es un cambio de época, se acabó la época en que se ganaba dinero a caudales con poca regulación. Que pasaría si todos los millonarios chilenos tuvieran que traer todo el dinero que tienen en paraísos fiscales (no porque los obliguen sino porque llevarlos a otro lado es aún mas costoso en impuestos) y tuvieran que pagar impuesto por ello?  Que pasaría si las leyes tributarias fueran lo suficientemente cerradas como para no permitir elusión? Cuantos puntos del PIB adicionales se necesitarían de verdad para llegar a los 8 requeridos.? Que pasaría si todos los chilenos pagaran todos sus impuestos.

Quién saca la cuenta?   ¿Tendremos algún político osado que reforme el estado para que eso suceda? Uno que  elimine todo lo primitivo en estampillas, notarios, tramites presenciales, papeles demás, certificar la desconfianza es caro para el progreso. Si no lo tenemos será duro, un camino lleno de hoyos y trampas de desarrollo, con monstruos de Gramsci y cantos de sirena de Ulises ¿Habrán políticos amarrados al mástil que dejaran atrás los cantos de sirenas? Ellos son hoy día los gritos de demanda de populismos, las demandas inmediatas del presente. Los que sucumben a los gritos del presente, no podrán resolver el futuro. Esta pandemia mostró que solamente con futuro, existe el presente. La tarea del político tiene que alejarse del presente populista y acercarse al futuro para recuperar su legitimidad.

Se pueden decir muchos negativos del Ministro de salud del gobierno chileno que lidera la lucha contra la pandemia, Jaime Mañalich como persona y como líder, pero el sí se amarró al mástil y no se ha dejado vencer por los cantos de sirena. La famosa curva de Mañalich, por secreta que sea, es lo que los políticos no tienen en el horizonte. Una curva que les muestre como conducirse hoy en función del futuro. Si la política chilena pudiera encontrar un colectivo empático que diseñara una curva para regirse por ello, nuestro futuro será glorioso. El presidente con toda su inteligencia a cuestas solo conoce las curvas de la evolución de valores económicos, no la de los sueños de la población.

La nueva época será dura,  será seria, será trasparente La población de la tierra querrá mas estado mas garantías sociales, mas oportunidades, mas derechos, mas libertades.

La política  de salvataje de vidas llevada a cabo bien o mal por los estados es la  primera política publica mundial  en la historia de la humanidad, que muestra la búsqueda de un bien común irrefutable: la vida.  Las elites en todas partes han tenido que torcer su propios brazos para enfrentarla, pasando por encima de principios ideológicos, partidistas y políticos.  Se puede. Hay muchos “bienes comunes” irrefutables que surgirán de esta pandemia sobre los que se reclamará: la salud, la alimentación ( empleo, ingreso), la educación.  Nunca habrá sido el mundo tan transparente como después de esta pandemia, donde quedarán a la vista todos los desnudos.

Esto es mas grande que el impacto de la II guerra mundial del cual surgió Naciones Unidas, y muchos organismos multilaterales para regir el mundo de entonces. Hoy el mundo se agrandó y hay mucho mas que regir. Habrán mas controles en el futuro, de capitales, de movimiento, de salud. Si el 9/11 en EUU nos llevo a la tragedia de los controles de seguridad, esta pandemia nos llevara a las los controles de salud, donde probablemente no dejen subirse a un avión a alguien muy resfriado. ¿Volarán solo los sanos, sin síntomas de ninguna especie? ¿Necesitaremos horas y horas previas para volar dos horas?

Hay quienes dicen que el neoliberalismo murió, y que el capitalismo también, lo que es una tremenda pamplina, porque no se conoce otra cosa que el capitalismo. Pero el capitalismo salvaje es si ya murió en el momento que los estados pidieron plata prestada para salir al rescate de las industrias.

No nos quedemos con los titulares, este es el inicio de una nueva civilización mundial donde las prioridaes de la población cambiarán. La modernidad como la entendemos cambiará. Habrá una industria de la alimentación mas sofisticada, mas saludable, la extinción de las comidas que hacen mal a la salud. Un mercado de la vestimenta global, con apertura a mercados distintos, donde bajará el precio de la ropa de manera significativa si entra China e India a competir mundialmente. Un mercado publicitario informativo inclusivo y cercano, con un mensaje valórico mas que emocional.  El mundo de la pos pandemia estará centrado para empezar en valores, el valor de la vida, el valor del tiempo, el valor de los seres queridos, lo que hemos estado en riesgo de perder.

El resto pasa a segundo plano

Se caerá las máscaras como diría Octavio Paz y valoraremos aquellos que podamos ver en su totalidad, no parcialmente.

La política quizá tendrá el mayor de los cambios. La renovación de elites que se producirá en elecciones sucesivas será memorable. Los valores del pasado quedarán obsoletos en política.  La supervivencia será primordial, la del medio ambiente, ese que con meros dos meses de retiro del ser humano vuelve a revivir con celeridad, la del aire que respiramos, el agua que bebemos. La tecnología que nos sirve para mejor calidad de vida, para producir mas certezas. Tecnología de auto cuidado de salud, tecnología que nos regale tiempo con nuestros seres queridos. El futuro será para las personas, no para las cosas. Ellas tomaran el lugar primordial de la agenda, lo que el mundo produzca será para ellas. Al revés de como es ahora, donde las personas viven para las cosas. Ahora se vivirá para las personas.

Es muy posible que las generaciones de relevo que se vayan reeligiendo no lo hagan brillantemente y sean a su vez reemplazadas. Las cosas se pueden poner peor antes que se pongan bien. Dependerá de nosotros. Esos son los “monstruos” que suceden cuando una época no termina de acabar y la otra no termina de llegar.

Salir, por tanto de la pandemia, requiere mas de un académico, mas de un estudio, mas de una disciplina, mas de una persona, mas de un liderazgo.

Una primera etapa, el inicio de la salida que dice relación con la velocidad de propagación del virus es obvio que ahí mandan los mecanismos necesarios para disminuir la tasa de propagación. Hasta ahora parece ser que esta tiene que ser menor a uno para funcionar. Esa etapa está dominada por la ciencia médica, pero también por antropólogos, sociólogos, cientistas políticos. Es la re-organización de la sociedad de una manera distinta. No tiene nada de “normalidad”, es precisamente “anormal”. Viviremos con la espada del virus sobre nuestras cabezas  hasta que se encuentre la vacuna. Será el “tiempo del coronavirus”. La comunicación política confusa del gobierno chileno no ayuda en esta perspectiva.

Como interactuamos, cuanto nos exponemos en esta etapa también es una opción personal, nadie obliga salir a comprar. La mitad de las cosas que se compran lo mas probable es que si no las compras no pasa mucho. Hay estudios que ya dicen que muchos mas ahorrarán para tener un colchón en el futuro, personas que nunca habían ahorrado. Habrá menos gasto en cosas superfluas. El mercado del Super lujo cambiará. Será en el futuro un catalogo de opciones donde las personas que pueden pagar mandan a hacer productos exclusivos hechos a medida. El mundo estará mucho mas accesible a todos vía pedidos por internet.

Se podrá comprar los rollos de algodón directo del mercado en el Cairo, y la seda en Prato, Italia, y la cerámica directo desde Parma y Modena o las alfombras de palma desde Kerala, por una fracción del precio actual. Se acabarán muchos intermediarios usureros y bajaran los precios de productos masivos. Las artesanas del sur podrán vender sus increíbles mantas de lana a precios de lujo en la web como articulo de super lujo en el mercado europeo. Las alfombras rituales hechas a mano competirán con las persas y serán aún mas caras, porque hay tan pocas.Aumentará el transporte de cosas físicas gracias a internet.Eso es lo que están haciendo los chinos con su ruta de la seda, un tren que acorta la distancia de 40 a 8 días entre  Shangai y Rotterdam. El tren será el gran transporte de los bienes entre Europa y Asia que se unirán como un territorio accesible.

Los mercados serán (son) meros intermediarios con catálogos de productos de otras partes del mundo. Existirán los Worldshop mundiales. Unos señores que compran por uno en el mercado mundial. El lujo consistirá en tener un shopper personal. “ by appointment”. Mientras el rico dirá “búscame XX”, el pobre buscará hasta encontrar lo que puede pagar. El rico se hará llegar las cosas por avión, el no rico por superficie. Habrán mas barcos que nunca transportando mercancía. Ya le saldrá competencia a Amazon y Alibaba. El mercado será una nube, como la plaza de Mileto. Tendrán que establecer mecanismos tipo “Schengen” para valores y productos.

Si los niños de Talagante pueden acceder a internet, eso sucederá a la velocidad del rayo, no en cinco semanas, o doce como el peak de la pandemia, pero de aquí a un par de años miraremos para atrás al mundo “viejo”.

La racionalidad de la generación que viene no se la imagina nadie. Esos niños saben que el mundo les dará las oportunidades, no solo lo que esta en el territorio chileno.

Uno de cada tres empleos ocupados por mujeres han sido declarados esenciales para la en la lucha contra  la pandemia, mayoritariamente no de raza blanca. Lo menos importante de ayer es lo mas importante hoy. Las mujeres Jefas de estado han brillado por su liderazgo, empezando por Angela Merkel que dijo en su primer discurso al inicio de la pandemia. “se acabó el mundo como lo conocemos”. Visionaria. ( y eso que no hemos hablado de la velocidad de cambio, eso lo dijo hace apenas 5 semanas). El rol de las mujeres acelerará la igualdad de género. Los Jefes de estado autoritarios, autoreferentes, populistas, son todos varones, han hecho un papel deplorable  y quedarán en el lado oscuro de la historia.

A estas alturas de la lectura ya habrán notado una omisión explícita: el rol de la oposición política en Chile. Es difícil decir algo sobre ella, porque sus acciones no han tenido significancia. La política es “acción” con consecuencia, dice Arendt, la que “desata una cadena de acontecimientos”. ¿Cuales son los acontecimientos que ha desatado la oposición chilena? Cuando existan los podremos analizar. La pandemia, como decía mas arriba, ha obligado a los actores a abandonar sus posiciones ideológicas y auto inflingirse una torcida de brazos. La derecha chilena abrazó el keynesianismo (¿transitoriamente?). ¿Qué ha hecho la izquierda?

Entonces en que consiste la segunda etapa de salida de la pandemia, después que los médicos se retiren ?  Esa segunda etapa será la construcción de este mundo nuevo, con una civilización mas equilibrada en sus valores, en el valor de las cosas, con un mercado mundial de productos con mayor transparencia, que hará mas accesible los bienes a todos.  Una modernidad nueva,  una  nueva relación del hombre con las cosas. Nada cambiará mas que la demanda. Y ya sabemos que la demanda es la que hace girar el mundo, no la oferta. El colapso del mercado de petróleo nos acaba de confirmar eso. Somos nosotros los seres humanos los que tenemos el sartén por el mango.

Es en ese contexto que no calza la política chilena, no calza para nada, cuando la máxima innovación es parar una ley para que la gente pueda retirar un monto de su pensión para las emergencias de la pandemia.

Donde están los que están pensando, diseñando la modernización del estado, el rediseño de la burocracia para que los pobres no tengan que hacer cola nunca mas. La eliminación de los notarios que requieren de actos presenciales. Certificados digitales etc., etc., etc. Los países que piensen en eso antes, serán ricos antes. ¿El diseño de las garantías sociales con un nuevo pacto social?

Los países que se quedan con los mismos instrumentos del pasado se demorarán mas  su transformación será mas tumultuosa. Porque los niños de Talagante van a correr mucho mas rápido para diseñar esa modernidad nueva para un mundo nuevo. No tienen nada que perder, solo pueden ganar.

Y el capitalismo? Y qué con el capitalismo? este tendrá que adaptarse a las demandas de varios billones de personas que mandaran mas que nunca la tierra, nosotros incluudos. Aprenderemos rápidamente a decir “Namasté” ( bienvenido) en  Indú y ellos aprenderán a decir “chao”. Y el neo neo liberalismo? Como dije las teorías del pasado quedan en el pasado, ya nacieron los economistas que miran el futuro con personas, como los últimos premios nobeles. Ya hay premios nobel de economía que son sicólogos…. Piketty ya lo dice en su nuevo libro Capital e Ideología: “el progreso… puede hacerse añicos”.

El aumento de las desigualdades desde 1980 es lo mas preocupante que denuncia Piketty. Habermas también lo denuncia en su nuevo libro sobre la historia de la filosofía ¿“ para que le sirve al hombre “ésta” modernidad”.? Esto ya esta sucediendo.

Eso es salir de la pandemia, si le quieren contar otra historia, mire a su alrededor, entre  a la web y mire lo que hacen otros. NO deje que le cuenten que el problema es la apertura de los Malls, ni la vuelta a clases. Mire el mundo y tenga el cielo como su meta, porque estamos en un inicio de algo maravilloso que consiste en ser testigos del nacimiento de una nueva época. Ud manda, no las cosas, no los Malls, no las salas de clases, su hijo necesita poder soñar, luego necesita tener la oportunidad para concretar ese sueño. Invierta el orden de las cosas , no persiga el cartón, invente el cartón. El ser humano después de esta pandemia buscara mas que nunca la realización maravillosa de su propia existencia, con la misma ineslaticidad con que se ha quedado en casa, para poder seguir viviendo.

Preocúpese solo de eso, lo otro no es relevante.

Y asegurémonos como especie nunca mas tener que dejar de vivir para poder seguir viviendo, para eso tenemos que ser nosotros, las personas, el centro del mundo, no las cosas. Esa es la consigna que nos permitirá enfrentar las pestes del futuro.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV