sábado, 16 de enero de 2021 Actualizado a las 01:44

OPINIÓN

Autor Imagen

¿Conoce usted a Katalin Karikó?

por 11 enero, 2021

¿Conoce usted a Katalin Karikó?

Crédito: Reuters

Una mujer húngara, criada en una casa de una habitación carente de agua potable y refrigerador, en Szolnock, en las afueras de Budapest. Era hija de un carnicero y se doctoró en la Universidad de Zeged y emigró de la Hungría comunista apenas tuvo la ocasión. Sus investigaciones en materia de desarrollo de inmunidad a partir del uso de ARNm (Ácido Ribonucleico Mensajero) son la base para la vacuna contra el COVID. Gracias a las ciencias, y a la convicción y a la perseverancia de esta formidable mujer, la humanidad ha dado otro salto tecnológico de la mayor trascendencia.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Valentina Tereshkova se convirtió en la primera mujer en ir al espacio el 16 de junio de 1963, cuando tripuló la nave soviética Vostok 6. Fue seleccionada de entre 400 aspirantes y 5 finalistas. Fue y volvió y pudo contemplar desde el espacio nuestro planeta azul, el mismo que se inhabilita para la vida humana en la película de George Clooney en Netflix que, a diferencia de la opinión de los especialistas, me pareció una muy buena película. What else!

Cuando pequeñas, mis queridas compañeras de curso, las mellizas Zemelman, hijas de don Raúl Zemelman, microbiólogo de la Universidad de Concepción, recibieron la vacuna contra la poliomielitis, al igual que todos los hijos pequeños del equipo científico que participaba en el desarrollo de la vacuna en Estados Unidos, la que se autorizó en 1962. Claudia y Paula fueron nuestras Tereshkovas de la época. Por lo pronto se libraron de la poliomielitis y se transformaron en destacadas profesionales de la salud.

Katalin Karikó migró, buena noticia, y pudo perseverar –y aquí sí que la perseverancia importa– en asuntos relativos al desarrollo de inmunidad a partir del uso de ARNm –Ácido Ribonucleico Mensajero–. Tal perseverancia le permitió continuar pensando en ello a pesar de las dificultades que encontró para sortear el riesgo financiero de sus investigaciones. Hasta que, ¡oh, el destino!, se topó con Drew Weissman y desarrollaron un producto cuyos derechos vendieron a ModeRNA, los que a su vez vendieron varias de las patentes a BioNTech para el desarrollo de vacunas contra el cáncer y, más tarde, para el desarrollo de vacunas anti-SARS-CoV-2. Y henos aquí.

Pero ¿conoce usted a Katalin Karikó? Una mujer húngara, criada en una casa de una habitación carente de agua potable y refrigerador, en Szolnock, en las afueras de Budapest. Era hija de un carnicero, familiarizada con las vísceras de los animales producto del trabajo de su padre. Se doctoró en la Universidad de Zeged y emigró de la Hungría comunista apenas tuvo la ocasión. Yo estuve por esos lares en la década de los 90 y todavía era perceptible el peso de la cortina de hierro, producto de lo cual no tengo registros de la hermosura de Budapest y del Danubio, sino más bien los tengo de una serie de “malas ondas” que nos tocó vivir durante nuestra estadía en el lugar. Así es que ¡bien hecho!, digo, cuando Katalin decide emigrar en busca de futuro.

El otro húngaro que conozco es a don Juan Szerecz, artífice de las hamburguesas “Rich”, famosas en Concepción desde el año 1975, cuando se instaló por primera vez en la Galería O’Higgins. ¡Magníficas las hamburguesas de este zíngaro!

Katalin Karikó migró, buena noticia, y pudo perseverar –y aquí sí que la perseverancia importa– en asuntos relativos al desarrollo de inmunidad a partir del uso de ARNm –Ácido Ribonucleico Mensajero–. Tal perseverancia le permitió continuar pensando en ello a pesar de las dificultades que encontró para sortear el riesgo financiero de sus investigaciones. Hasta que ¡oh, el destino!, se topó con Drew Weissman y desarrollaron un producto cuyos derechos vendieron a ModeRNA, los que a su vez vendieron varias de las patentes a BioNTech para el desarrollo de vacunas contra el cáncer y, más tarde, para el desarrollo de vacunas anti-SARS-CoV-2. Y henos aquí.

Nos dice Katalin que Estados Unidos y la Unión Europea dieron dinero de sus contribuyentes a diferentes compañías para acelerar el desarrollo de la vacuna, asumiendo el riesgo de que el resultado no fuera bueno y el dinero se perdiera. Es decir, tomaron el riesgo y con esa decisión acortaron el plazo para tener un producto que finalmente resultó ser eficaz para la humanidad. Es decir, valió la pena. Piensen no más en el dinero que gasta la industria farmacéutica para desarrollar nuevos productos, generando líneas de investigación cuya inmensa mayoría no llega a puerto, pero en ese caso es dinero privado que pagamos después en los precios durante los períodos que duran las patentes.

También nos dice Katalin que la vacuna ARNm es más eficaz y segura que aquellas que contienen virus atenuados o inactivados y que el desarrollo de una futura vacuna ARNm frente a problemas del mismo tipo que se presenten será mucho más rápido, dada la experiencia que adquirieron las compañías en la producción. Es decir, gracias a las ciencias, la humanidad ha dado otro salto tecnológico de la mayor trascendencia. Y gracias a la convicción y a la perseverancia de esta formidable mujer.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director

Espiral de violencia

Envíada por Valentina Terra Polanco, Observatorio Niñez y Adolescencia | 16 enero, 2021

Cartas al Director

Noticias del día

TV