sábado, 23 de marzo de 2019 Actualizado a las 09:59

MUNDO

Rotura de represa minera en Brasil: ¿quién es el responsable de la tragedia?

por 28 enero, 2019

DW
Rotura de represa minera en Brasil: ¿quién es el responsable de la tragedia?
Las posibilidades de encontrar sobrevivientes en las masas de lodo disminuyen. Mientras tanto, la pregunta que está en el aire ahora es si se estaba trabajando en la presa de residuos en el momento del accidente.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

11,3 millones de metros cúbicos de agua y lodo se llevaron por el camino las vidas de, como mínimo, 34 personas. Más de 300 siguen desaparecidas. Las consecuencias para el medio ambiente son aún impredecibles. La gente de los alrededores del suceso en Brumadinho, en el estado de Minas Gerais, está indignada: “El problema con [la empresa] Vale en nuestra región es la explotación excesiva. No hay ningún tipo de control”, dice una de las personas que se acercaron a Casa Branca, cerca del lugar siniestrado, para protestar por lo sucedido. Exigen que Vale abandone la zona.

Más 300 desaparecidos en el lodo

Mientras unos protestan, los otros desconocen la suerte de sus seres queridos: hay más de 300 personas desaparecidas. “Poco antes de oír las primeras noticias sobre este siniestro, estuvimos en contacto. Desde entonces, no sé nada más de él”, explica un hombre que busca a su hermano, técnico de Vale y de servicio en el momento en que sucedió la tragedia.

Una mujer espera noticias sobre su marido: “¡Estamos desamparados!”, explica. Su esposo trabaja en una oficina junto a la cantina de la empresa, que quedó completamente destruida por las masas de lodo.

¿Qué hay tras las licencias?

Mientras continúan las labores de búsqueda y rescate, hay cada vez más gente que exige que se asuma la responsabilidad de lo sucedido. El debate gira en torno a una licencia que la empresa Vale obtuvo a principios de diciembre del 2018. Esta permite que dicha compañía minera amplíe sus actividades mineras en Brumadinho.

Maria Teresa de Freitas Corujo es asesora de la Comisión de Minería del estado de Minas Gerais. Ella estuvo en contra de la concesión de dicho permiso: “Vale ejerció mucha presión en una sol sesión de la Comisión Minera para conseguir todas las licencias que necesitaba”, aclara Fretias Corujo.

Aparentemente, la compañía obtuvo luz verde para extraer ciertas sustancias como, por ejemplo, hierro del estanque de residuos que colapsó. Se desconoce si en el momento del accidente se llevaron a cabo ciertas labores de extracción; la empresa Vale no ha respondido aún a DW al respecto.

Freitas Corujo cree que solo hay dos posibilidades, ya que ese día ni llovió ni hubo deslizamientos de tierra: “O Vale mintió cuando aseguró que la presa era segura o se había comenzado con la extracción de las sustancias y se cometió entonces un error”.

En septiembre del 2018, la represa fue inspeccionada por la empresa de certificación alemana TÜV Süd. No se detectaron ni anomalías ni daños, confirmó un portavoz de la compañía alemana. TÜV Süd apoyará las investigaciones y proporcionará todos los documentos necesarios.

No es el primer accidente de este tipo

Hace tres años, Vale también acaparó la atención mediática debido a un desastre similar. En una mina de hierro en Mariana se rompió una presa. En esa ocasión fallecieron 19 personas y el río Doce fue contaminado a lo largo de 650 kilómetros.

Andrea Zhouri, investigadora en la Universidad Pública de Minas Gerais (UFMG), analiza el impacto medioambiental de las minas. Apenas un mes después del colapso de la represa en Mariana, el estado de Minas Gerais aprobó una ley que cambió todas las estructuras para la concesión de licencias con perspectivas medioambientales. Sin embargo, “la concesión de licencias fue aún más simple. Se decidió con rapidez, sin estudio previo de viabilidad u otras evidencias científicas, y sin haber debatido el tema”, critica Zhouri.

Uno de los cambios en dicha ley fue la creación de la llamada Supervisión de Proyectos Prioritarios (Suppri). Para Klemens Laschefski, investigador alemán y profesor de la UFMG, el órgano fue creado con el único objetivo de presionar al Consejo Estatal de Política Ambiental de Minas para aprobar proyectos que el gobernador considera prioritarios. “Son generalmente las empresas que financiaron las campañas electorales las que están detrás de esos pedidos; las obras se aprueban a partir de los intereses de las mineras”, opinó.

 

DW

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV