Coronavirus: qué hay detrás de los cambios en la forma de contar los casos confirmados en China - El Mostrador

viernes, 30 de octubre de 2020 Actualizado a las 20:25

MUNDO

Coronavirus: qué hay detrás de los cambios en la forma de contar los casos confirmados en China

por 22 febrero, 2020

BBC Mundo
Coronavirus: qué hay detrás de los cambios en la forma de contar los casos confirmados en China
Las autoridades chinas reconocieron por primera vez este viernes que sus métodos para confirmar y reportar el número de infectados generaron confusión y desconfianza, y prometieron compartir la información de forma más eficiente y más abierta.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El jueves, las autoridades de la provincia china de Hubei reportaron que el día anterior solo se habían registrado 349 nuevos casos de coronavirus.

Esta cifra es mucho menor si la comparamos con los nuevos casos registrados en días previos, en los que el conteo rondaba los 1.700.

Las autoridades no ofrecieron una explicación oficial de esta disminución.

Pero esta se produjo después de que las autoridades sanitarias publicaran nuevos lineamientos para determinar nuevos casos de este virus que se originó posiblemente en un mercado de pescado en la ciudad de Wuhan, y que ha dejado ya 76.727 infectados y 2.247 muertos.

Estas nuevas directrices establecen que, para confirmar un caso en Hubei, se requiere una prueba de laboratorio que compruebe la presencia del virus.

Es decir, la provincia volvió utilizar una definición previa y así unificó su criterio con el que se aplica en el resto del país.

Se trata del tercer cambio en una semana en Hubei, y del sexto a nivel nacional desde el 15 de enero.

Las autoridades chinas reconocieron por primera vez este viernes que sus métodos para confirmar y reportar el número de infectados generaron confusión y desconfianza, y prometieron compartir la información de forma más eficiente y más abierta.

Aún así, muchos epidemiólogos señalan que estos cambios e inconsistencias constantes en los criterios para definir quién tiene coronavirus y quién no crean confusión en el público y entre los expertos en salud, y hacen más difícil el seguimiento de la trayectoria del brote.

Hay quienes incluso sospechan que ésta podría ser una estrategia de China para demostrar que está conteniendo exitosamente la propagación del coronavirus y que el pronóstico no es tan sombrío como se pensaba.

"Tengo muchas sospechas de todo lo que están diciendo", le dijo Ralph Baric, experto en coronavirus de la Universidad de Carolina del Norte, en Estados Unidos, al medio Statnews.

¿Pero son realmente estos cambios de criterio algo tan fuera de lo común? ¿Y qué razón tendría China para hacerlos?

Cambio de criterio

Para responder a esta pregunta, empecemos por explicar en detalle cuáles fueron los cambios más importantes que hicieron variar significativamente las cifras.

"En el comienzo del brote, se contaban los casos que se confirmaban por una prueba de laboratorio", le explica a BBC Mundo Benjamin Cowling, profesor of epidemiología de la Universidad de Hong Kong, en referencia al análisis de ácido nucleico que se hace tomando muestras recogidas con hisopos en las vías respiratorias

Y, para que el caso fuera confirmado por el test, debía cumplir con una serie de condiciones.

"Primero tenía que estar vinculado a otros casos, o cumplir con una serie de requisitos clínicos, incluidos el de tener neumonía", dice Cowling.

Después se cambió la definición y la confirmación de laboratorio dejó de ser necesaria: un caso se determinaba por la vía clínica. Es decir, mediante una tomografía computarizada.

"La lógica detrás de esto es que es muy posible que los pacientes internados hayan contraído el coronavirus, y por ello no hace falta confirmarlo con una prueba de laboratorio, ya que esto no cambiaría el manejo clínico del caso", señala Cowling.

Además, tampoco había tanta disponibilidad de kits para hacer el examen, ni de técnicos y máquinas para analizar los resultados.

"Por eso creo que el motivo por el que se enfocaron en el diagnóstico clínico a principios de esta semana pudo haber sido para liberar la capacidad de los laboratorios, en momentos en que las autoridades sanitarias de Wuhan iniciaron una nueva estrategia que consiste en ir de puerta en puerta a tomar la temperatura de la gente y hacerle la prueba a aquellos que tienen fiebre", argumenta el epidemiólogo.

Este cambio de estrategia —que busca detectar casos en la comunidad a fin de aislarlos y tratarlos— tiene como objetivo romper la cadena de transmisión lo más rápido posible.

Para Cowling, este cambio de definición pudo haber sido propiciado por el cambio de foco hacia la comunidad. No cree que esto responda a una intención de manipular la información.

"No lo sé, pero no creo que los cambios tengan que ver con una manipulación, porque entiendo la lógica de cambiar la definición de casos confirmados en Hubei", explica Cowling.

El cambio más reciente, volvió a instaurar el requisito de una prueba de laboratorio.

Según las autoridades sanitarias chinas, el cambio se debe a que han mejorado su capacidad de hacer estos exámenes.

Cambios usuales

Por otro lado, cambiar los criterios para definir quién está infectado es algo común en los brotes.

"Cuando uno está evaluando el número de casos, la definición va cambiando porque a veces quieres aumentar la sensibilidad a la enfermedad, y otras quieres aumentar la especificidad", le dice a BBC Mundo Carlos del Río, profesor de Medicina de la división de enfermedades infecciosas de la Escuela de Medicina de la Universidad Emory, en EE.UU.

"En todas las epidemias, a lo largo de la historia, se ha ido cambiando la definición de los casos".

Asimismo, explica Cowling, "las primeras definiciones de caso por lo general no son correctas, porque se hacen con información limitada de los casos más tempranos".

Por ejemplo, las primeras definiciones de caso incluían a pacientes con neumonía viral que habían visitado el mercado de pescado en Wuhan. Más tarde se amplió cuando se reconoció que alguna gente no se había infectado en el mercado.

"También se la cambió cuando se quiso expandir el rango para incluir infecciones más leves, porque ahora se sabe que una proporción significativa de gente infectada con el nuevo coronavirus no tiene neumonía", señala el epidemiólogo.

No obstante, Cowling reconoce que los cambios pueden ser frustrantes y que sería de "gran ayuda tener consistencia (de la definición de caso) en todo el país", para entender mejor el comportamiento del brote.

Del Río tampoco piensa que los cambios respondan a un intento de manipulación y cree que, aunque en principio dificulten la investigación, "la van haciendo más fácil porque la definición se va volviendo más exacta, y eso nos da una mejor idea de qué está ocurriendo".

"Tampoco se trata de un partido de fútbol donde hay que ver el marcador cada cinco minutos. Lo que importa no es lo que cambia día a día, sino las tendencias".

Entonces, ¿cuál es la mejor manera de contar los casos para contener las crisis de la mejor manera posible, a la vez que estudiar sin interferencias cómo se desarrolla?

Cómo contar mejor

En líneas generales, Cowling cree que puede ser útil seleccionar algunos hospitales en la ciudad en que se produzca un brote, y hacerle una prueba a todos sus pacientes.

Mientras que, en el resto de los hospitales, se puede seleccionar solo a un cierto número de pacientes.

La información recabada en el hospital donde se les hizo una prueba a todos, "puede servir para hacer un rastreo más sistemático en el tiempo para seguir el curso de la epidemia, y no como en China, donde la prueba de laboratorio está motivada por una sospecha clínica".

Esto, concluye Cowling, permitiría "evitar una situación en la que no sabemos si las cifras suben o bajan, o por qué los números cambian".

BBC Mundo

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV