viernes, 22 de octubre de 2021 Actualizado a las 17:17

BRAGA

Tobore Ovuorie: la periodista nigeriana que se hizo pasar por trabajadora sexual para investigar a criminales

por 3 mayo, 2021

DW
Tobore Ovuorie: la periodista nigeriana que se hizo pasar por trabajadora sexual para investigar a criminales

Crédito: DW

A través de sus reportajes, descubrió siniestras maniobras de bandas criminales dedicadas a la prostitución, la trata de personas y el tráfico de órganos. La Deutsche Welle le concedió a Ovuorie su Premio a la Libertad de Expresión de este año.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Tobore Ovuorie se quedó helada de miedo. La sangre cubría su ropa, a su alrededor yacían dos cuerpos con las cabezas cortadas. Los gritos resonaron en el oscuro campamento. Las jóvenes que la rodeaban huyeron en la noche. Finalmente, perdió el conocimiento.

Ovuorie todavía llora y tiembla cuando recuerda aquella noche. Incluso hoy, siete años después. Durante meses, la periodista, que entonces tenía 33 años, había realizado una investigación encubierta sobre la trata de personas y la prostitución forzada en Nigeria. A través de sus reportajes, descubrió siniestras maniobras de bandas criminales dedicadas a la prostitución, la trata de personas y el tráfico de órganos.

"Vivir la historia uno mismo”

Unas semanas antes de que comenzara la investigación, un editor había pedido a Ovuorie que informara sobre la trata de mujeres en Nigeria. Para ello, debía hablar con las víctimas. Ovuorie se ríe cuando recuerda la conversación y chasquea la lengua con desaprobación: "Ellas no se escriben en la frente '¡Oye! Estoy a punto de ser traficada", dice a DW.

Para ella, estaba claro: "Teníamos que pasar por esto nosotros mismos. De lo contrario, la historia carece de sentido". Ovuorie da fuertes palmadas con cada palabra para dar énfasis a sus palabras. No hay lugar para el titubeo en su trabajo.

Su valentía impresiona a muchos, incluida la Deutsche Welle, que concede a Ovuorie su Premio a la Libertad de Expresión de este año.

"Cuando alguien se pone en semejante peligro para conocer la verdad, eso es digno de todo respeto", dice el director de DW, Peter Limbourg. "Es importante que fortalezcamos al ganador del premio personalmente, y que fortalezcamos el periodismo en África en su conjunto".

Video vía Twitter: @dw_espanol

Mujeres de Nigeria

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) calcula que el 80 por ciento de todas las niñas y mujeres que llegan a Europa desde Nigeria son víctimas potenciales de la trata de personas y la prostitución forzada. La mejor amiga de Ovuorie era una de ellas. Murió de VIH/SIDA después de ser traficada a Italia.

A través de su investigación, Ovuorie estudió el destino de su amiga y de muchas otras mujeres. Ha trazado las historias personales de miles de víctimas que son llevadas de Nigeria a Italia cada año.

Con la ayuda de sus colegas del periódico nigeriano Premium Times, se sumergió en un mundo ajeno durante siete meses: asumió una identidad diferente, cambió su ropa, su peinado, su maquillaje e incluso su forma de hablar. Se hizo pasar por prostituta y fue acogida por un proxeneta.

Peter Limbourg

El director general de DW, Peter Limbourg, quiere apoyar a los periodistas africanos.

La investigación en el mundo de la criminalidad dejó huellas en su propio cuerpo. Le cortaron el pelo, la golpearon, la maltrataron, la hospitalizaron y se salvó por poco de la muerte.

Al cabo de unos meses, Ovuorie recibió luz verde de su proxeneta: iba a ser traficada a Italia. Un autobús la llevó al país vecino de Benín con un grupo de mujeres jóvenes. En el camino, Ovuorie tuvo que presenciar cómo decapitaron a dos compañeras. Sus órganos iban a ser vendidos en el mercado negro. En Benín, logró escapar con la ayuda de otra mujer.

Contra todos los prejuicios

Ya durante su infancia en Lagos, la metrópoli comercial de Nigeria, Tobore Ovuorie sabía que quería ser periodista, incluso antes de ir a la escuela. Todas las semanas enviaba historias y poemas escritos a mano a los periódicos nigerianos. Siempre cuando los editores rechazaban sus textos, ella los seguía enviando, sin dejarse intimidar en absoluto.

Cuando estaba en la escuela superior, la madre de una compañera fue acusada de haber asesinado a su marido por brujería. Tobore protestó, sin éxito. "Todo el mundo me decía: 'eres una chica, tienes que callarte, hablas demasiado'. Sentí ira y rabia. No quería encajar", dice en entrevista con DW.

El Premio a la Libertad de Expresión se entrega desde 2015

El Premio a la Libertad de Expresión se entrega desde 2015.

Se encerró en su habitación y apuntó cada detalle de su historia. Cuando su padre encontró las notas en un cajón, la animó a luchar contra la injusticia con la pluma.

Ovuorie lo hizo. "He decidido hacer esto el resto de mi vida: defender con el poder de la palabra escrita a los que no tienen voz".

Pero primero, como joven reportera, tuvo que disipar los prejuicios contra las mujeres en el panorama mediático nigeriano. "Las mujeres cubrían la familia, la moda y el entretenimiento. Las historias más serias eran para los hombres".

La lucha continúa

Muchas de las heridas infligidas a Tobore Ovuorie mientras investigaba sobre la mafia nigeriana no se han curado del todo hasta el día de hoy. Lucha contra la depresión y el trastorno de estrés postraumático (TEPT).

Su colega periodista ghanés Anas Aremeyaw Anas la admira por no rendirse a pesar de ello.

"En cierto momento de su carrera, pensamos que podría ser el final de su vida laboral. Pero ella volvió. La injusticia que ve en la sociedad la impulsa. Quiere asegurarse de que los grupos más débiles, las mujeres y los niños, reciban justicia", dice a DW.

Incluso después de su investigación sobre la prostitución forzada, Tobore Ovuorie se dedica a temas difíciles: informó sobre las víctimas de la trata de personas en Libia y la estigmatización de los niños nigerianos seropositivos. Actualmente está investigando si el personal de la embajada está implicado en el tráfico de personas.

Cuando se le pregunta si se arrepiente de haber puesto su vida en peligro para sus investigaciones, no duda ni un segundo: "En absoluto. Han hecho que la gente piense de una manera diferente. Puedo ir a la cama y dormir tranquilamente. Para mí, eso significa tener una vida con sentido".

DW

Más información sobre El Mostrador

Braga Multimedia

 Ver más

Noticias

Noticias del día