sábado, 23 de octubre de 2021 Actualizado a las 06:47

CULTURA

Cultura - El Mostrador

“Pandora Papers”: Museo Metropolitano de Arte de Nueva York y Museo Británico tienen obras de traficante de obras

por 12 octubre, 2021

“Pandora Papers”: Museo Metropolitano de Arte de Nueva York y Museo Británico tienen obras de traficante de obras

Créditos Imagen: Pixabay

Según reveló el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), el británico Douglas Latchford, quien murió en 2020 antes de su juicio por tráfico de tesoros antiguos del patrimonio de Camboya, creó dos fideicomisos e paraísos fiscales para ocultar piezas saqueadas y dinero ilícito del negocio de las esculturas y figuras.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Los “Pandora Papers” no solo revelaron que empresarios y políticos tienen negocios en paraísos fiscales, sino que también personas ligadas al mundo del arte, entre ellos el británico Douglas Latchford, un comerciante de arte que murió antes de su juicio por tráfico de tesoros antiguos del patrimonio de Camboya.

Según lo señala una publicación realizada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), Latchford creó antes de su muerte y junto a su familia dos fideicomisos en paraísos fiscales para ocultar piezas saqueadas y dinero ilícito producto de sus negocios.

Dentro de la investigación realizada por ICIJ destacan que el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York y el Museo Británico de Londres tienen entre sus colecciones piezas vendidas por Douglas Latchford. Es más, dentro de las fichas técnicas disponibles en los sitios web de los museos se indican que los objetos fueron un “regalo” o “donación” del traficante de arte.

¿Qué pasó con el dinero y tesoros saqueados?

Los investigadores a cargo de la publicación Delphine Reuter, Malia Politzer, Peter Whoriskey y Spencer Woodman recalcaron en relación al jucio iniciado en 2019 en Estados Unidos contra Douglas Latchford que“parecía por fin que cientos de artículos robados que había comercializado podrían ser identificados y devueltos: los fiscales exigieron la confiscación de ‘todas y cada una de las propiedades’ derivadas de su comercio ilícito durante cuatro décadas. Pero Latchford, de 88 años, falleció antes del juicio, dejando sin resolver una pregunta tentadora: ¿Qué pasó con el dinero y tesoros saqueados?”

Según los datos revisados por los periodistas de ICIJ se encontraron “compañías y fideicomisos offshore secretos que Latch-ford y su familia controlaban (…) tres meses después de que los investigadores estadunidenses comenzaran a vincular al mercader con los artefactos saqueados, él y sus parientes establecieron el primero de dos fideicomisos, que lleva nombres de dioses hindúes: Skanda y Siva, en la isla de Jersey, un refugio secreto en las Islas del Canal entre Inglaterra y Francia. El Skanda Trust tenía la colección de antigüedades de Latchford: entre sus tesoros se encontraban bronces de Buda, Lokeshvara y otras figuras religiosas. Una de las reliquias era un Buda Naga saqueado, valorado en 1.5 millones de dólares. Los activos de Latchford en Skanda Trust fueron luego transferidos a Siva Trust”, detalla la publicación.

Además añaden “si bien algunos museos han devuelto varias piezas vinculadas a Latchford en años recientes, al menos 27 de esos artículos permanecen en colecciones destacadas”.

Reliquias robadas en manos de grandes museos

El Museo Metropolitano de Arte de Nueva York posee al menos 12 reliquias que pertenecieron o negociadas por Douglas Latchford. Adicionalmente, 15 forman parte de las colecciones del Museo Británico de Londres, la Galería Nacioal de Australia, el Museo de Arte de Denver y el Museo de Arte de Cleveland.

“Estos y otros museos albergan 16 reliquias adicionales que fueron vendidas por un asociado de Latchford que, según los fiscales, traficaba con bienes robados. Ninguno de los museos proporcionó registros que demuestren que las piezas se exportaron con la aprobación del gobierno camboyano. En algunos casos confirmaron no tener dicha documentación”, detalla la publicación.

El ministro de Cultura y Bellas Artes de Camboya, Phoeurng Sackona, declaró al ICIJ que no declinarán su pretensión de que su legado les sea devuelto, pues esos objetos “no son sólo decoraciones, sino que tienen espíritu y se consideran ‘vidas’. Es difícil cuantificar la pérdida para los templos y nuestro país; perderlos fue como extraviar el espíritu de los antepasados camboyanos”.

Tess Davis, abogada, arqueóloga y directora ejecutiva de Antiquities Coalition, una organización que hace campaña contra el tráfico de bienes culturales, declaró a los periodistas del ICIJ que “los líderes de los museos han tenido tiempo más que suficiente para hacer lo correcto. En cambio, hay un silencio ensordecedor”.

Finalmente, los abogados de la hija del traficante de arte, Julia Latchford y su pareja enviaron cartas a ICIJ donde elle había creído “que la colección de su padre había sido adquirida legalmente”, y que se comprometía a devolver lo que queda en el patrimonio de su padre; cuando heredó la colección donó a Camboya 125 piezas, valoradas en 50 millones de dólares.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV