miércoles, 26 de enero de 2022 Actualizado a las 13:54

MUNDO

La mayor ciudad de Kazajistán sufre enfrentamiento mortal entre policía y manifestantes: decenas de muertos

por 6 enero, 2022

La mayor ciudad de Kazajistán sufre enfrentamiento mortal entre policía y manifestantes: decenas de muertos

Crédito: Reuters

La policía dijo que había matado a docenas de alborotadores en la principal ciudad, Alma Ata. La televisión estatal dijo que habían muerto 13 miembros de las fuerzas de seguridad, entre ellos dos que habían sido decapitados.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Rusia envió paracaidistas a Kazajistán el jueves para sofocar una revuelta en todo el país, después de que la violencia mortal se extendiera por este antiguo Estado soviético fuertemente controlado.

La policía dijo que había matado a docenas de alborotadores en la principal ciudad, Alma Ata. La televisión estatal dijo que habían muerto 13 miembros de las fuerzas de seguridad, entre ellos dos que habían sido decapitados.

Los periodistas de Reuters en Alma Ata dijeron que una residencia presidencial y la oficina del alcalde estaban en llamas. El jueves por la tarde, el aeropuerto de la ciudad, tomado anteriormente por los manifestantes, estaba bajo el firme control de los militares. Las calles estaban llenas de coches quemados.

El jueves por la mañana, varios vehículos blindados de transporte de tropas y decenas de soldados entraron en la plaza principal de Alma Ata, y se oyeron disparos mientras las tropas se acercaban a la multitud, según informaron los corresponsales de Reuters desde el lugar de los hechos.

Más tarde, el jueves, la plaza parecía tranquila, con entre 200 y 300 manifestantes todavía reunidos y sin tropas alrededor.

Se había cortado Internet en todo el país y era imposible confirmar el alcance total de la violencia. Pero los disturbios no tenían precedentes en Kazajistán, gobernado con firmeza desde la época soviética por el líder Nursultan Nazarbayev, de 81 años, que había mantenido las riendas a pesar de haber abandonado la presidencia hace tres años.

Revueltas y protestas

El sucesor de Nazarbayev, el presidente Kassym-Jomart Tokayev, llamó durante la noche a las fuerzas de su aliada Rusia, en el marco de una alianza militar de antiguos Estados soviéticos dirigida por Moscú. Culpó de los disturbios a terroristas entrenados en el extranjero que, según dijo, se habían apoderado de edificios y armas.

"Es un ataque a la integridad del Estado y, sobre todo, a nuestros ciudadanos, que me piden que les ayude urgentemente", dijo.

La secretaría de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva, liderada por Rusia, dijo que las tropas enviadas incluían unidades de Rusia, Bielorrusia, Armenia, Tayikistán y Kirguistán. No reveló el tamaño total de la fuerza.

Los paracaidistas rusos estaban siendo transferidos a Kazajistán y "las unidades avanzadas de su contingente ya han comenzado a cumplir con las tareas asignadas".

Un vídeo no verificado en las redes sociales mostraba a las tropas patrullando las calles neblinosas de Alma Ata durante la noche, disparando armas, así como saqueos generalizados en la ciudad.

La revuelta, que comenzó como una protesta contra la subida del precio del combustible el día de Año Nuevo, se amplió drásticamente el miércoles, cuando los manifestantes asaltaron e incendiaron edificios públicos. Corearon eslóganes contra Nazarbayev y, al menos en un caso, enrollaron cuerdas alrededor de una estatua de bronce suya para intentar derribarla.

Tokayev respondió inicialmente despidiendo a su gabinete, revirtiendo la subida del precio del combustible y distanciándose de su predecesor. También anunció que asumiría un poderoso puesto de seguridad que Nazarbayev había conservado.

Sin embargo, las acciones no parecieron suficientes para apaciguar a las multitudes que acusan a las autoridades de amasar una enorme riqueza en petróleo y minerales mientras la nación de 19 millones de habitantes seguía siendo mayoritariamente pobre.

Nazarbayev abandonó el cargo en 2019 como el último jefe del Partido Comunista de la era soviética que seguía gobernando un antiguo Estado soviético. Pero él y su familia conservaron el control, manteniendo puestos clave de supervisión de las fuerzas de seguridad y del aparato político en Nur-Sultan, la capital construida a propósito que lleva su nombre. No se le ha visto ni oído desde que comenzaron los disturbios.

Tokayev describió a los manifestantes como terroristas con formación extranjera, aunque no aportó pruebas. La televisión estatal mostró el jueves un vídeo no confirmado de un montón de armas en la calle, con gente acercándose y cogiéndolas.

La agencia de noticias TASS citó al Ministerio de Sanidad kazajo diciendo que más de 1.000 personas habían resultado heridas durante las protestas, y que más de 400 de ellas estaban hospitalizadas.

Los países occidentales han hecho un llamamiento a la calma. La vecina China describió los acontecimientos como un asunto interno de Kazajistán y dijo que esperaba que la situación se estabilizara pronto.

Los disturbios comenzaron como protestas contra el aumento del precio del gas licuado de petróleo, un combustible utilizado por los pobres para alimentar sus coches. Pero rápidamente se convirtieron en disturbios antigubernamentales más amplios, alimentando el profundo resentimiento por las tres décadas de Gobierno de Nazarbayev y su sucesor.

Tokayev ordenó que el Gobierno protegiera las embajadas extranjeras y los negocios propiedad de empresas extranjeras. La reputación de estabilidad del país había contribuido a atraer cientos de miles de millones de dólares de inversión extranjera en las industrias del petróleo y los metales.

La televisión estatal dijo que el Banco Nacional de Kazajistán había decidido suspender el trabajo por la seguridad de sus trabajadores.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV