martes, 18 de junio de 2019 Actualizado a las 03:39

Nueva sidra rescata sabores y tradiciones de Chiloé

por 11 marzo, 2019

Nueva sidra rescata sabores y tradiciones de Chiloé

Crédito: Ema García

“Dalca” es el nombre de las primeras embarcaciones chilotas y también de la nueva sidra proveniente de la Península de Rilán, zona de Patrimonio Agrícola Mundial, según la FAO. Bebida que funde los sabores de la tierra con el mar, fue recientemente presentada en Valparaíso en el restaurante Mar de Amores.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Hace más de cien años, comenzaron a crecer manzanas en el borde del mar chileno gracias a los primeros colonos que llegaron a  Chiloé. Hoy, décadas después, estos frutos son rescatados por el arquitecto Juan Carlos García a través de su nuevo emprendiendo: la sidra Dalca.

El espumante lleva el mismo nombre de las primeras embarcaciones chilotas. Se elabora con manzanas provenientes de la Península de Rilán en Chiloé, uno de los “territorios más bellos de Chiloé y uno de los que concentra la riqueza de su cultura, asociada a la agricultura y otras actividades tradicionales”. El lugar incluso es considerado como Patrimonio Agrícola Mundial por la FAO.

Fusión de mar y tierra

“A través de una fusión de las tradiciones locales de producción con nuevas técnicas en su elaboración, logramos generar una sidra de alta calidad y de sabor único. Ahora esperamos llevar la magia chilota a diversos restaurantes y tiendas especializadas del país, a través de un producto natural y exclusivo”, comenta el creador de la bebida.

La aventura partió hace tres años atrás, cuando al buscar alternativas para diversificar la actividad productiva de la isla -basado en sus tradiciones-, García se dio cuenta que los manzanos de la zona crecían al borde del mar, a diferencia de lo que sucede en la zona central de Chile o en otros países productores de sidra como Argentina.

“En regiones como el norte de Francia, productos muy similares a los nuestros, en vez de ser acompañados con vino o cerveza, se degustaban junto a una sidra de manzana. Y así, pensamos en una que tuviera la identidad de Chiloé, un lugar que está muy cerca de mi corazón y que tiene la particularidad de fundir culturalmente la tierra con el mar”, comenta el emprendedor.

Con esa idea en mente, el arquitecto dio impulso a su iniciativa hasta convertirla en un producto que pudiera reflejar y rescatar lo mejor de Chiloé y su cultura.

Manzanas marinas

“Los manzanos de Chiloé se caracterizan por crecer al borde del mar, cuya salinidad le entrega un sabor especial y único a esta sidra, con un burbujeo suave, con acidez y dulzor equilibrado, además de un profundo color dorado”, enfatiza García.

En esta ocasión, se elaboró una producción limitada de sidra, con una combinación de diferentes tipos de manzanas chilotas. Para ello, García y un grupo de agricultores probaron seis tipos de este fruto, escogiendo dos de ellos, que pudieran equilibrar dulzor y acidez.

Enseguida, se realizaron técnicas tradicionales de rallado y extracción del jugo, un procedimiento similar al de la chicha, pero que se diferencia de ella en su etapa final de elaboración: un proceso de fermentación controlada y filtrado, que permiten lograr el gas, dulzor y color que el equipo de trabajo buscaba.

La dalca, embarcación que les permitió a los habitantes originarios desarrollar su vida entre la tierra y el mar, marca el espíritu de esta sidra: “convertirse en un espumante que busca ser el puente que funde el aire marino y la tierra chilota para ofrecer una sidra de sabor único”, explica el arquitecto.

El producto se presentó por primera vez en el restaurant y marisquería Mar de Amores de Cerro Alegre, en Valparaíso, el primer restaurante de mariscos vivos de esa ciudad. La bebida se acompañó con una degustación de ostras, choritos y otros productos marinos.

Se espera que Dalca esté en el mercado nacional a partir del segundo semestre de este año.

Más información sobre El Mostrador