sábado, 18 de enero de 2020 Actualizado a las 18:19

Viajes

Los beneficios que traerá el plan de modernización de aeropuertos

por 1 julio, 2019

Los beneficios que traerá el plan de modernización de aeropuertos
Las medidas anunciadas no solo significarán una reducción en las tasas de embarque, sino que también una oportunidad de descentralizar los vuelos, liberar presión en el aeropuerto de Santiago y crear nuevas rutas turísticas.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Hace unos días, el Presidente Sebastián Piñera presentó el proyecto de modernización de la red de aeropuertos, en miras de mejorar el servicio de 17 terminales nacionales. El proyecto, que implicará inversiones por US$1.442 millones, apuntará a aumentar la capacidad nacional de los 214.000 metros cuadrados a 537.000. De los 17 aeropuertos seleccionados, 9 obtendrán una mejoría que les permita otorgar servicios de operación internacional: las ciudades de Calama, Copiapó, La Serena, Concón, Concepción, Temuco y Pucón se sumarán a las 6 actuales -Arica, Iquique, Antofagasta, Santiago, Puerto Montt y Punta Arenas-.

“El programa de la Red de Aeropuertos que estamos impulsando va a mejorar la calidad de vida y la conectividad, y muy especialmente en las regiones de nuestro país”, dijo el mandatario en una actividad en las faenas del Terminal Internacional T2 del Aeropuerto Arturo Merino Benítez. "Este plan va a terminar con esa mala costumbre o mala práctica del centralismo que asfixia a nuestro país y va a permitir que las personas puedan volar de una región a otra sin pasar por Santiago", agregó Piñera.

Dentro de los beneficios que significará la concreción del plan, el gobierno anunció una rebaja en las tasas de embarque de un 10% para vuelos nacionales, mientras que las tasas internacionales disminuirán un 3,8%. La medida está enmarcada en un plan impulsado por el Ministerio de Economía para rebajar un 40% las tasas de embarque nacionales al año 2020.

Sin embargo, las medidas del gobierno de Piñera también significarían una respuesta a la creciente demanda de vuelos: entre 2016 y 2017 se registró un aumento de 11,1% de pasajeros, cifra que viene creciendo de manera sostenida los últimos años, lo que plantea un desafío a la hora de actualizar las capacidades de los terminales nacionales. "En el caso de Santiago es muy notorio: sabemos que el aeropuerto se construyó en su tiempo para 6 millones de pasajeros al año, cifra que quedó satisfecha al momento mismo de su inauguración. Hoy esos números se multiplican, e incluso se sabe que al inaugurarse ya se corrre riesgo de que esa cifra se cumpla rápidamente", comenta el arquitecto y urbanista de la Universidad de Chile, Alberto Texido.

Según el Anuario de Transporte Aéreo de Junta Aeronáutica Civil, de las 50 principales rutas de vuelo solo 3 no cruzan Santiago, por lo que el plan del gobierno apunta no solo a liberar presión en el Aeropuerto Arturo Merino Benítez, sino que conectar las regiones del país sin cruzar la capital. “Hay que considerar también el factor de las aerolíneas low cost, que también han ido buscando destinos más exóticos. Por ejemplo, existen vuelos de La Serena-Córdoba o Arica-La Paz que sin duda son señales de descentralización”, opina Texido, respecto a las oportunidades de crear nuevas rutas turísticas.

Vuelos internacionales y capacidad regional

En números de este mismo reporte, el año 2017 los vuelos internacionales superaron los 10.700.000, de los cuales la mayoría se mueven dentro del aeropuerto de Santiago: de las 50 principales rutas aeronáuticas, 32 son hacia/desde el extranjero y todas ellas pasan por la capital . Esta situación cambiará con la nueva capacidad para realizar operaciones internacionales en 9 ciudades. "Hoy la demanda de vuelos es baja, por lo que la apertura de esta oferta internacional se debiera duplicar o triplicar en condiciones donde no hay congestión", asegura Texido, quien duda que el plan implique cargas de tránsito mayores a las que las ciudades beneficiadas puedan sostener.

De todas maneras, el arquitecto y académico prefiere esperar el desarrollo de la oferta aeronáutica al momento de concretarse las mejoras: "la infraestructura puede estar pero la decisión (sobre crear vuelos internacionales directos) tiene que ver también con lo que las aerolíneas establezca como política de empresa. Si hay coincidencia se puede producir, pero las aerolíneas toman las decisiones respecto dónde concentran sus vuelos". El actual centro de conexión (aeropuerto que sirve para cambiar de avión para llegar a destinos no cubiertos por rutas directas) en Chile de 6 aerolíneas es el Aeropuerto Arturo Merino Benítez.

Más información sobre El Mostrador