miércoles, 29 de enero de 2020 Actualizado a las 06:38

Inmobiliaria

El desafío de reducir en 90% los gases de efecto invernadero en las edificaciones

por 16 diciembre, 2019

El desafío de reducir en 90% los gases de efecto invernadero en las edificaciones
En el marco del side event dedicado a la construcción eficiente y de bajas emisiones de la COP25, se abordó las soluciones que la industria de la edificación puede implementar para combatir la pobreza energética y las emisiones de CO2.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Con el fin de empujar el desarrollo de la Edificación de Consumo Energético casi Nulo (EECN) en Chile y Latinoamérica, el Instituto Passivhaus Chile propuso como ejemplo la estrategia que varias administraciones públicas y gobiernos locales han adoptado en Europa para transformar y renovar el parque inmobiliario tras el Acuerdo de París, adoptando estándares constructivos eficientes con resultados comprobados, como Passivhaus.

Jordi Llovera, Training Manager del Instituto Passivhaus Chile, destacó que la consolidación de esta certificación alemana tiene directa relación con que exige reducir el consumo energético de las viviendas a menos de 15 kWh/m2 por año, mientras que el consumo de una vivienda convencional en Chile es de 192 kWh/m2 por año.

“Por lo tanto, podemos reducir en 90% el consumo energético que genera Gases de Efecto Invernadero en las edificaciones”, explicó el experto, quien enfatizó la urgencia de lograr estas metas, considerando que la energía que alimenta la calefacción dentro de la viviendas en Chile proviene principalmente de la leña, el gas natural o electricidad proveniente de una matriz a carbón o petróleo.

“El uso de la leña es un problema sanitario, sobre todo en las ciudades del sur y en sectores más vulnerables. La solución para dejar de quemar leña es construir viviendas mejor aisladas y más eficientes”, sostuvo.

Desde esta perspectiva, Koldo Monreal, CEO de Onhaus Global System, coincidió con la necesidad de reducir el consumo proveniente de la operación de las edificaciones: “Si queremos salvar el planeta, no podemos seguir consumiendo lo mismo en nuestra casa o en la oficina, que son los lugares donde pasamos gran parte de nuestra vida. Hay que entender que al ritmo que estamos creciendo, no es más eficiente el que usa más energías renovables, sino el que menos energía necesita”.

Ambos especialistas coincidieron que el desarrollo de la Edificación de Consumo Energético casi Nulo (EECN) permite usar los mismos materiales que hoy existen en la industria, pero aplicándolos de manera inteligente, fórmula que ha estudiado y aplicado por años el estándar Passivhaus.

“Para disminuir costos o las emisiones de CO2 del transporte, incluso se pueden utilizar materiales autóctonos que existen en Chile, como lana de oveja, paja o fibra de madera como aislación. Este tipo de transformaciones mejoran la calidad de vida al interior de las viviendas, activan la economía local y dan un mejor uso a la madera en vez de quemarla para calefaccionar”, explicó Jordi Llovera durante su exposición.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador