domingo, 20 de septiembre de 2020 Actualizado a las 14:43

Inmobiliaria

Valor de arriendo baja hasta en un 25% y los procesos son tres veces más largos

por 22 junio, 2020

Valor de arriendo baja hasta en un 25% y los procesos son tres veces más largos
Los procesos de arriendos pueden demorar hasta 60 días y los principales problemas son la disponibilidad económica de los interesados, pero también el no poder mostrar los inmuebles o realizar los trámites necesarios.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La crisis económica está impactando con fuerza en el mundo de los arriendos. El desempleo ha generado una gran cantidad de alquileres impagos, la entrega o devolución de inmuebles y una desaceleración importante en la demanda.

Según las últimas informaciones entregadas por el Banco Central, la economía se contraerá este año a la mayor tasa desde la recordada recesión de 1982, convirtiéndose en la peor crisis de los últimos 35 años.

Algo que se ve reflejado de manera directa en el mundo inmobiliario. La encuesta “Preferencias y búsqueda de vivienda: ¿qué cambió con el Covid-19?” del mes de mayo, muestra que el 35% de quienes estaban buscando una vivienda antes de la pandemia, decidió postergar su adquisición.

El efecto es una consecuencia principalmente del desempleo, que según las últimas cifras del INE supera el 9% en el país, mientras que 6 e las 16 regiones tienen tasas mayores al promedio.

“El proceso tradicional de arriendos tiene media de 17 a 20 días para concretarse, dependiendo de varios factores como ubicación, precio o estado de la propiedad. Ante la crisis debido al impacto económico como el aumento del desempleo, el IPC negativo y la baja en el crecimiento, este periodo se ha incrementado entre 25 a 40 e incluso 60 días de demora”, José Colina, founder – CEO de la plataforma uHomie.

¿Las razones? Los altos costos de un arriendo tradicional, sumado a los recursos que se necesitan para arrendar, es decir mes de anticipo, mes de garantía y comisión. Hoy, para un arriendo tradicional de un departamento de un dormitorio y un baño, donde el valor mensual es de 250 mil pesos, se necesita para arrendarlo como mínimo 500 mil e incluso 750 incluyendo la comisión.

“Sumado al deterioro de pérdida de empleos (más de 9%), provoca que si antes era costoso, hoy lo es mucho más. Las empresas deben buscar fórmulas para dar accesibilidad y hay dueños e incluso corredores que han disminuido hasta en un 25% el valor de arriendos y eliminado condiciones clásicas, como el pago de 2 meses de garantía”, agregó.

Búsqueda de soluciones

Considerando la realidad actual, la plataforma uHomie ofrece soluciones para poder atacar los dos puntos importantes: acelerar la concreción del arriendo y disminuir los costos.

Y la digitalización es importante. “Hoy con la crisis es impensable pagar 50% de comisiones. Si antes se consideraba caro arrendar, en estos tiempos que vivimos no es opcional ahorrar en todo y los arriendos no se quedan atrás. Debido a las ventajas de su proceso 100% digital, logró disminuir la comisión en 42% menos para los arrendadores (dueños) y en un 39% para los arrendatarios”, explica.

Otro de los elementos que ha incidido es el de la seguridad, la sanitización de los ambientes y la restricción de las visitas a los inmuebles, por las cuarentenas obligatorias. Por eso un tour virtual permite a los interesados conocer el inmueble sin salir de casa. Esto ha permitido no frenar la forma de hacer negocios entre el arrendatario y arrendador.

La propiedad es verificada por expertos en experiencia usuaria, dando asesoría y destacando lo mejor de la propiedad. Todos los usuarios están previamente verificados con algoritmos financieros y laborales, lo que disminuye el proceso de toma de decisiones.

“Nos importa concretar el arriendo en menor tiempo, para beneficio del arrendador que no desea pagar demás en costos de comisiones y que no quiere tener vacante su propiedad. Esto se logra con beneficios concretos, como pagar un 42% menos en comisiones. La crisis nos llama a ser más humanos y ser más humildes y nuestro aporte es que arrendatarios y arrendadores concreten el negocio en el menor tiempo, prevaleciendo la calidad, inmediatez, confianza, accesibilidad y seguridad”, dice.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador