domingo, 9 de agosto de 2020 Actualizado a las 01:43

Outdoor

Pareja viñamarina se reinventa en tiempos de Covid-19: “El yoga online llegó para quedarse”

por 7 julio, 2020

Pareja viñamarina se reinventa en tiempos de Covid-19: “El yoga online llegó para quedarse”
Viviana Barriga y su esposo Guillermo Viera abrieron hace unos años el único estudio de Bikram Yoga en la Región de Valparaíso y ahora han logrado reconquistar a sus 200 alumnos así como cautivar a “grupos familiares” a través de sus dinámicas clases por redes sociales.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Hace 12 años Viviana Barriga junto a su esposo Guillermo Viera decidieron jugársela el todo por el todo al abrir el primer estudio de Bikram Yoga en la región de Valparaíso. Su amor por la práctica del yoga bajo 42 grados de calor - que permite flexibilizar la musculatura y eliminar toxina- nació como un hobby, pero terminó transformándose en su profesión.

Por eso viajaron a Estados Unidos para perfeccionarse en esta disciplina y obtuvieron el grado de instructor, y con ello la posibilidad de abrir un estudio donde ellos quisieran. Así fue cómo el Hatha Yoga se instaló en el corazón de Viña del Mar, para después abrir un segundo estudio en Valparaíso, congregando a 200 alumnos.

Sin embargo, el estallido social y la pandemia del coronavirus obligaron a estos emprendedores a cerrar su estudio en Valparaíso y a reducirse al máximo. “No funcionamos desde el 16 de marzo 2020 y dejamos de percibir ingresos por el servicio que dábamos a nuestros alumnos”, cuenta Barriga, quien además relata que no les fue fácil pasar a la modalidad online, ya que sus clases eran con calor.

“La participación de los alumnos se hacía dudosa, pero decidí hacer las clases gratis. Comenzamos con Instagram en vivo, luego Facebook y así los estudiantes se fueron entusiasmando inscribiéndose además en nuestro portal”, relata. Y es que a su juicio “el cuerpo tiene memoria y con una clase de yoga siempre recibirás beneficios”, dice la emprendedora. Además señala que otra manera de reinventarse es dar clases a “grupos familiares” en línea, ya que “todo el que participa, lo agradece”.

Cuenta que una vez que se termine la cuarentena impartirán ambos servicios: “Daremos clases presenciales y online para cubrir las necesidades de aquella parte de la comunidad que por falta de tiempo no puede llegar. La clase online llegó para quedarse en nuestro estudio”, recalca.

Para Viviana el Covid-19 le permitió reflexionar sobre la capacidad de transformadora y de adaptación tanto de ella como de su familia, pero por sobre todo valora haber mantenido contacto con sus alumnos a pesar de la distancia.

“Para nosotros es importante estar en contacto con nuestros alumnos porque ellos son importantes en nuestras vidas y nos acompañamos en los tiempos buenos y malos. Muchos de ellos nos han ayudado comprando planes, aunque no estamos funcionando de manera física y se inscriben en nuestras clases online. Su ayuda de corazón se las agradecemos”, detalla.

Asimismo plantea que es importante que en estos tiempos de pandemia, las personas practiquen este tipo de disciplina milenaria, que según precisa “se ha consolidado en la práctica como una tremenda herramienta terapéutica para tener un cuerpo sano una mente sana, pensamientos correctos y decisiones correctas. El autocuidado. Poder establecer en la vida sutilezas de armonía y equilibrio con la generosidad, la compasión y el amor”.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador