miércoles, 21 de octubre de 2020 Actualizado a las 07:22

Opinión

Al fin estamos de acuerdo: veganos reconocen que el Rodeo Chileno es el deporte nacional

por 25 septiembre, 2020

Al fin estamos de acuerdo: veganos reconocen que el Rodeo Chileno es el deporte nacional
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

En plenas fiestas patrias, mientras el país sufre con la pandemia Covid-19 y sus efectos, justo el 18 de Septiembre 2020 activistas veganos sorprenden con una nueva querella contra el Rodeo Chileno. ¿Acaso durante el estado de excepción sanitario se practicaba ilegalmente el Rodeo? ¡Nada de eso! Desenterrando sus archivos, los veganos denuncian hechos que habrían ocurrido el 2018. No nos interesa refutar dichas denuncias, nos interesa entender sus motivaciones.

Es relevante señalar que desde el año 2016, activistas veganos religiosamente presentan una querella contra el Rodeo Chileno en los días de fiestas patrias. Cada año lo han hecho así.

Algunos, -los menos- dicen que en el desarrollo de un Rodeo, han ocurrido situaciones que pueden ser calificadas como maltrato o crueldad animal, aunque en 145 años de vigencia del Código Penal jamás un tribunal Chileno lo ha estimado así.

Otros más radicales, postulan que el Rodeo Chileno en sí es maltrato animal y debe ser prohibido porque están convencidos que nadie puede divertirse con animales ni menos comérselos.

Dependiendo del tipo de activista, suelen aparecer más argumentos para exigir el fin del Rodeo.

Por ejemplo, las líneas más pensantes como historiadores, novelistas, tuiteros y youtubers dicen que el Rodeo Chileno no es chileno ya que fue impuesto por los españoles y que no representa al Chile multicultural. Para fundamentar su opinión, señalan una encuesta web Adimark del 2016, con algo más de 1000 votantes en que se le preguntó a millenials capitalinos si preferían los volantines, el trompo o el rodeo, perdiendo por paliza el rodeo. Así llegan a la conclusión que el Rodeo Chileno debe prohibirse.

Por su parte los guerreros de justicia social, señalan que el Rodeo Chileno es un deporte clasista que denigra la dignidad de la vaca, y que al ser practicado por ricos empresarios y patrones de fundo no es más que expresión del heteropatriarcado imperialista, lo que en sí mismo, es un pecado original que amerita la expulsión del paraíso social. Incluso, se permiten sugerir la auto terminación del jinete.

Los zoo-anarquistas y antiespecistas declaran que la vaca es un ser oprimido al cual nadie le ha preguntado si quiere participar en el Rodeo y por eso abogan por el cambio de Constitución donde los animales humanos y el animal animal, tengan los mismos derechos ya que al final de cuentas, todos somos animales. No queda claro si buscan prohibir el Rodeo o atajar a los huasos, para que aprendan de una buena vez lo que se siente ser vaca.

Juristas y leguleyos rescatadores de perros señalan que todos los seres vivos, animales, vegetales y protozoos fueron creados a imagen y semejanza de la Pachamama, lo que acreditan exhibiendo la Constitución de un país ubicado en el medio del planeta tierra, la cual toman como referencia sagrada. El primer artículo de su propuesta es terminar el Rodeo Chileno y el choripán.

Los seguidores de la pequeña Greta, también se suman a pedir la prohibición del rodeo ya que las vacas, a pesar de su apariencia inocente, habrían calentado tanto el planeta que han provocado los últimos huracanes y cataclismos de que hemos sido testigos.

Por último, algunos miembros del honorable Congreso chileno dicen que quieren ver a las vaquitas felices y que deberíamos silenciarnos para escuchar la vaca interior que todos llevamos dentro. Ellos no tienen fundamentos ya que –como todos saben- tienen el poder y nadie podrá detenerlos.

Estos argumentos que parecen un chiste son calcados de los foros, discusiones y querellas de veganos sobre el Rodeo Chileno.
Sin embargo y a pesar de las diferencias de pensamiento, quienes valoramos nuestra cultura rural chilena y entendemos que es el fiel reflejo de nuestra identidad, historia, presente y futuro, tenemos un punto de acuerdo pleno con los compañeros Veganos.
Partimos de la base que los Veganos han elegido voluntaria y consistentemente realizar sus acciones contra el Rodeo- por 4 años consecutivos- justo en 18 de Septiembre, o sea cuando se celebran las fiestas patrias. Lo mismo han hecho los anarcos invasores de medialunas y las actrices y comediantes que montan escenas de drama sobre el Rodeo en Septiembre y en general, lo mismo han hecho todos los demás detractores de las tradiciones Chilenas.

Entonces, es forzoso arribar a la conclusión que atacar el Rodeo en Septiembre, solo tiene sentido si ellos también entienden que el Rodeo Chileno está en el corazón mismo de nuestra Chilenidad, junto con la bandera, la cueca, la chicha y las empanadas entre otros símbolos de la identidad de la patria.

¿Alguien en su sano juicio puede creer que una querella prefabricada sobre hechos públicos y conocidos presentada dos años después de ocurridos los hechos, sea seria y que realmente busque hacer justicia para la supuesta víctima de maltrato animal? ¡Por supuesto que nadie! Entonces, solo queda entender que tanto las querellas como toda la acción de éstos veganos no persigue ayudar o salvar animales y sino que, se trata de una maniobra para destruir, socavar, debilitar y diluir la identidad cultural de Chilenos con el legítimo derecho de preservar sus costumbres, tradiciones e historias de vida.

Como prueba de lo anterior, recordemos que el año 2019 se vivió la horrible mortandad de cientos de miles de animales y especies por la sequía que afectó gravemente a cuatro regiones de Chile, ¿Quiénes levantaron ayuda? Como siempre, los Huasos de Chile.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador