lunes, 28 de noviembre de 2022 Actualizado a las 02:29

Opinión

ProChile publica la primera selección nacional de “Vinos de Nicho”

por 16 noviembre, 2021

ProChile publica la primera selección nacional de “Vinos de Nicho”
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

En un esfuerzo inédito por rescatar el valioso segmento de los vinos “de nicho” chilenos, ProChile junto con el Ministerio de Agricultura publicaron el primer y más grande compendio institucional que se ha titulado como “Vinos de Nicho de Chile”, documento que busca exhibir a los mercados del mundo un portafolio transversal de producciones que se elaboran con sentido de origen y a escala humana a lo largo y ancho del territorio nacional. 

“Este material nos servirá para seguir estimulando la promoción internacional de este importante sector. El catálogo contiene el detalle del trabajo de 60 viñas ubicadas entre el Valle del Huasco por el norte y la zona de Osorno por el sur, las que exponen su historia, producción, premios, sugerencias de maridaje y contactos, destacando el esfuerzo de estas medianas y pequeñas empresas en la sostenibilidad de sus proyectos”, señala Lorena Sepúlveda, directora Nacional de ProChile.

Los productores y el valor intangible de los territorios

Esta nutrida publicación cuenta con la participación especial y voluntaria de viñas locales que se emplazan en la gran diversidad de terruños del país y que gracias al segmento al cual pertenecen, logran traspasar un aspecto que normalmente la gran industria suele descuidar: hacer vinos desde los territorios es más que la creación de productos commodities para la exportación, sino que por el contrario, corresponde la suma de esfuerzos entre las comunidades y los viñedos vinculados al entorno biodiverso que les rodea. 

“Este trabajo está enfocado en mostrarle al mundo los vinos de nicho que Chile está produciendo hoy y que se caracterizan por dar cuenta de la diversidad y riqueza que posee nuestro país en materia vitivinícola. Se trata de viñas con producción de vinos orgánicos, naturales, patrimoniales, biodinámicos, de autor, que hoy están presentes a lo largo de los valles de la extensa geografía de nuestro país.  Si bien la promoción de estos productos partió hace un tiempo y hemos visto varios éxitos en ventas internacionales, este catálogo viene a consolidar el trabajo que como ProChile hemos estado haciendo y potenciando: el conocimiento internacional de nuevas categorías de vino chileno con estas características”, destaca Lorena Sepúlveda.

Exportaciones destacan por su gran posicionamiento

Desde siempre se ha percibido con cierto reproche por el mercado y stakeholders en general, el exiguo precio por caja exportada de vino chileno hacia el extranjero, materia al debe por parte de la industria local que ha desplegado esfuerzos por el aumento del valor, no solo respecto a su tarifa, sino que a su calidad. Desde algún tiempo a esta parte, el precio ha ido paulatinamente creciendo; año a año la tarifa ha incrementado producto de las estrategias comerciales que desde ProChile y un conjunto de entidades relacionadas han ido implementando.

“Los mercados principales en los cuales ProChile ha reforzado la promoción en conjunto con los gremios y empresas son Estados Unidos, Brasil, Canadá y Reino Unido, entre otros. Hoy las tendencias mundiales de consumo, donde el valor va más allá del producto, han motivado la elaboración de este tipo de vinos que son a baja escala en producción, alta calidad y valor agregado, dirigidos principalmente al mercado Horeca y tiendas especializadas. Además, estos vinos pueden alcanzar un valor que va sobre los US$60 por caja, el doble del promedio que se maneja tradicionalmente y que alcanza los US$29 por caja, reforzando la importancia de su promoción internacional”, dice la directora Nacional de ProChile. 

Es por todas las razones anteriormente expuestas que es de vital importancia poner en valor a todos aquellos actores descentralizados que están, desde el sumo esfuerzo, elaborando productos ancestrales, con baja huella de carbono, a escala humana y colaborativa que, categóricamente entregarán los insumos necesarios para la creación del valor agregado que necesita hoy día el vino chileno. En la misma senda, reconocer las ayudas que el Estado a través del gobierno impulsa para que los consumidores logren apreciar la verdadera riqueza identitaria, en términos de marca país, del cual goza Chile en el mundo.  



Síguenos en El Mostrador Google News

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador