lunes, 8 de agosto de 2022 Actualizado a las 22:02

Jorge Selaive: “La sociedad chilena demandaba -y demanda todavía-, cambios, pero se trató de hacer demasiados en muy poco tiempo”

por 7 diciembre, 2015

Jorge Selaive: “La sociedad chilena demandaba -y demanda todavía-, cambios, pero se trató de hacer demasiados en muy poco tiempo”
En una extensa entrevista con El Mostrador Mercados, el economista dice que faltó calma y que hubo fallas en el diseño y en los detalles, además de poco diálogo. Destaca que lo que está haciendo la dupla Valdés-Burgos “va en la dirección correcta”, pero estima que las mejoras serán marginales, dada la situación externa. Afirma que para los próximos dos años hay que acostumbrarse a un crecimiento no muy distinto al de 2015 y admite ser escéptico acerca del nuevo enamoramiento con la agenda de productividad del Gobierno.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Estamos llegando a fin de año y los economistas ya están extrayendo sus calculadoras y iPads, sacando cuentas del año y haciendo sus proyecciones para el próximo.

El consenso parece ser que 2015 cerrará con la economía chilena creciendo un pelo sobre el 2%. De confirmarse, sería una mejora mínima sobre el 1,9% que creció el PIB en 2014, pero bastante por debajo del de los años del gobierno de Sebastián Piñera y el promedio desde el retorno a la democracia.

Entre los economistas también existe acuerdo respecto a que la agenda reformista del Gobierno de Michelle Bachelet ha sido un factor relevante en la desaceleración, aunque hay diferencias importantes acerca de cuán relevante ha sido aquello. El debate se politizó desde un comienzo y eso también ha influido en golpear las confianzas.

Jorge Selaive, gerente de estudios y economista jefe del BBVA, ha sido crítico de la falta de rigurosidad técnica en el debate y rechazó con firmeza en su momento que las reformas sean la principal causa del débil crecimiento, como lo vienen asegurando hace dos años economistas como Felipe Larraín, ex ministro de Hacienda de la administración de Piñera.

En una nueva extensa entrevista con 'La Mesa' de El Mostrador Mercados, el economista de la Universidad de Chile se toma su tiempo para analizar con profundidad el impacto de las reformas de Bachelet.

“La sociedad chilena demandaba y demanda todavía cambios, pero se trató de hacer demasiados en muy poco tiempo. Demanda ajustes en el sistema, en el educacional, en el sistema de reparto en general de la riqueza, demandas válidas y hay que tomarlas. El gran problema de la agenda es que se trató de hacer demasiadas reformas en muy poco tiempo y, por supuesto, que cuando tú quieres llevar al país a un nuevo equilibrio social, socioeconómico, creo que las cosas hay que hacerlas con un poquito más de calma. Ahora, cuando entramos al nitigriti de las reformas, por supuesto que tengo diferencias”, explica el jefe de estudios del BBVA. Y añade que faltó calma y que hubo fallas en el diseño y en los detalles.

“Yo creo que faltó diálogo, faltaron consensos, faltó abrirles la puerta a otros expertos para que comentaran, para que analizaran, para que se debatiera mucho mejor la reforma tributaria, lo mismo que la reforma laboral. Creo que la reforma constitucional, a pesar de que va a tener presente incertidumbre, el camino por lo menos permite más diálogo y, por lo tanto, qué bien como se está implementando el tránsito hacia la reforma constitucional. Bienvenido, tenemos una agenda, un calendario, tenemos participación, por supuesto que va a haber espacio para diálogo, el que no hubo en la reforma tributaria lamentablemente”, es la sentencia del economista.

Selaive –que después de sacar su doctorado en la Universidad de Nueva York trabajó en la Reserva Federal de Estados Unidos– destaca que lo que está haciendo la dupla Valdés-Burgos “va en la dirección correcta”, pero estima que las mejoras serán marginales, dada la situación externa. “Es decir, efectivamente tratar de hacer estas reformas un poco más amigables, un poco menos disruptivas hacia el mercado laboral, hacia el sector privado en general, ayuda. Pero también tenemos que considerar que el viento externo es un viento difícil de combatir. Vamos a tener que acostumbrarnos durante probablemente este año, el próximo y el que viene a crecimientos no muy distintos a los que estamos viviendo hoy día”, advierte.

Admite ser escéptico acerca del nuevo enamoramiento con la agenda de productividad del Gobierno. “Yo te diría que soy bastante incrédulo de que las políticas públicas o una comisión de productividad al estilo australiano sea capaz efectivamente de mover la aguja en esa dimensión”, dice. Critica, a su vez, que “durante el boom del precio de los commodities poco se hizo” y afirma que “las recetas ya estaban, el doctor ya había dicho qué es lo que había que hacer, lo que pasa es que el enfermo se obnubiló con estos ingresos que le vinieron”.

Caber recordar que en la Enade de este año la Presidenta sostuvo que 2016 sería el año de la productividad.



Dice que el empresariado se resignó al actual escenario y está tratando de adaptarse. “Yo te diría que lo que veo en el empresariado es que estamos en una etapa de que efectivamente ha habido resignación y, por lo tanto, el empresariado está intentando empezar a mover esa montaña. Y por qué te digo que es una montaña, porque efectivamente se han convencido de que la reforma tributaria es una reforma tributaria que va a tener costos, va a tener costos en el crecimiento. Que la reforma laboral no es del todo amigable para el sector privado, que puede tener algunos beneficios, pero no es del todo amigable hacia el crecimiento, y también saben que van a tener que vivir con la incertidumbre propia de una reforma constitucional. Y creo, insisto, la ruta de trabajo que se ha conducido para reformar la Constitución permite diálogo y consenso”, explica.

Con respecto a la Política Monetaria, Selaive sigue insistiendo en que el Banco Central cometió un error en subir las tasas en octubre y cree que lo volverá a hacer en la reunión de la semana próxima. “Nosotros seguimos pensando que la economía no necesita retirar estímulo monetario. Los canales de transmisión para detener la inflación hoy día no son a través de la Tasa de Política Monetaria”. Y agrega que el BC tiene un diagnóstico “que en algunas dimensiones nosotros no compartimos, pero nosotros tenemos que dedicarnos a predecir lo que va a hacer el Banco Central y creemos que va a subir la tasa”.

Para ver la entrevista completa, haga clic acá o entre directamente a El Mostrador TV.

Síguenos en El Mostrador Google News



Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV