viernes, 4 de diciembre de 2020 Actualizado a las 20:41

Identidad de quien presentó la denuncia a la FNE es reservada, pero mercado ya especula quién estaría detrás

La curiosidad que genera en Corfo y el mercado la denuncia por colusión en el Salar de Atacama contra Rockwood

por 17 marzo, 2016

La curiosidad que genera en Corfo y el mercado la denuncia por colusión en el Salar de Atacama contra Rockwood
Mientras ambas partes trabajan en la redacción del contrato, justo se conoce una denuncia anónima ante la FNE contra dicha compañía y SQM, por una supuesta colusión en el pequeño mercado de la bischofita. La forma y el fondo de la denuncia han sido materia de discusión tanto en la Corporación como en Rockwood y, más allá de los argumentos detrás de la acusación, llama la atención su "timing".
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

A más tardar el 30 de marzo es el plazo estipulado por Corfo y Rockwood para sellar un acuerdo que le permitirá a la firma extranjera aumentar la producción de litio y potasio en el Salar de Atacama. Así lo establece el memorándum de entendimiento conocido en febrero pasado.

Y mientras ambas partes trabajan en la redacción del contrato, justo se conoce una denuncia anónima ante la FNE contra dicha compañía y SQM, por una supuesta colusión en el pequeño mercado de la bischofita, residuo obtenido de la producción del litio y que se utiliza para la estabilización de caminos y supresión de polvo.

La forma y el fondo de la denuncia han sido materia de discusión tanto en la Corporación como en Rockwood. Más allá de los argumentos detrás de la acusación, llama la atención su “timing”. Es que mete ruido y deja, de alguna manera, en una incómoda posición a la Corfo por razones evidentes.

La estatal se puso como objetivo terminar sus relaciones comerciales con la empresa vinculada a Julio Ponce por el negativo historial de escándalos que ha acompañado a la minera no metálica en el último tiempo; y sin embargo, en paralelo, genera nuevas relaciones comerciales con una sociedad ya acusada por un anónimo por coludirse en productos extraídos de un salar cuyas pertenencias son administradas por la misma Corfo.

“Hay un efecto de imagen que no es cómodo”, dicen en el entorno de la estatal, pero el caso hay que mirarlo en profundidad, sostienen las fuentes. Por un lado, se trata de un negocio irrelevante, de hecho la bischofita representa el 0,8% de las ventas anuales de Rockwood, y por otro, se entiende por colusión que dos o más compañías se pongan de acuerdo en un mercado determinado, lo cual no es el caso.

Aquí se trata de una misma sociedad: Salmag, con una propiedad que es compartida por la firma extranjera y SQM, cuya génesis por lo demás tuvo como motivo principal la exploración de un mercado para este residuo.

La FNE no ha descartado aún la acusación, pues tiene dos meses para revisar su mérito. Sin embargo, desde ya la empresa involucrada descarta los hechos denunciados contra Salmag.

“Nuestra participación en Salmag se origina con la adquisición de Sociedad Chilena del Litio, sociedad que desde el año 2000 era socia de un joint venture cuyo objetivo era investigar y desarrollar de manera conjunta el área técnica y una eventual comercialización de bischofita”. Antes de esto, no era explotada comercialmente a gran escala, pues no se conocía su utilidad ni los métodos de aplicación más seguros, explica Rockwood a El Mostrador Mercados.

Hasta que la empresa Salmag inició este proceso, no existían empresas comercializando bischofita y, en consecuencia, tampoco existía como alternativa para los mercados de estabilización de caminos y supresión de polvo. “En esta actividad se ha realizado un esfuerzo estratégico por comercializar de manera eficiente y a bajos costos, con el fin de promover y masificar el uso de la bischofita en los mercados de la estabilización de caminos y la supresión de polvo, tanto en el sector público como en el privado. Para lo anterior, se ha invertido en investigación y desarrollo, en conjunto con universidades y asesores en ingeniería”, agregan desde la empresa.

“Hemos puesto especial énfasis en que Salmag actúe de acuerdo a los principios fundamentales que marcan la gestión de Rockwood Lithium: defensa de la competencia y altos estándares de calidad en nuestro trabajo y productos. Por ello, como socios de Salmag prestaremos toda la colaboración a la investigación de la Fiscalía Nacional Económica, con el fin de aclarar los hechos y ratificar que se han respetado todas las normas de libre competencia”, sostienen.

Eventualmente, si la acusación contra Salmag es compartida por la FNE, Rockwood estaría dispuesta a dejar su propiedad en el joint venture, manifiestan en el entorno de la compañía.

¿Quién denuncia?

La identidad de quien presentó la denuncia a la FNE es cuestión reservada. Sin embargo, las miradas desde ya apuntan a Fra-Fra, quien ha sostenido una larga disputa empresarial contra SQM, pero curiosamente también a la misma minera vinculada a Ponce.

La minera no metálica ha quedado en una incómoda posición ante el acuerdo comercial que buscan sellar Corfo con Rockwood, pues la Corporación está sumando un competidor de peso para la producción del litio y lo hace en términos bastante más favorables para el Estado chileno respecto de los contratos que mantiene con SQM.

Las comisiones que recibirá Corfo con Rockwood por ventas de litio y potasio superarían hasta ocho veces las percibidas a través de SQM. El acuerdo entre ambos le permite a la firma extranjera posicionarse como un actor relevante en producción y explotación de litio en el Salar de Atacama. Hoy la principal compañía que concentra este negocio es SQM. La minera ligada a Ponce produce cerca de 48 mil toneladas de carbonato de litio al año y ahora Rockwood podría producir cerca de 44 mil toneladas.

 

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV