lunes, 26 de octubre de 2020 Actualizado a las 04:43

Opinión

El rally bursátil de este año peligra convertirse en burbuja y Chile no es la excepción

por 11 noviembre, 2016

El rally bursátil de este año peligra convertirse en burbuja y Chile no es la excepción
"Es probable que la fiesta o la indiferencia de los mercados frente a los fundamentos o desequilibrios siga unos meses o incluso un buen tiempo más. Las tendencias de los activos de renta variable en el mundo siguen al alza. Ahora el cobre se ha disparado estos días frente a expectativas de que el futuro Gobierno de Donald Trump impulse medidas de infraestructura. Por ahora, siga la tendencia, pero esté atento".
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Los mercados emergentes, los commodities y sus instrumentos relacionados han tenido un rally este año y, en particular, en los últimos días. El EEM (ETF de acciones de mercados emergentes), ha rentado 10% este año frente al 4% de retorno del ACWI (ETF de Renta variable en el mundo), y commodities como el hierro, el petróleo y el cobre han rentado 65, 21 y 20%, respectivamente.

Detrás de este rally están las medidas de estímulo tomadas por el Gobierno de China a través de la inversión en proyectos de infraestructura y un mercado inmobiliario muy activo donde los precios de las propiedades han subido 9% en promedio a septiembre en 12 meses en ese país, además de los planes de estímulo de Japón y Europa y las tasas bajas o bajas de tasas en gran parte del mundo desarrollo.

De esta manera cabe hacerse la pregunta: ¿es este rally duradero? Como he comentado, el período más probable, de acuerdo a la historia, para que ocurra una crisis financiera de gran magnitud es entre el 2014 y 2017. El mundo está funcionando con tasas de interés cercanas a cero por ciento, los bancos centrales del mundo han seguido con políticas monetarias muy expansivas, como el Banco Central Europeo y el Banco Central de Japón, que no solo tienen sus tasas de política en cero por ciento o negativas, sino que siguen comprando masivamente activos financieros al mercado para inyectar liquidez. La mayoría de los bancos centrales han seguido bajando tasas como el Banco Central de Australia, el Banco Central de Brasil, el de India, el de Nueva Zelanda, Rusia y el Reino Unido.

La excepción ha sido México en septiembre, con un alza de 0,25%, y Estados Unidos en diciembre del 2015, dentro de las economías importantes por su tamaño, aunque Estados Unidos a 0,5% sigue siendo una tasa altamente expansiva, considerando que la inflación meta de la FED es de 2% anual (es decir, si esta tasa de política se mantuviera en el largo plazo y no consideramos la inflación actual, sino que la de largo plazo, la tasa de interés real sería negativa).

Esta liquidez habría sido aprovechada por los bancos en el mundo para prestar a tasas muy bajas y por los Gobiernos para financiar sus déficits fiscales. No obstante, al analizar las cifras, vemos que el consumo en el mundo crece a tasas de 3%, pero la inversión en torno a 0 o 1%. Es razonable pensar que el crecimiento del mundo actualmente en torno a 3% esté siendo empujado por el consumo de los hogares y por el gobierno, dado que la inversión privada está prácticamente detenida. Si esto es así, hay 3 ideas que son relevantes de mirar.

Primero, a tasas en torno a cero por ciento, el incentivo para los agentes económicos es que inviertan más con tasas más bajas. Segundo, esa baja inversión de estos años tendrá un impacto en el producto potencial del mundo en el futuro. Tercero, ¿qué pasaría si el crecimiento del mundo está siendo empujado por consumo de los hogares y por consumo del gobierno y este, a su vez, está siendo financiado con deuda o con el aumento de liquidez propiciado por los bancos centrales?

Acerca del primer y segundo puntos, sobre la baja tasa de crecimiento de la inversión, se puede deducir que, si la inversión crece a tasas bajas o no crece, no sería por falta de liquidez o por tasas de interés elevadas. Uno puede suponer entonces que puede tener que ver con el crecimiento actual o esperado. Es decir, es probable que los agentes económicos no se sientan confiados sobre las perspectivas futuras de crecimiento.

Aquí podemos tener tanto razones de exceso de endeudamiento de los gobiernos, desequilibrios en los mercados como altísimas valoraciones en el mundo desarrollado, tanto en activos financieros como bonos de gobierno o propiedades, envejecimiento de la población (lo que haría subir aún mas el gasto fiscal), y el exceso de liquidez en el mundo sin precedentes que podría traducirse en una inflación sin control.

Sobre el tercer punto, si es así, tenemos que considerar que la economía se mueve en ciclos donde estos dependen de la expansión o contracción del crédito. Hoy estamos en una fase muy expansiva, sin embargo, cuando esto se revierta, no solo el crecimiento de la inversión será bajo, sino que caerá la tasa de crecimiento del consumo de los hogares, y los gobiernos no podrán seguir financiando su gasto en condiciones financieras más restrictivas.

La inversión total en China está creciendo a 8% anual. Altas tasas, ¿cierto? Sin embargo, si uno mira el componente de inversión de China, se da cuenta de que la tasa de crecimiento de la inversión privada en China es de 2.5% y la pública crece a tasas de 20%. Hasta el 2015, el crecimiento de la inversión total en China era de 10 a 25% anual (en los últimos 5 años), donde este crecimiento iba a la par del crecimiento de la inversión privada (que creció a tasas anuales de 10 a 35% en los últimos 5 años). Dicho de otra manera, si el Gobierno este año no estuviera con el plan de estímulo actual, probablemente la inversión total estaría creciendo este año al 2 - 3% o menos (desde el 10 - 11%), con el consiguiente impacto en el crecimiento total y potencial.

En consecuencia, el alza que usted ha tenido en sus acciones de commodities, como CAP en Chile, que ha rentado más de 150% este año, sin quitarle mérito a la gestión de las compañías, se debe probablemente en gran parte al Gobierno chino y su plan de estímulo, a bajas en la tasa de su política monetaria y otros incentivos que han hecho que aumente la especulación en bienes inmobiliarios en el gigante asiático, además de la enorme liquidez en el mundo.

El alza de precios de las propiedades en China ha sido 9% el último año en promedio, pero sabe usted cuánto han crecido los precios en ciudades como Shenzhen, Beijing, Shanghái o Xiamen? En los últimos 12 meses a septiembre, los precios de las propiedades en estas ciudades han crecido a tasas de 30 - 40%. Como referencia, un departamento de 120 m² en Shenzhen cuesta alrededor de $600 - 650mm, en Santiago probablemente ese precio es de 220 - 300mm, en Tokyo de 1.000 - 1.100mm y en Nueva York de $1.400 - 1.500mm.

Es probable que la fiesta o la indiferencia de los mercados frente a los fundamentos o desequilibrios siga unos meses o incluso un buen tiempo más. Las tendencias de los activos de renta variable en el mundo siguen al alza. Ahora el cobre se ha disparado estos días frente a expectativas de que el futuro Gobierno de Donald Trump impulse medidas de infraestructura. Por ahora, siga la tendencia, pero esté atento. Una de las características de las crisis y las burbujas es que no son anticipadas, y los pocos que las pueden anticipar, no son tan generosos para contarlo.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV