viernes, 24 de enero de 2020 Actualizado a las 12:45

Negocio está en el ojo del huracán político al saberse que Piñera fue principal accionista al mismo tiempo que botó Barrancones

El “Día D” de polémico Proyecto Dominga: vencer o dar la pelea en el Tribunal Ambiental

por 9 marzo, 2017

El “Día D” de polémico Proyecto Dominga: vencer o dar la pelea en el Tribunal Ambiental
Comisión de Evaluación Ambiental de Coquimbo vota hoy la Resolución de Calificación Ambiental de Dominga, en la que su matriz, Andes Iron, invertirá US$2.500 millones. Suma que representaría una bienvenida inyección para una economía frenada por falta de proyectos de inversión. Grupos ambientalistas han montado una fuerte oposición, aunque en las comunidades locales hay mucha gente y organizaciones que la respaldan.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El proyecto Dominga, blanco de la polémica tras conocerse que en 2010 la familia Piñera era su principal accionista en el momento en que el Mandatario decide bajar la central termoeléctrica de Barrancones, está a punto de conocer su destino.

La decisión ocurre cuando la economía vive momentos complejos y una inversión de la envergadura del proyecto sería bienvenida por el gobierno. La inversión lleva casi 3 años con números negativos.

Hace 13 días, el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) recomendó aprobar el proyecto ubicado en La Higuera, luego que informe de la autoridad precisará que el proyecto cumplía con la normativa y el estudio de impacto ambiental presentado por la compañía subsanara los errores e inexactitudes.

En el caso de que las autoridades den luz verde para operar, el yacimiento en el que las familias Délano y Garcés han invertido US$ 200 millones de dólares subirá sus bonos hasta las nubes. Lo mismo para el gerente general, Iván Garrido, que es el que originó el proyecto hace más de 7 años y que también tiene participación.

La minera Andes Iron se muestra optimista tras invertir, en estos últimos tres años, más de US$26 millones en un estudio de impacto ambiental y, tras su aprobación, apuesta por inyectar US$2.500 millones para construir dos minas a rajo abierto para la extracción potencial de 2.000 mil millones de toneladas de hierro y concentrado de cobre, en solo 22 años de vida útil.

Además, levantarán un puerto de embarque que se ubicaría a 10 kilómetros del puerto Cruz Grande de CAP.

Ambas industrias estarían cerca de las reservas marinas Islas Choros y Damas e Isla Chañaral, y de la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt, donde se encuentra alrededor del 80% de la población mundial de esta especie, lo que ha despertado el rechazo y las críticas de los grupos medioambientales, quienes cuestionan el proyecto por estar ubicado en una zona de reproducción, alimentación y migración de animales como el chungungo, el pato yunco, las ballenas azul y fin, todos en peligro de extinción.

En el caso de que los permisos sean rechazados, la minera -que hace un par de años también vivió un complejo escenario, luego de que se descubrieran pagos realizados por el grupo Penta al ex subsecretario de Minería de Piñera, Pablo Wagner- no bajaría los brazos y, de acuerdo a lo ya conquistado, podría recurrir al Tribunal Ambiental.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV