miércoles, 22 de mayo de 2019 Actualizado a las 19:55

Video análisis

Renuncia de Rodrigo Valdés confirma el fin de la supremacía política de la que siempre gozaron los ministros de Hacienda

por 31 agosto, 2017

El episodio de Dominga no solo dejó en evidencia un divorcio irreversible entre la Presidenta y el ministro de Hacienda sino también el fin de la otrora “supremacía” política de la que siempre gozaron, un poder por sobre el resto de sus pares, fundamental para dar garantías de estabilidad en la gestión de todo el modelo. Refleja la muerte de la primacía de lo técnico por sobre lo político. La Mandataria decidió, a siete meses del final de su mandato, abandonar toda pretensión y mostrar que su alma está con el ala más progresista de la Nueva Mayoría, confirmando que siempre se sintió incómoda en la Concertación.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El episodio de Dominga no solo dejó en evidencia un divorcio irreversible entre la Presidenta y Valdés, sino que el fin de la otrora “supremacía” política de la que siempre gozaron los ministros de Hacienda, un poder por sobre el resto de sus pares, fundamental para dar garantías de estabilidad en la gestión de todo el modelo. No solo eso, sino que es visto además como “una derrota” de las visiones al interior del gabinete que comulgan más con esa socialdemocracia que aplica a ultranza el realismo.

La Mandataria decidió, a siete meses del final de su Gobierno, abandonar toda pretensión y mostrar que su alma está con el ala más progresista de la Nueva Mayoría, confirmando que siempre se sintió incómoda en la Concertación. Va a ser recordada como la primera Jefa de Estado que tiene que hacer dos cambios de ministro de Hacienda durante su mandato.

El mercado pasó el día entero en puntillas, atento a si el ministro de Hacienda renunciaba y, de paso, se llevaba al resto del equipo económico con él. El peso cayó por primera vez en una semana versus el dólar, en parte por la crisis.

En la industria financiera había cierto nivel de incredulidad ante lo que ya ven como inevitable. "Nos acostumbramos por 25 años a que ciertas reglas no se tocaban. Este Gobierno terminó con eso", se lamenta un alto ejecutivo de la banca. La primacía del ministro de Hacienda era asumida como garantía de la estabilidad institucional. Ahora eso cambió.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV