martes, 9 de agosto de 2022 Actualizado a las 18:20

Contratos reservados revelan diferencias aparentemente arbitrarias en permisos otorgados

Herencia de la dictadura: el poco conocido, pero indispensable, rol de la Comisión Chilena de Energía Nuclear en el negocio del litio

por 19 octubre, 2017

Herencia de la dictadura: el poco conocido, pero indispensable, rol de la Comisión Chilena de Energía Nuclear en el negocio del litio
En Chile, los productores de litio deben obtener una licencia tanto de CChEN como del Ministerio de Minería. El ministerio no ha otorgado un permiso en más de dos décadas, mientras que CChEN solo ha aprobado nuevas cuotas para los operadores tradicionales Albemarle y SQM, así como Codelco. Un número no despreciable de interesados está esperando a que las nuevas reglas de litio se apliquen a sus propias licencias. A nivel mundial, el crecimiento de la oferta de litio puede ser demasiado lento, creando cuellos de botella que suponen "riesgos serios" para el futuro de la adopción masiva de vehículos eléctricos, dijo Goldman Sachs.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Una agencia nuclear poco conocida, designada como el perro guardián de litio de Chile hace 38 años, durante la dictadura militar, tiene las llaves para desbloquear las reservas masivas del país en medio de un naciente auge del automóvil eléctrico.

La Comisión Chilena de Energía Nuclear (CChEN), autoriza las cuotas de litio y las exportaciones, una ley que viene de la decisión de 1979 de declarar el litio como "estratégico", porque se pensó que era un elemento clave en los procesos nucleares.

Si bien ese no es el caso, el gobierno no tiene planes de eliminar el rol de la CChEN de los permisos de litio, incluso cuando las autoridades trabajan en un nuevo código para una industria que lucha por mantenerse al día con la creciente demanda de baterías recargables. Reglas más favorables a los inversores en Argentina han logrado atraer el interés de las mineras que originalmente miraban a Chile.

Jaime Alee, profesor que dirige el Centro de Innovación de Litio en Santiago, no ve ninguna razón técnica por la que el litio deba considerarse estratégico o por qué CChEN debería controlar su extracción y ventas. El litio se encuentra en varios países, pero solo Chile y Bolivia requieren una autorización especial, dijo.

"No tiene sentido", puntualizó Alee. "Pero cambiar su estado significa cambiar la ley, lo que podría llevar de tres a cuatro años y no hay tiempo para eso. Entonces, la opción más práctica es trabajar con lo que tenemos", añadió.

Mientras que el litio se utiliza en los reactores nucleares para la regulación de la química del agua, no se utiliza como fuente de energía para la fisión nuclear, señaló Jonathan Cobb, gerente de comunicaciones de la World Nuclear Association de Londres.

El enfoque de la industria se ha desplazado de los reactores a las baterías, ya que los fabricantes de automóviles, como Tesla Inc., presionan para que los vehículos eléctricos lleguen al mercado masivo.

En Chile, los productores de litio deben obtener una licencia tanto de CChEN como del Ministerio de Minería. El ministerio no ha otorgado un permiso en más de dos décadas, mientras que CChEN solo ha aprobado nuevas cuotas para los operadores tradicionales Albemarle y SQM, así como Codelco.

Un número de posibles nuevos jugadores está esperando a que las nuevas reglas de litio se apliquen a sus propias licencias. Aun así, el papel de la agencia nuclear no cambiará.

"No haremos cambios a CChEN en el corto plazo", dijo la ministra de Minería, Aurora Williams, en una entrevista el mes pasado. "Creemos que es razonable que CCHEN verifique las cuotas de extracción de litio, así como las transacciones", precisó.

En un país sin plantas de energía nuclear, el papel principal de la fuerza laboral de más de 300 empleados de la agencia es supervisar el uso de material radiactivo en los hospitales y la industria alimentaria.

Mientras que un ingeniero químico fue contratado el año pasado para respaldar el papel de la agencia en el litio, CChEN no tiene una división de litio formal y no se menciona el suave metal blanco plateado en sus declaraciones de misión y visión, ni en sus indicadores de desempeño clave para 2018. Tres de los siete miembros de la agencia son funcionarios militares, según el sitio web de la agencia.

CChEN no tiene suficiente experiencia técnica especializada en litio, según Alee, que ha asesorado a la agencia en el pasado. Su papel en el litio fue puramente administrativo antes de convertirse en un componente clave en las baterías para autos eléctricos.



La agencia se negó a responder a las críticas sobre el estado estratégico del litio y su papel en los permisos.

A nivel mundial, el crecimiento de la oferta de litio puede ser demasiado lento, creando cuellos de botella que suponen "riesgos serios" para el futuro de la adopción masiva de vehículos eléctricos, señaló Goldman Sachs Group Inc. en una nota la semana pasada. Producir más de las vastas salinas de los desiertos del norte de Chile podría reducir esos riesgos.

CChEN no tiene un conjunto de criterios para quienes buscan licencias. En cambio, les pide a las compañías que presenten información legal y técnica, dijo Patricio Aguilera, director ejecutivo de la agencia, en una respuesta por correo electrónico a las preguntas. Los términos para las diferentes licencias no son necesariamente comparables porque dependen de los registros proporcionados por cada empresa, indicó.

"CChEN respeta el principio de igualdad bajo la ley y esencialmente ha solicitado la misma información técnica desde 2010", detalló Aguilera. "CChEN no está considerando cambios en el proceso de otorgamiento de licencias a corto plazo", añadió.

Diferencias arbitrarias

Los documentos obtenidos a través de solicitudes de Transparencia muestran las diferencias entre los permisos otorgados a Albemarle para aumentar la producción en el Salar de Atacama y los otorgados a Codelco por Maricunga, donde la minera estatal busca socios del sector privado para comenzar a producir.

En un proceso de tres meses, Codelco obtuvo una cuota, transferible a terceros, para producir 325.045 toneladas en 40 años, según muestran los documentos. El proceso de Albemarle duró cinco meses, y la empresa Charlotte, Carolina del Norte, otorgó una cuota no transferible de 540.240 toneladas durante 27 años. A diferencia de Codelco, Albemarle ya tenía derechos mineros en el área y presentó estudios ambientales y de reserva.

"Las reglas no están claras, suceden cosas extrañas en estos procesos que no tienen explicación ", dijo Alee.

Síguenos en El Mostrador Google News

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV