sábado, 23 de marzo de 2019 Actualizado a las 14:39

El agudo análisis electoral de Mac Margolis, columnista de Bloomberg

Economía chilena, el alumno estrella de América Latina necesita nuevas ideas

por 27 noviembre, 2017

Economía chilena, el alumno estrella de América Latina necesita nuevas ideas
Lo que preocupa a Chile es una dolencia clásica: la trampa del ingreso medio. Dicho de manera aproximada, ese es el tope de velocidad que alcanzan las economías en desarrollo avanzadas cuando ya no son pobres, pero aún no son ricos. Chile es demasiado acomodado para competir con países de bajos salarios, y su productividad es demasiado baja para competir con naciones más ricas y de alta productividad. Y aunque sigue siendo la economía más ágil y eficiente de América Latina, Chile se ha demorado en la innovación.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La primera ronda de las elecciones presidenciales de Chile, que vio tropezar al multimillonario que era favorito, ha sacudido al tradicional líder del continente.

El día después de que el conservador ex Presidente Sebastián Piñera obtuviera menos del 37 por ciento de los votos, el mercado bursátil se hizo polvo. Ahora, Piñera se enfrenta a una segunda vuelta en diciembre contra Alejandro Guillier, un recién llegado a la política, que busca unir una revigorizada izquierda chilena que lleva años dividida.

Efectivamente, los chilenos parecen igual de cansados ​​de los mismos viejos rostros de la política que el resto de América Latina. Entonces, ¿significa esto que la economía más amigable con los negocios del continente está a punto de virar a la izquierda?

No. Hace mucho tiempo que los chilenos decidieron evitar los extremos ideológicos para un centrismo aburrido pero estabilizador. Lo que está en juego es si un nuevo Gobierno puede sacudirse de más de una década de inercia económica.

Chile no ha perdido su preeminencia. Esta franja andina de 18 millones de habitantes sigue siendo líder en la región. Desde el libre comercio y la calidad de vida hasta el rendimiento en el aula escolar. Supera a muchos de sus vecinos en términos de apertura económica, con una puntuación de 57 en el índice de facilidad de hacer negocios del Banco Mundial, en comparación con Argentina (117) y Brasil (125). Y gracias a un aumento en el crecimiento y la productividad a partir de la década de 1980, Chile se convirtió en el país con los ingresos más altos de la región en 2012.

El problema es que Chile se ha estado durmiendo en sus laureles. La economía llegó a un punto difícil, con un crecimiento que cayó del 1,6 por ciento en 2016 a un 1,1 por ciento proyectado para este año, según datos compilados por Bloomberg Intelligence, por debajo del promedio regional. Por primera vez en décadas, Standard & Poor's ha rebajado la calificación de deuda soberana chilena, citando "crecimiento económico débil por un periodo prolongado". Bloomberg proyecta que Chile repunte con fuerza en 2018, pero en gran parte gracias a los precios del cobre.

Sin embargo, al igual que su mineral de cobre, de hecho, quizás debido a ello, el letargo económico chileno es profundo. Ese mineral genera la mitad sus ingresos de exportación, como lo ha hecho durante el último medio siglo o más. "Chile sigue dependiendo en gran medida de un producto, el cobre, y vendiéndolo a un país, China", me dijo Alfonso Dingemans, un historiador económico de la Universidad de Santiago.

La mayor preocupación es el historial decepcionante de Chile, incluso en las industrias que debería liderar. En la minería, por ejemplo, la productividad se ha estancado. "Con una economía que depende de la minería, debería preocuparnos que la productividad en este sector haya disminuido un 1,2 por ciento anual en los últimos 15 años", escribió en un informe reciente Jorge Selaive, economista jefe de BBVA Research Chile.

Incluso teniendo en cuenta la disminución de la calidad de los minerales, la productividad en la industria de la firma del país está creciendo a un lento 1 a 1.5 por ciento anual, según el economista de la Universidad de Chile José De Gregorio, miembro del Instituto Peterson de Economía Internacional. Eso hace que Chile sea menos productivo que sus pares mineros Perú y Australia, según Selaive.

Lo que preocupa a Chile es una dolencia clásica: la trampa del ingreso medio. Dicho de manera aproximada, ese es el tope de velocidad que alcanzan las economías en desarrollo avanzadas cuando ya no son pobres, pero aún no son ricos. Chile, argumentó Dingemans, es demasiado rico para competir con países de bajos costos laborales y su productividad es demasiado baja para competir con naciones más ricas y de alta productividad.

Y aunque sigue siendo la economía más ágil y eficiente de América Latina, Chile se ha demorado en la innovación. Comparado con sus pares más ricos en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, el año pasado Chile ocupó el último lugar en gastos en investigación y desarrollo, justo detrás de México, invirtiendo un insignificante 0.38 por ciento del producto interno bruto. También registró unas decepcionantes 3.274 patentes en 2016, comparado con más de 62.000 en la región.

Sin dudas, Chile ha lanzado importantes iniciativas para estimular la innovación y el emprendimiento: Start-Up Chile, una incubadora de emprendedores, se ha ganado el encantador apodo de Chilecon Valley. Según algunas medidas, estas iniciativas han dado sus frutos: más de 1.300 nuevas empresas de 72 países, según los informes, valoradas en US$ 1.400 millones.

Sin embargo, algunos informes sugieren que el programa esta tambaleando. De las 663 nuevas empresas en 2013, solo alrededor del 12,7 por ciento habría obtenido financiamiento adicional de capital de riesgo, una medida importante para medir el éxito. "Necesitamos ver mucha más información", dijo el economista de la Universidad de los Andes, Juan Nagel. "¿Cuántos de estos son trabajos nuevos? ¿Cuántas patentes tienen registradas estas empresas? Y, como resultado, ¿la economía de Chile está más diversificada? Claramente, eso no es algo que se está logrando; de lo contrario, lo dirían".

Mientras Chile está en pausa, algunos de los mercados más grandes de la región, como México y Argentina, están dejando algunas de las políticas defectuosas que los tenían frenados. Considere la extracción de litio, durante mucho tiempo fuertemente dominada por Chile como una industria nacional estratégica. Mientras que los mineros chilenos deben obtener autorización especial y lidiar con restricciones ambientales, el presidente argentino, Mauricio Macri, está invitando a inversionistas a las salmueras ricas en litio del país mediante la eliminación de regulaciones y proponiendo reformar una ley de protección de glaciares.

Industria del vino

Incluso los sommeliers han tomado nota. Es cierto que la industria sigue liderando la región. Pero el crítico internacional de vinos James Suckling nombró a seis viñas argentinas en su lista más reciente de los 100 mejores vinos, y el famoso viticultor francés Michel Rolland incluso calificó el producto en Argentina (donde también tiene una bodega) como "superior" al de Chile. "Chile está empezando a sentir que otros países le están respirando en el cuello", dijo Nagel.

La buena noticia es que los chilenos son muy conscientes de la trampa de ingresos medios y de la búsqueda de salidas. Pero aquí es donde el presunto consenso chileno se sale del camino. Piñera está hablando de una nueva Oficina para la Competitividad, financiada por recortes de impuestos y desregulación. Mientras tanto, la izquierda en Chile pide que los impuestos corporativos aumenten el gasto en ciencia y tecnología, tal como lo hizo la presidenta saliente, Michelle Bachelet. "Ambas campañas hablan de volver a un mayor crecimiento", dijo Dingemans. "No se habla, sin embargo, de un nuevo conjunto de políticas. Aparentemente, ¡no son necesarios!

Perdido en el ruido partidista está el fracaso de ambas posiciones: la de dejar al mercado que haga lo suyo y la de que el Estado se haga cargo de diversificar la economía o mejorar la productividad. "Chile ha hecho bien con el cobre, el vino, la fruta y la silvicultura, los productos del mar y un poco de fabricación, igual que en los últimos 25 años", señaló Nagel. "Pero el problema es dar el salto a otras industrias", precisó.

En lugar de duplicar sus ortodoxias, argumentó Dingemans, los chilenos deben ser prácticos. "Tenemos que ir más allá de las nociones preconcebidas de que el Estado o el mercado tienen que resolver nuestros problemas", dijo. Ese es un sentimiento que incluso los esnobs del vino de Chile deberían estar dispuestos a brindar.

Esta columna de Mac Margolis no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o Bloomberg LP y sus propietarios.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV