miércoles, 23 de enero de 2019 Actualizado a las 13:42

MERCADOS

El crudo análisis de Valdés: "Cualquier coalición política no puede olvidar ofrecer una estrategia creíble de crecimiento si quiere ganar"

por 23 mayo, 2018

El crudo análisis de Valdés:
"Usando el ejemplo de Chile en los últimos 25 años, esta nota proporciona cálculos simples sobre la relevancia del crecimiento y la redistribución para diferentes quintiles de la distribución del ingreso. El ejercicio ilustra que volverse (significativamente y rápidamente) más igual produciría efectos sobre el ingreso de la clase media que son proporcionales a un período relativamente corto de alto crecimiento. Esto sugiere que es políticamente prudente suponer que el crecimiento y una estrategia creíble para lograrlo es un tema central para el votante promedio", asegura el ex ministro en la versión completa en español de su paper "Balance de redistribución del crecimiento y coaliciones cambiantes: una visión desde Chile".
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Poco más de ocho meses han transcurrido desde que dejó su despacho en Teatinos 120, en medio de un público conflicto con La Moneda, en esos días gobernada por Michelle Bachelet. Hoy, el ex ministro de Hacienda Rodrigo Valdés, desde su rol académico, habla con mayor  libertad y su análisis es mucho más crudo que antaño, tal como lo dejó plasmado en un paper de su autoría y publicado en la revista de los alumnos de la Harvard Kennedy School, titulado "Growth-Redistribution Balance and Shifting Coalitions: A View from Chile" ("Balance de redistribución del crecimiento y coaliciones cambiantes: una visión desde Chile"), donde en lo medular dejó claro que la distribución de ingresos, único caballo de batalla de la centroizquierda, no significaría nada sin crecimiento.

Valdés, quien actualmente ejerce como profesor de la Escuela de Gobierno de la Universidad Católica, explicó en el documento cómo el crecimiento es la llave de la distribución y que, al desentenderse de esta premisa clave, era de esperarse que la entonces coalición gobernante –entiéndase la ex Nueva Mayoría– perdiera la última elección presidencial a fines del 2017.

El siguiente, es el artículo completo publicado en dicha revista académica y traducido al español –al final del texto se encuentra el link del documento original, con las gráficas respectivas citadas en el mismo–:

"Teniendo en cuenta que durante el último cuarto de siglo los ciudadanos en Chile han experimentado el crecimiento y la redistribución de primera mano, los políticos deben ofrecer un buen equilibrio para conquistar sus votos. Gracias al crecimiento económico, la expansión de los ingresos y el consumo han sido demasiado importantes para que demasiados hogares se queden en un segundo plano. Esta nota ilustra que incluso las políticas de redistribución radicales producen solo una fracción de lo que el crecimiento puede producir en términos de ingreso. Un corolario de esto es que cualquier coalición política no puede olvidar ofrecer una estrategia creíble de crecimiento si quiere ganar y mantenerse en el poder. Una agenda enfocada en el acceso y las oportunidades es una avenida prometedora para hacer que el crecimiento y la redistribución sean más compatibles".

Introducción

En los últimos años, los principales países sudamericanos han visto un cambio en sus coaliciones gobernantes hacia la derecha (política). Aunque hay casos en los que la compleja dinámica interna terminó en una nueva administración no elegida (Brasil), ha habido elecciones en las que la centroderecha ha reunido un importante apoyo electoral (Argentina y Chile). La pregunta obvia es ¿por qué? Como es habitual en este tipo de preguntas, hay varias respuestas. Esta nota afirma que, mientras la centroderecha se movía hacia el centro, incluso adoptando parte de lo que podría considerarse la agenda socialdemócrata, la centroizquierda se movió aún más (y significativamente) hacia objetivos de redistribución, perdiendo el equilibrio requerido para conquistar el apoyo del votante promedio.

Este votante promedio ha cambiado considerablemente en las últimas décadas. Ha experimentado de primera mano los efectos del crecimiento sostenido en los ingresos y el consumo de los hogares, y también algunos beneficios de los esfuerzos de redistribución. Él ha disfrutado y sufrido la poderosa fuerza del capitalismo así como sus fallas, y lo mismo con las políticas gubernamentales. Está significativamente más informado y, probablemente, menos confiado que en el pasado. Entiende bien, y es mejor que lo que algunos políticos creen, el alcance de lo que está en juego.

Usando el ejemplo de Chile en los últimos 25 años, esta nota proporciona cálculos simples sobre la relevancia del crecimiento y la redistribución para diferentes quintiles de la distribución del ingreso. El ejercicio ilustra que volverse (significativamente y rápidamente) más igual produciría efectos sobre el ingreso de la clase media, que son proporcionales a un período relativamente corto de alto crecimiento. Esto sugiere que es políticamente prudente suponer que el crecimiento y una estrategia creíble para lograrlo es un tema central para el votante promedio.

Por supuesto, esta hipótesis no excluye otras explicaciones de los cambios políticos mencionados anteriormente. El final del súper ciclo de los precios de las materias primas (en 2013 para los metales y 2015 para el petróleo) probablemente tuvo un papel importante, a pesar de que la gestión macroeconómica, en general, fue mucho mejor que en el pasado. El desempleo aumentó menos que en ciclos anteriores, pese a que algunos países entraron en recesión. Sin embargo, durante los últimos años, el crecimiento económico se estancó en el mejor de los casos, una dificultad obvia para mantener en el poder a las coaliciones gobernantes.

La centroizquierda, casi por definición, se inclina hacia una mayor redistribución. Pero tanto sacrificio en términos de crecimiento tiene que calibrarse cuidadosamente. Cuando los ciudadanos valoran el crecimiento del ingreso y, lo que es más importante, lo han experimentado, es un error suponer que una agenda centrada básicamente en la redistribución puede triunfar. Adoptar una estrategia creíble para el crecimiento también es necesaria, y esta estrategia probablemente fracasará si se olvida que sin una economía de mercado que funcione bien y un sector privado sólido es difícil, si no imposible, mantener un alto crecimiento.

Se puede argumentar algo similar con respecto a una serie de escándalos políticos, si no de corrupción directa en algunos países. Del financiamiento ilegal de campañas políticas en Chile y Brasil al abuso de poder en otros lugares, todos afectaron severamente la credibilidad de los políticos, agilizando los cambios en el gobierno a pesar de las reacciones políticas apropiadas (especialmente en Chile).

Esta nota se centra en el papel del equilibrio apropiado entre las políticas redistributivas y de crecimiento. Si bien hay cierta evidencia de que en algunos casos no existe un equilibrio entre ellos –la extrema desigualdad puede hacer que el crecimiento sea inviable– suponemos que los líderes políticos confrontan las compensaciones económicas entre estos objetivos y eligen diferentes combinaciones de crecimiento y ciertos esfuerzos de redistribución.

Crecimiento y Distribución del Ingreso, Chile 1990-2015

Una pregunta útil y discriminatoria sobre los puntos de vista sobre el equilibrio crecimiento-equidad en Chile es la percepción que tienen los actores políticos sobre el desempeño de la economía (y de la sociedad en general) en las últimas décadas.

Algunos considerarían este como el período más exitoso en la historia del país, con una democracia floreciente y un excelente desempeño económico. Algunos lo considerarían como la continuación de las "políticas neoliberales" implementadas por la fuerza durante la dictadura de Pinochet, que básicamente generaban crecimiento económico concentrado en la parte superior, con poca prosperidad compartida.

Algunos juzgarían este período como un esfuerzo para implementar gradualmente un compromiso cambiante entre crecimiento y esfuerzos para redistribuir. En mi opinión, el segundo grupo se volvió más relevante en la coalición gobernante que asumió el poder en 2014 que en el pasado y continuó dominando la centroizquierda en la campaña presidencial de 2017, hasta el punto que las dos décadas anteriores rara vez se consideraron algo para estar orgulloso.

¿Cuáles son los hechos? El PIB per cápita de Chile casi se triplicó entre 1990 y 2015, con recesiones breves y de corta duración en 1999 y 2009 solamente. Más precisamente, el PIB per cápita aumentó un acumulado de 280 por ciento, o 5.3 por ciento por año (a PPP y dólares constantes).

Al mismo tiempo, la distribución del ingreso mejoró. De acuerdo con los Indicadores de Desarrollo Mundial del Banco Mundial, el Coeficiente de Gini pasó de un vergonzoso 57.3 a un 47.7 aún muy alto entre los mismos años (Tabla 1). Sorprendentemente todos, excepto el quintil superior (en realidad, todos excepto el decil superior), mejoraron su participación en el ingreso total después de impuestos y transferencias.

A pesar de estas mejoras, los ingresos continúan distribuidos de forma bastante desigual en Chile. Consideramos aquí tres puntos de referencia para las comparaciones. "Río de la Plata" es el promedio simple de Argentina y Uruguay, que tienen distribuciones de ingresos relativamente similares. "Iberia" es el promedio simple de Portugal y España, también con indicadores similares. Finalmente, los "países nórdicos" corresponden al promedio simple de Dinamarca, Noruega y Suecia, nuevamente con resultados similares, pero una distribución significativamente mejor. A pesar de la importante mejora, Chile está lejos de los puntos de referencia europeos.

Esta imagen bien conocida también surge en las comparaciones con los países de la OCDE. El último Coeficiente de Gini publicado para Chile es solo mejor que el de México. (Curiosamente, el Gini antes de impuestos y antes de las transferencias para Chile ocupa el puesto 23 entre 37 países, y es similar a Australia y mejor que Alemania o Japón).

Considerando esta distribución desigual, y para medir los efectos potenciales de la redistribución, vale la pena calcular qué pasaría con el nivel de ingresos de diferentes segmentos si uno pudiera implementar un cambio repentino, redistribuyendo y manteniendo el ingreso total sin cambios. Por supuesto, esto es teórico, ya que ninguna política pública podría implementarse para tal objetivo. Pero es un útil límite superior.

Consideramos nuevamente la distribución de los tres puntos de referencia discutidos antes y recalculamos el PIB per cápita para 2015. En este experimento mental mantenemos el ingreso per cápita constante, pero redistribuimos el ingreso total entre los diferentes grupos utilizando la distribución de los puntos de referencia. Comparado con ingresos reales en 2015 (Columna 3), este experimento muestra que el 20 por ciento superior es el único quintil que tendría menos ingresos (en consonancia con el hecho de que la distribución deficiente en Chile se explica en gran medida por los ingresos más altos). El segundo quintil mejoraría algo, mientras que el 60 por ciento inferior solo vería una mejora radical en los ingresos bajo la distribución nórdica. ¿Qué hay del progreso en los últimos 25 años? Comparado con 2015, el PIB per cápita en 1990 fue mucho más pequeño para todos los segmentos: el crecimiento generalmente eleva todos los barcos. Pero la distribución del ingreso también mejoró y sus efectos fueron bastante relevantes.

También podemos calcular el PIB per cápita para cada segmento en 2015, pero con la distribución del ingreso de Chile en 1990, como se ve en la Columna 2. Los 10 principales porcentajes tendrían más de US $ 20.000 de ingreso adicional, mientras que el 80% inferior tendría entre $ 1.000 y $ 3.000 menos. Para obtener una mayor perspectiva, es útil comparar el crecimiento o el cambio del ingreso en diferentes segmentos de la distribución del ingreso bajo los diferentes experimentos de pensamiento (Tabla 3). Concretamente, descomponemos el crecimiento real del ingreso en Chile entre 1990 y 2015 entre la redistribución y el crecimiento agregado. Por separado, comparamos el crecimiento del ingreso en caso de que la distribución cambie a uno de los puntos de referencia. Hay al menos tres puntos importantes.

En primer lugar, las ganancias reales de la mejora de la distribución del ingreso entre 1990 y 2015 son solo una fracción del aumento total del ingreso. Para el 20 por ciento medio o "clase media", el crecimiento explicó más de 10 veces lo que ganaron a través de una mejor distribución del ingreso. Para el 20 por ciento inferior, el esfuerzo de redistribución fue más relevante, aunque el crecimiento aún era dominante, lo que explica seis veces más que la redistribución.

En segundo lugar, lo que Chile logró en los últimos 25 años es impresionante. Para la clase media, incluso una transformación repentina a los países nórdicos en términos de distribución del ingreso (sin cambios en el PIB agregado) produce menos de una décima parte de lo que la combinación de crecimiento real y mejor distribución producida para este segmento. El 20 por ciento inferior ganó en estas dos décadas y media más de cuatro veces lo que alcanzaría con una repentina distribución nórdica.

En tercer lugar, en comparación con sus vecinos del Cono Sur, y a pesar de sus mejores coeficientes de Gini, el 20% inferior en Chile no gana mucho con la distribución del Río de la Plata. Comparando la distribución de Chile con Río de la Plata e Iberia, las diferencias más importantes ocurren en los quintiles medios. Este no es el caso con los países nórdicos, donde el 20 por ciento inferior está significativamente mejor protegido (lo que implica que todavía hay espacio para los esfuerzos para dirigir las transferencias a este segmento).

Por supuesto, el votante promedio no ha hecho estos cálculos. Pero después de haber experimentado los resultados de las políticas de crecimiento y redistribución, es posible que haya construido una opinión sobre el impacto de cada uno.

La relevancia política del crecimiento está claramente presente en las encuestas de opinión. En el caso de Chile, por ejemplo, la CEP pide a las personas que elijan en una escala del uno al diez si "el ingreso debería ser más igual incluso si no recompensa el esfuerzo individual" o si el esfuerzo individual debe ser recompensado, incluso si esto conduce a diferencias de ingresos importantes. Excluyendo las respuestas neutrales, una gran mayoría (más de 2: 1) prefiere recompensar los esfuerzos individuales. González (2017) concluye que los ciudadanos se han mantenido más cerca de una visión individualista que comunitaria.

Evaluaciones políticas y agendas

Sin embargo, las consideraciones anteriores raramente se consideran en los círculos políticos. El bando de centroizquierda cree que los países de la región son extremadamente injustos y que los esfuerzos deben concentrarse en redistribución. Al menos en el caso de Chile, esto resuena bien con una simple vista de los datos. Mientras que el país ocupa el percentil 80 en el ingreso mundial per cápita, la distribución del ingreso medida por el coeficiente de Gini se ubica en el 15 por ciento más bajo. La evaluación implica una agenda simple: ofrecer redistribución. En otros países de la región, las cifras difieren, pero la visión general es similar: los votantes están descontentos con la situación y se necesita un cambio de rumbo.

En la práctica, esta visión ha tomado la forma de nuevos "derechos universales garantizados", una forma de colocar la redistribución en un lugar tan alto en la agenda que todos los demás problemas, incluida la restricción presupuestaria, se vuelven secundarios. Los impuestos y otros gastos necesitarán ajustarse para hacer espacio para cumplir con estos derechos, que a menudo están consagrados en la Constitución y, dependiendo de las disposiciones exactas, protegidas por los tribunales.

Dentro de la centroderecha, la evaluación sobre la relevancia de la redistribución ha sido similar, aunque las ofertas políticas han sido más matizadas y, lo que es más importante, han producido el beneficio (electoral) de mover la agenda hacia el centro.

De hecho, este campo ha pasado de centrarse en el alivio de la pobreza como la preocupación central (y casi única) a una visión más amplia de la vulnerabilidad económica. Por ejemplo, hace varios años, políticos de centroderecha abrazaron el concepto de "ingreso ético", un nivel de ingresos que sería moralmente aceptable. Dadas las dificultades para determinar un número preciso, puede ser una forma de medir la pobreza con límites que se pueden ajustar fácilmente. Más recientemente, la preocupación ha evolucionado hacia la atenuación de los riesgos que enfrenta la clase media. Si bien un hogar "afortunado" de clase media ciertamente puede prosperar, también puede perder significativamente si alguien está desempleado, enfermo o desplazado.

Por lo tanto, una visión relativamente compartida de que la distribución del ingreso es central ha producido resultados muy diferentes en todo el espectro político.

La centroizquierda, al profundizar su enfoque en la redistribución de los ingresos, terminó descuidando el crecimiento, tanto directamente cuando se enfrenta a compensaciones difíciles y, quizás más importante indirectamente, a través de ignorar el papel de los incentivos y la estabilidad de las reglas en una economía de mercado, así como la fuerza del sector privado como motor de crecimiento. De hecho, el enfoque de la redistribución generalmente ha estado acompañado por una profunda desconfianza de la economía de mercado (y del capitalismo en términos más amplios). Los debates sobre el posible papel empresarial del gobierno en algunos sectores económicos y la profunda aversión a la provisión de bienes públicos por parte del sector privado (así como en la seguridad social y la infraestructura) han dificultado ofrecer una agenda de crecimiento creíble. Y, como se discutió en la sección anterior, si el crecimiento económico es de primer orden para el crecimiento del ingreso y los ciudadanos valoran el ingreso, dejarlo como un problema secundario es una receta para perder las elecciones.

La centroderecha, por el contrario, se volvió más competitiva con la preocupación por la redistribución. Debido a que tiene mejores credenciales para ofrecer una estrategia creíble para el crecimiento, terminó moviéndose hacia el centro y adoptando una agenda con algunos elementos socialdemócratas. Tal vez el ejemplo más claro en el caso de Chile sea la oferta del nuevo gobierno de continuar la expansión de la educación técnica terciaria gratuita, algo impensable tres meses antes de las elecciones (aunque esto también podría considerarse como un paso populista).

Observaciones finales

Al decidir sobre los elementos centrales de una plataforma política, una pregunta crítica es cómo equilibrar la redistribución y las ventajas del crecimiento. La centroizquierda, casi por definición, se inclina hacia una mayor redistribución. Pero tanto sacrificio en términos de crecimiento tiene que calibrarse cuidadosamente. Cuando los ciudadanos valoran el crecimiento del ingreso y, lo que es más importante, lo han experimentado, es un error suponer que una agenda centrada básicamente en la redistribución puede triunfar. Adoptar una estrategia creíble para el crecimiento también es necesaria, y esta estrategia probablemente fracasará si se olvida que sin una economía de mercado que funcione bien y un sector privado sólido es difícil, si no imposible, mantener un alto crecimiento.

Esto no significa que la equidad debe ser olvidada. Por el contrario, la centroizquierda tiene como misión principal una sociedad más justa. Pero es necesario realizar una calibración cuidadosa de las compensaciones, ya que el crecimiento de los ingresos también es central. Esto es aún más relevante cuando el alcance de la redistribución del ingreso no es grande en comparación con lo que el crecimiento puede generar, al menos en términos de ampliar las posibilidades de consumo.

Más importante aún, una agenda progresista necesita mirar más allá de lo que sugieren las cifras de distribución del ingreso estáticas y dedicar esfuerzos a otras formas de injusticia. Como revela el informe del PNUD 2017, existe un acceso desigual a la educación y al poder político en Chile, y existe una gran heterogeneidad en términos de dignidad y respeto por parte de diferentes ciudadanos. Regiones rezagadas, pobreza entre los pueblos indígenas y otras minorías, falta de la movilidad social –hasta el punto en que los apellidos determinan las posibilidades de ingreso– y el acceso desigual a los bienes públicos también son cuestiones críticas.

Estas constituyen diferencias que determinan las posibilidades de por vida y desconectan los resultados del esfuerzo y la capacidad intrínseca de la gente. Una agenda renovada centrada en las oportunidades y el acceso, al nivelar realmente el campo de juego, facilitaría las compensaciones entre la equidad y el crecimiento. Y resonaría mejor con el nuevo votante promedio no empoderado.

NOTAS

1. Carlos Peña, Lo que el dinero sí puede comprar (Santiago: Penguin Random House, 2017). Carlos Peña ya ha argumentado desde hace tiempo que, contrariamente a lo que piensa la mayoría de la izquierda, existe una gran clase media que ha adoptado el consumo como parte de su vida y, lo que es más importante, parece complacida con este nuevo modelo.

2. R. Valdés, "Reflexiones Prácticas con 842 días en Hacienda", en Estudios Públicos CEP, de próxima publicación.

3. Fondo Monetario Internacional, "World Economic Outlook Database", https://www.imf.org/external/pubs/ft/weo/2017/02/weodata/index.aspx.

4. Banco Mundial, "Indicadores del desarrollo mundial", https://data.worldbank.org/products/wdi.

5. América Latina ha mostrado esta tendencia a mejorar la distribución del ingreso en varios países durante la última década. Este es un resultado notable teniendo en cuenta la tendencia mundial hacia un empeoramiento del resultado. Curiosamente, Sapelli (2016) muestra que la distribución del ingreso (y la educación) ha mejorado más marcadamente en las cohortes más jóvenes, un desarrollo que presagia nuevas ganancias a nivel agregado. Claudio Sapelli, Chile: ¿Más equitativo? Una mirada a la dinámica social del Chile de ayer, hoy y mañana (Santiago: Ediciones UC, 2016).

6. Fondo Monetario Internacional, "Base de datos de Perspectivas de la economía mundial"; Banco Mundial, "Indicadores de desarrollo mundial".

7. Fondo Monetario Internacional, "Base de datos de Perspectivas de la economía mundial"; Banco Mundial, "Indicadores de desarrollo mundial".

8. Ricardo González, ¿Malestar en Chile ?: Informe Encuesta CEP 2016 (Santiago: Centro de Estudios Públicos, 2017).

9. Es tentador juntar los problemas de los regímenes socialdemócratas en el mundo desarrollado y lo que ha sucedido en América del Sur. Sin embargo, hay una diferencia importante: en América del Sur, proporcionó una redistribución del ingreso, mientras que en Europa no lo hizo.

10. PNUD, Desiguales: Orígenes, cambios y desafíos de la brecha social en Chile (Santiago: Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, 2017).

 

Para revisar el artículo en inglés, pinche aquí.

 

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV