viernes, 13 de diciembre de 2019 Actualizado a las 11:39

Opinión

Autor Imagen

Mejor que el jefe del Banco Central de Brasil deje el cargo

por 5 noviembre, 2018

Mejor que el jefe del Banco Central de Brasil deje el cargo
El equipo de Bolsonaro ha emitido los discursos correctos sobre la independencia del banco central. Sin embargo, la autonomía del Central de Brasil nunca ha sido algo seguro, y ahora –bajo un presidente electo con una contundente victoria después de desestimar la política como siempre y con la promesa de gobernar de una manera muy diferente–, las normas de independencia son aún menos seguras.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El presidente electo de Brasil debe pedirle al presidente del banco central, Ilan Goldfajn, que se quede por un tiempo. Goldfajn debería declinar educadamente.

Goldfajn ha realizado un verdadero servicio público en sus dos años al frente del banco central. Si bien la clase política se ha debilitado y fracasado, él era el adulto en la sala y llevó la tasa de referencia a un mínimo histórico. La inflación, durante mucho tiempo la maldición de América Latina, es despreciable.

Esa es exactamente la razón por la que Jair Bolsonaro debería pedirle que permanezca al mando del banco central. Pero la realidad es que, tarde o temprano, el presidente entrante de Brasil querrá a su propia persona en ese puesto. Muy probablemente, mantener al titular del banco central de la administración anterior significaría tener a mano un chivo expiatorio, alguien a quien despedir cuando se produzca un error económico.

El equipo de Bolsonaro ha emitido los discursos correctos sobre la independencia del banco central. Sin embargo, la autonomía del Central de Brasil nunca ha sido algo seguro, y ahora bajo un presidente electo con una contundente victoria después de desestimar la política como siempre y con la promesa de gobernar de una manera muy diferente las normas de independencia son aún menos seguras.

Lo mejor para Goldfajn es volver al sector privado. Está sobrecalificado para el papel de chivo expiatorio. Su reputación, ya impresionante antes de encabezar la política monetaria, ha mejorado. La economía está creciendo después de una profunda recesión, e implementó reformas significativas en las operaciones del banco. Goldfajn lo deja en mejor forma de lo que lo encontró. Por sus dos años como posiblemente el verdadero líder de Brasil: Gracias, Ilan Goldfajn.

Ha sido consistente en los mensajes que envía. Desde el principio reconoció la necesidad y la oportunidad de recortes de tasas profundos, y los ejecutó casi sin fallas. Goldfajn también modernizó las comunicaciones. No más noches clásicas del mundo en desarrollo en espera de una declaración que puede llegar en cualquier momento y por cualquier medio. Las reuniones de política monetaria terminaban alrededor de las 6 p.m. hora local y la decisión y un comentario al respecto se emitían en pocos minutos.

Parece que se está produciendo un baile. Mis colegas de Bloomberg News informaron antes de la elección de esta semana que Goldfajn tiene planes de partir. Los representantes del presidente electo han enviado señales (con diversos grados de convicción) de que quieren que se quede. Pero todos sabemos lo que pasará si se queda.

Bolsonaro está vendiendo falsas pócimas milagrosas. Al igual que otros presidentes que se autodenominan tipos duros, cuando su pócima no funcione, lo atacará. Mejor que arremeta contra su propio elegido para liderar el banco central.

  • Esta columna no necesariamente refleja la opinión de la junta editorial o de Bloomberg LP y sus dueños.
  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV