viernes, 27 de noviembre de 2020 Actualizado a las 11:32

Opinión: 7 propuestas para mejorar el sistema de pensiones chileno de manera significativa.

por 22 enero, 2013

Opinión: 7 propuestas para mejorar el sistema de pensiones chileno de manera significativa.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Aprovechando la invitación extendida por el Senador Eugenio Tuma, expusimos frente a la comisión especial del Senado para reformar el sistema de pensiones, con el fin de analizar la situación actual del sistema de pensiones en Chile, así como presentar 7 propuestas para mejorarlo de manera significativa.

A nivel macroeconómico, el sistema de capitalización individual de AFP en Chile, ha conseguido 2 grandes logros: a) Incrementar el crecimiento del PIB en +1,39% anual (Fuente: Corbo Schmidt-Hebbel, sept 2003) y b) que el total de los fondos en Chile superen el 66% del PIB.

En este sentido, el sistema de reparto, ha afectado a los países de la OECD en un -1,33% del PIB y se estima que el déficit anual llegará a ser de -5,47% en 2060 según la OECD. Respecto al fondo ahorrado, por ejemplo EE.UU apenas llega a ser del 17,9% de su PIB.

En conclusión, a nivel macroeconómico, el sistema de AFP Chileno es muy eficiente, pero si vamos a lo micro, es decir, a la tasa de reemplazo jubilación sobre sueldo, en Chile es de apenas el 37% (sin el pilar solidario), en cambio en los países de la OECD promedia el 75%. La cifra dura, es que en Chile la pensión promedio es de $178.700, ni siquiera alcanza a superar el sueldo mínimo. Y esta incluye el aporte del Estado.

Dado que el sistema es beneficioso a nivel macroeconómico (países Europeos con serios problemas de financiamiento), pero a nivel de las personas es desastroso jubilarse con un tercio del sueldo, presentamos 7 propuestas concretas, ideas simples expuestas por nuestros 60.000 usuarios con la finalidad de mejorar las pensiones y alinear los incentivos de las AFP:

1.- Variabilizar las comisiones de las AFP: El hecho de que, en caso de obtener una rentabilidad negativa del -40% como ocurrió el 2008, las AFP ganen las mismas comisiones que, en caso de obtener una rentabilidad positiva del 20%, revela la inexistencia de incentivos para que las administradoras se motiven por rentabilizar los ahorros de todos los chilenos, minimizando los riesgos.

En ese sentido proponemos un esquema de incentivos variables según el cual, sólo en la medida que consigan una mejor rentabilidad para nuestros ahorros, ellas aumenten sus ganancias. En otras palabras, no tenemos nada en contra de que las AFP lucren, pero que, efectivamente, esas ganancias vayan de la mano con ganancias para todos los trabajadores chilenos. Por ejemplo: comisión 0% del monto administrado si la rentabilidad anual es negativa, o inclusive un 2% de comisión si consiguen una rentabilidad anual sobre el 14%. A mayor rentabilidad más comisión.

Siguiendo la misma línea de optimizar la rentabilidad de nuestros fondos, las AFP deberían reducir el número de días hábiles que tardan en hacer efectivo un cambio de fondo. Si en lugar de 4 días hábiles (como funciona hoy en día) el cambio se concretara, por ejemplo, en un día hábil la rentabilidad de nuestros fondos aumentaría considerablemente.

2.- Reducir las cotizaciones impagas: Tomando en cuenta que en nuestros tribunales existen más de 2 millones de denuncias sobre cotizaciones impagas, no admitir que es necesario tomar medidas al respecto sería cerrar los ojos. Ante esta lamentable realidad proponemos, por un lado, implementar una solución tecnológica que consiste en el envío de mensajes de texto al teléfono de los trabajadores a los cuales no se les ha pagado sus imposiciones mensualmente y así puedan tomar medidas al respecto. Por otra parte consideramos pertinente que la inspección del trabajo curse multas automáticas a todos aquellos empleadores que caigan en este tipo de prácticas.

3.- Seguro impositivo para evitar “lagunas impositivas” en cuenta 3 AFP: Se debería incrementar el seguro de desempleo en un 10% para que los trabajadores, durante los periodos en los que se encuentren desempleados sigan recibiendo el pago previsional. Además, considerando que la rentabilidad de la AFC (que en la actualidad administra el seguro de cesantía), en los últimos 10 años ha sido de 3,89%, y durante el mismo periodo la rentabilidad de las AFP ha sido de 5,3% real queda claro que, para beneficio de los trabajadores, son las AFP quienes deberían administrar tales capitales implementando, por ejemplo, una “Cuenta 3”. Así obtendríamos una mayor rentabilidad y un mayor control ciudadano, además facilitaría el acceso a saber cuánto tenemos ahorrados en nuestro seguro de desempleo.

4.- Transparentar portafolios de las AFP: Los portafolios de cada multifondo deberían ser públicos y actualizados diariamente. Indicando porcentajes invertidos y los valores de cada activo en pesos chilenos. De esta forma se evitarían situaciones como la acontecida durante la crisis subprime del 2008; cuando la rentabilidad del fondo A cayó un -20%, coincidía con que las bolsas mundiales también cayeron un -20%, el caso es que en pesos, el tipo de cambio aumentó un 20% (el dólar subió de $561 a $664) por lo que podríamos decir, con la información disponible, que las cifras no calzan. Incorporar elementos de transparencia evitaría que sigan ocurriendo “malentendidos” de esta naturaleza.

5.- Nueva AFP Estatal adquiera el 100% de Banco Estado: Crear una institución de estas características no es un despropósito ni un imposible como muchos quisieran hacernos creer, un claro ejemplo de esto es el Banco Estado, el cual compite con el mercado eficientemente y sin dejar de pertenecer al Estado. De esta manera se aumentaría la competencia lo que repercutiría en mayores beneficios para los trabajadores. Una posibilidad es que la AFP Estatal adquiera el 100% de Banco Estado, así se incrementaría la rentabilidad para los afiliados por sobre el 10% anual y el riesgo se diversificaría en toda la economía chilena. Así se cumpliría una privatización, pero serían todos los Chilenos dueños en vez del Estado.

6.- Menos restricciones para la jubilación anticipada: La tasa de participación laboral cae de 73 a 30% en los mayores de 60 años. Esto quiere decir que 1 de cada 2 mayores de 60 años, está desempleado y no se puede jubilar, dado la restricción de tasa de reemplazo de 70%. Una posibilidad pragmática y sustentable sería que las personas se pudieran jubilar anticipadamente con el 50% de la rentabilidad promedio de los últimos 3 años. Por ejemplo: una persona con 50 años, con 100 millones ahorrados, con 8% de rentabilidad promedio durante los últimos 3 años se podría jubilar con un 4% anual, eso implicaría que mensualmente recibiría $333.000, pero además su fondo aumentaría de 100 a 104 millones, de manera que los fondos serían crecientes y garantizaríamos que, incluso, una persona llegue con una jubilación digna a los 90 años y que cada año su jubilación será superior. Además al no pasarse a renta vitalicia las personas dejarían herencia a sus familias, y se generarían más impuestos para el Estado.

7.- Un sistema mixto, solidario y financiable: Que el Estado invierta un millón de pesos por cada hijo chileno al nacer y se los deposite en las AFP, así cada nuevo ciudadano ganaría 25 años de rentabilidad e interés compuesto. Además estos fondos se administrarían con una estrategia activa de cambio de fondo, obteniendo de ellos el máximo beneficio posible. El costo de esta política pública sería de USD 500.000.000 y de aplicarse significaría la eliminación de la pobreza del territorio nacional en un plazo de 40 años.

Propuestas prácticas y realistas, que representan la voz de los usuarios del sistema de AFP y cuya pronta implementación sólo depende de una cuestión de voluntad política y privada.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV