domingo, 16 de enero de 2022 Actualizado a las 19:07

Opinión: Eliminar el FUT sería una propuesta de reforma tributaria incorrecta

por 17 junio, 2013

Opinión: Eliminar el FUT sería una propuesta de reforma tributaria incorrecta
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Natalia González
Directora del Programa Legislativo y Constitucional de LyD - See more at: http://www.elmostradormercados.cl/destacados/opinion-eliminar-el-fut-seria-una-propuesta-incorrecta-de-reforma-tributaria/#sthash.BrkxUwa0.dpuf

Natalia González, Directora del Programa Legislativo y Constitucional de LyD

Nuestro sistema tributario es neutro al evitar la doble tributación. La integración de los impuestos a las empresas y sus propietarios es un reflejo de este principio, en que la tasa del impuesto de primera categoría, pagado por las empresas, constituye un anticipo del impuesto personal que luego han de pagar los dueños de dichas empresas cuando retiran las utilidades del caso. Por ello, el impuesto a las empresas constituye un crédito contra los impuestos personales que deben pagar los dueños por las utilidades distribuidas.

De esta manera, mientras no haya retiro de utilidades desde la empresa, éstas se mantienen reinvertidas en la misma y, en consecuencia, no se gravan. Nuestro sistema tributario está concebido, desde su estructura basal, como uno que incentiva el ahorro y la inversión, dando así a los dueños de las empresas las señales correctas para financiar, con recursos propios, el capital de trabajo y otros proyectos productivos.

Moverse hacia un sistema en que el impuesto a las personas sea calculado sobre base devengada (propuesta conocida comunicacionalmente como eliminar el FUT), tiene una incidencia directa y negativa en la inversión, en el ahorro y, al final del día, en el crecimiento. Seamos claros: desde el momento en que se pasa a gravar lo que se reinvierte en la empresa, los estímulos a que tales ahorros permanezcan en la misma disminuyen considerablemente. Así las cosas, no se trata de una propuesta de reforma menor, ni una sobre aspectos técnicos de nuestro sistema. Se trata de reformar las bases mismas del sistema tributario chileno.

Al respecto, se dice que el país ha cambiado y que ya no son necesarios los estímulos al ahorro. La meta de inversión, sin embargo, cercana al 28 % del PIB, está aún lejos de ser alcanzada y, en consecuencia, no se advierte la necesidad ni la urgencia de efectuar reformas que nos alejen aún más de esa meta. Por lo demás, según ha trascendido, la medida anunciada, que de por sí tiene un efecto negativo en la inversión, no “bailaría sola”. Iría de la mano de una supuesta alza de la tasa al impuesto de primera categoría. Un incremento de la tasa del impuesto a las utilidades de las empresas genera, en el margen, un incentivo al retiro de utilidades y al consumo, perjudicando, asimismo, el ahorro, la inversión y el crecimiento económico.

Por su parte, mucha gente imagina, inducida por aquellos que hoy enarbolan el fin del FUT como la solución a varios de nuestros problemas, que el FUT es una suerte de bóveda donde están guardados dineros que pertenecen al Estado. Ello es derechamente un error y un mito que es preciso erradicar para entender bien de qué estamos hablando. Partamos por aclarar que los montos que no han sido retirados desde las empresas, por concepto de utilidades, pertenecen a los dueños del capital que han rentabilizado esa inversión y no al Estado. Asimismo, dado que no han sido distribuidos como utilidades, no adeudan impuesto alguno. Precisamente, el FUT es el registro que permite llevar la contabilidad de aquellas utilidades que han pagado el impuesto a las empresas para luego poder utilizar dicho pago como un crédito en contra de los impuestos personales que deban pagarse cuando tales utilidades sean retiradas por los socios. Se trata de dineros que en su mayoría se encuentran invertidos en la empresa, en capital de trabajo, en activos, no de un pozo de dinero a lo Rico Mc Pato.

Si los retiros en exceso del FUT han pasado a constituirse, en ciertos casos, en una herramienta para postergar indefinidamente los impuestos personales de los socios, ello debiera ser objeto de corrección. Lo anterior, por ejemplo, a través de una eficiente fiscalización asociada al término de giro con pago de los impuestos pendientes a los socios de aquellas sociedades que permanecen inactivas. Una propuesta en este sentido resulta más proporcionada al problema que se quiere enfrentar, generando menos distorsiones y efectos negativos para el país.

 

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV