jueves, 6 de mayo de 2021 Actualizado a las 15:48

Crisis Argentina: Gobierno hace mayor devaluación en 12 años mientras intenta frenar dólar informal

por 23 enero, 2014

Crisis Argentina: Gobierno hace mayor devaluación en 12 años mientras intenta frenar dólar informal
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

En medio de las amenazas del Gobierno para tratar de frenar el avance del dólar "blue", el peso argentino se depreció ayer un 3,47 por ciento en el mercado oficial frente a la divisa estadounidense, una de las mayores devaluaciones registradas en un solo día desde 2002.

Es la mayor devaluación en doce años. De acuerdo al diario La Nación de Buenos Aires, durante enero el Banco Central promovió la mayor depreciación mensual del peso desde mayo del 2002.

El dólar subió 24 centavos en los mercados de cambio oficiales, hasta los 7,14 pesos, con lo que la moneda argentina acumula una devaluación del 9,5 % desde enero y del 18,4 % desde que Axel Kicillof asumió la cartera de Economía, el pasado 21 de noviembre.

El ascenso del dólar informal ha sido aún superior y con el nuevo récord alcanzado hoy, cuando cerró a 12,15 pesos por unidad, acumula este año una apreciación del 21,5 %.

Los economistas atribuyeron la devaluación del peso a un intento gubernamental de actualizar el tipo de cambio, que se encuentra retrasado respecto al valor de mercado y perjudica las reservas internacionales, en su nivel más bajo desde 2006.

Fausto Spotorno, economista jefe del estudio Orlando J. Ferreres, explicó a Efe que para combatir el proceso inflacionario, "el Gobierno trató de congelar el tipo de cambio" con "un ancla en el dólar y terminamos con un tipo de cambio atrasado".

Según Spotorno, el Gobierno implementó restricciones cambiarias a partir de 2011, conocidas como "cepo al dólar", para detener la fuga de divisas sin devaluar la moneda, que en aquel momento se cambiaba a cuatro pesos por dólar.

A su juicio, la decisión gubernamental de prohibir el ahorro en dólares, imponer recargos a las compras en el extranjero con tarjeta y a la adquisición de pasajes y paquetes turísticos y limitar las adquisiciones por Internet "generó una desconfianza enorme".

Spotorno criticó que la devaluación gradual realizada por el Gobierno "llevó a perder reservas, porque todo el mundo se anticipa pensando que en el futuro el tipo de cambio será más caro".

Con la devaluación realizada hoy, la mayor desde el 25 de marzo de 2002, cuando el peso se desplomó de golpe un 39,58 %, la brecha cambiaria entre el dólar oficial y el "blue" se redujo ligeramente hasta el 70,16 %.

La escalada de la divisa en el mercado negro se ha visto favorecida por la impresión de 40.000 millones de pesos por parte del Gobierno durante el pasado diciembre para cubrir el déficit fiscal.

El economista Ramiro Castiñeira, de Econométrica, consideró que los pesos volcados al mercado empezaron a tener incidencia este mes, cuando bajó la actividad y las empresas redujeron su demanda de pesos.

"El sector privado se encuentra con más pesos de los que puede tener y ante la imposibilidad de contratar un plazo fijo porque rinde menos que la tasa de inflación o de comprar dólares (en el mercado oficial) porque se encuentra inhabilitado va al paralelo y acaba inflando el precio", indicó.

El jefe de Gabinete argentino, Jorge Capitanich, advirtió hoy que el Gobierno recurrirá a la Justicia para frenar el mercado negro de divisas.

"Todo lo que sea de carácter ilegal vamos a combatirlo con una sola herramienta: la ley", dijo Capitanich después de que el pasado lunes el Gobierno vinculase la existencia del mercado negro de divisas con el lavado de dinero y el narcotráfico.

Otro objetivo de la brusca devaluación es "no exponer más las reservas", según Castiñeira, que pese al "cepo" cambiario han caído hasta 29.253 millones de dólares.

El analista consideró que la devaluación del peso superará este año el 40 %, aunque se frenará tras el primer trimestre, cuando ingresen los dólares procedentes de las exportaciones agrícolas.

Aun así, anticipó que "2014 es un año complicado para generar divisas" porque el precio de la soja no mantiene la tendencia alcista de los últimos años y Brasil "tiene más ganas de ajustar que de crecer".

"En este escenario sería un logro que las exportaciones sólo se estanquen", remarcó.

El complejo escenario al que se enfrenta Argentina se agrava, según Castiñeira, con la pérdida de credibilidad internacional por la "manipulación de su índice de inflación", que alcanzó el 10,9% frente al 28,38 % calculado por las consultoras privadas.

El índice ha sido censurado por el Fondo Monetario Internacional y será reemplazado por uno nuevo a partir de este mes.

Según las predicciones de Econométrica, el ritmo de aumento de precios se acelerará aún más este año y rondará el 30 por ciento.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV