martes, 24 de noviembre de 2020 Actualizado a las 16:03

Atlético de Madrid prueba que sin ser superpotencia se puede ganar

por 23 mayo, 2014

Atlético de Madrid prueba que sin ser superpotencia se puede ganar
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Atlético de Madrid está tratando de hacerle un gol a la dirigencia del fútbol, nuevamente.

Después de vencer a Real Madrid y Barcelona por el título de La Liga de España –los dos equipos de fútbol más ricos del mundo por ventas-, podría convertirse en la escuadra con la nómina de sueldos más baja para ganar la Champions League desde 2004, según cálculos de Bloomberg News. Atlético enfrenta a Real Madrid en la final mañana en el Estadio da Luz en Lisboa a las 20:45 hora local.

En un momento en que un selecto grupo de clubes financiados por fondos de riqueza soberana árabe y multimillonarios rusos está dominando el mercado internacional de traspasos de jugadores -que mueve US$3.700 millones-, el desempeño del Atlético está demostrando que escuadras financiadas en forma más modesta pueden prosperar en el campeonato europeo mas importantes, integrado por 32 equipos, según explicó José María Gay, profesor de la Universidad de Barcelona, que escribe sobre finanzas de los equipos.

“Están demostrando que no es necesario ser una superpotencia para tener éxito”, dijo Gay. “Eso da esperanza a todos”.
Atlético Madrid es controlado por Miguel Ángel Gil, que asumió como director ejecutivo reemplazando a su padre fallecido. No cuenta con el prestigio ni los auspiciantes internacionales de Real Madrid y le costó conseguir financiamiento para competir durante la regresión económica de seis años en España.
Los rojiblancos tenían una plantilla de 55,8 millones de euros (US$76 millones), aproximadamente la cuarta parte que la de Real Madrid en junio pasado, según sus cuentas más recientes. Porto, que contaba entonces con José Mourinho como entrenador, tenía una nómina de unos 39 millones de euros cuando ganó la edición 2004.

‘Mejor perspectiva’
En marzo, el mediocampista Tiago Cardoso de Atlético dijo que algunos ven al equipo como “una especie de Robin Hood” que vence a adversarios más poderosos, refiriéndose al bandido inglés que robaba a los ricos para dar a los pobres.
En tanto Real tiene su sede en la principal avenida de tres carriles en Madrid, Atlético se encuentra cerca de una rotonda en un distrito de clase obrera en el sur de la ciudad. Ninguno de los jugadores de Atlético tiene el mismo cachet que los destacados integrantes de Real, incluido el jugador mundial del año para FIFA, Cristiano Ronaldo.

“Saben que los jugadores de Real Madrid son más altos, ricos y apuestos que ellos”, dijo Miguel Ángel Guijarro, coautor del libro “Leyendas del Atlético de Madrid”.

Real Madrid, con el récord de haber sido nueve veces campeón europeo, es uno de los pocos “clubes mega-ricos” que alimenta el auge del mercado de fichajes, según Mark Goddard, que supervisa los datos y la conformidad de las transferencias en la FIFA, el organismo que gobierna el deporte. El mercado, sin incluir fichajes locales, creció un 41 por ciento en 2013, gracias a la aparición de nuevos clubes muy gastadores, como el Paris Saint-Germain y Mónaco, propiedad de Qatar Investment Authority y del multimillonario ruso Dmitry Rybolovlev respectivamente. Real Madrid en cambio es propiedad de sus simpatizantes.

“Si miramos el extremo superior del mercado donde está todo el dinero inflado, es como un club de yates; es muy pequeño”, dijo Goddard en una entrevista reciente.

Atlético de Madrid perdió la final europea que disputó frente a Bayern Munich en 1974. Hace una semana le arrebató a Barcelona un empate 1-1 asegurándose su primer título de La Liga en 18 años. Su fuerza es la unidad y la disciplina inculcadas por el entrenador Diego Simeone, según José María Amorrortu, ex entrenador del equipo juvenil en el club. El técnico argentino jugó para el equipo cuando ganó por última vez la liga en 1996. 

Simeone dijo que una sola vez había tenido la misma dedicación de un equipo, en sus primeros tiempos como entrenador de Estudiantes de La Plata en su Argentina natal en 2006.

“Teníamos un grupo de jugadores que quería pelear a muerte”, dijo Simeone. “Aquí tengo la misma sensación”.

 

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV