domingo, 22 de mayo de 2022 Actualizado a las 09:44

Opinión: Cambiar porque... ¿prometimos cambiar?

por 5 diciembre, 2014

Opinión: Cambiar porque... ¿prometimos cambiar?
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

En el transcurso de este año hemos visto una serie de cambios estructurales de relevancia, siendo los más importantes la Reforma Tributaria, la Reforma Educacional y ahora la Reforma Laboral. 

La Presidenta Michelle Bachelet prometió cambios profundos al sistema y hasta ahora ha cumplido con sus promesas: los cambios se han presentado con gran celeridad y han sido profundos. No obstante, de este proceso surgen varias interrogantes: ¿está bien evaluado el cambio?, ¿el resultado de este cambio es mejor que lo que había antes?
 
Algunos mandatarios han cometido el error de gobernar con las encuestas en la mano, es decir, hacen simplemente lo que la gente pide. Esto es fácil de determinar, hace un año todos pedían educación gratis, todos los empresarios eran ladrones y evadían impuestos y todos los sostenedores eran movidos por el lucro y se aprovechaban del sistema.
 
Sin embargo, la gente cambia rápidamente de opinión. Una gran cantidad de personas hoy ya no quiere la Reforma Educacional así como se está discutiendo, sin énfasis en la calidad, que era el foco principal. La Reforma Tributaria tampoco se queda atrás y trae consigo otros males, como por ejemplo aumentos de precios (inflación), cesantía y un impacto en el crecimiento del país. Es seguro que esas personas que quedaron sin trabajo durante estos meses tampoco quieren ya ni escuchar hablar de la Reforma Tributaria. Esas personas son las que pagan el verdadero precio de estas transformaciones. 
 
Actualmente la Presidenta Bachelet se ve un poco atrapada, con un ministro de Hacienda que no cuenta con la confianza del mercado, con reformas que efectivamente fueron una aplanadora y que no reconocen las cosas buenas que hemos aprendido en nuestra historia reciente. Adicionalmente, estas reformas ya no cuentan con el beneplácito de la población, que está pagando el costo social, lo cual se ve reflejado en las encuestas.
 
Como en el Fútbol

Nuestra historia futbolera tiene algunos elementos comunes. Muchas veces llega un director técnico nuevo que quiere imponer su estilo propio y parte de cero, desechando todo el trabajo del entrenador anterior. Quizás porque ve o siente el fútbol de manera diferente, no lo sé. Lo cierto es que esa falta de continuidad en el trabajo es uno de los factores que nos ha llevado a fracasar muchas veces en ese deporte. Creo que algo similar ocurre en la coyuntura política. Se quiere cambiar todo, sin dar continuidad a un proyecto país que durante la reinstauración de la democracia demostró ser eficiente y conveniente para el país, con tasas de crecimiento que no han sido brillantes pero en general han sido sostenidas y un riesgo país bajo para los inversionistas. Creo que el Presidente Piñera así lo entendió y dio continuidad al modelo que ya traíamos, pero mejorando aquellos aspectos que desde su perspectiva debían ser mejorados.

Todo lo anterior no significa que nunca debemos cambiar, por el contrario, el cambio es permanente e inevitable, pero debemos medir con mayor cuidado las consecuencias y el resultado de estos cambios antes de ponerlos en práctica. Lograr consensos y escuchar a todos los sectores sin prejuicios es parte del trabajo de nuestras autoridades. Debemos entender que entre todos construimos un país, una nación, nuestra realidad.

Patricio Gana
Socio principal de AK Contadores



Síguenos en El Mostrador Google News



Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV