lunes, 15 de agosto de 2022 Actualizado a las 20:06

Portfolio Manager de ROBECO tiene malas noticias para la banca: "Basilea III golpeará rentabilidad, al menos en los primeros cinco años"

por 2 marzo, 2015

Portfolio Manager de ROBECO tiene malas noticias para la banca:
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Se viene un año movido tanto en lo político como en lo económico para Chile. De eso nadie tiene dudas.

Y LarrainVial, que ya tuvo su año movido en 2014 por su rol en el Caso Cascada, ha organizado un potente seminario para sus clientes, en el cual busca explicar los cambios que están ocurriendo en Chile y que han dado origen a lo que llama "un nuevo ciclo".

Los invitados estrellas son Eugenio Tironi y Arturo Fontaine. Su misión es dar su punto de vista sobre lo que se viene y plantear los temas que dominarán la agenda local este 2015.

Pero también hay una serie de analistas y gestores de fondos extranjeros participando, los que darán una visión más micro del escenario global para invertir este año.

Uno de ellos es Jan Willem de Moor, experto en regulación bancaria y senior Portfolio Manager del gigante europeo ROBECO, firma basada en Holanda que administra casi 300 mil millones de euros.

Su visita ocurre menos de dos meses después que el Banco Central introdujera nuevas normas de liquidez para la industria, como parte del proceso de alinear la regulación chilena a Basilea III.

La normativa le dio un respiro a la banca, ya que le permite a la industria incluir encaje como activo de alta liquidez.

El banco Santander estima que la decisión inyectará US$ 6.200 millones a la oferta de activos elegibles, lo que es positivo para la industria.

"La inclusión del encaje como activo elegible para ALAC (que en diciembre promediaba US$ 6.200 para el sistema financiero), así como la posibilidad de contabilizar bonos soberanos de primera categoría de riesgo sin límite, reducen las preocupaciones de que el mercado local no tenga la disponibilidad suficiente de este tipo de activos", consigna el informe.

La nueva normativa también obliga a los bancos a aumentar "la cantidad y calidad de información disponible para el supervisor y el mercado".

A pesar de la normativa, aún existe una serie de dudas respecto de cómo se adecuará Basilea III a la realidad local, en particular cómo afectará a la rentabilidad y cuánto le costará al fisco asegurarse de que BancoEstado cumpla con las nuevas normas.

De Moor no conoce a fondo la industria bancaria chilena, pero sí asegura que Basilea III golpeará la rentabilidad de la banca, al menos en los primeros cinco años, ya que casi todas las nuevas reglas "significan que los bancos pueden ganar menos dinero".

En una entrevista por correo electrónico, el gestor de fondos explicó a fondo los cambios que están ocurriendo en la industria bancaria global a raíz de la crisis 'subprime' y el impacto de las nuevas regulaciones en Wall Street y Europa.

"Los bancos han cambiado de muchas maneras, como resultado de una regulación más estricta. La necesidad de reservas de capital mucho más altas significa que los bancos están menos dispuestos a hacer crecer sus balances. En varios casos, los bancos han reducido de forma activa el tamaño de su balance, por ejemplo, desechando activos no estratégicos o vendiendo filiales extranjeras. Antes de conceder nuevos préstamos a consumidores o empresas, los bancos van a querer asegurarse de que la rentabilidad de los préstamos es lo suficientemente alta como para compensar la necesidad de capital adicional. Niveles de capital más altos hacen que los bancos sean más fuertes, pero el retorno para los accionistas es menor como consecuencia de ello", señala.

Y añade: "Los bancos también tienen que mantener reservas de liquidez más grandes, el rendimiento que se hace en estos activos líquidos es, sin embargo, muy bajo. Esto tiene un impacto negativo en la rentabilidad de los bancos. Y, por último, los bancos están obligados a contar con una financiación de la deuda en su lugar con vencimientos más largos. Esta financiación a más largo plazo será más cara para los bancos que la financiación a corto plazo".



De Moor cree que en general las nuevas reglas han sido positivas para la industria.

"Creo que la regulación actual es mucho mejor de lo que era antes de la crisis financiera. Sin duda, se dará el hecho de que la regulación se sobrepase en algunos casos, pero el hecho de que los bancos tienen reservas de capital mucho más grandes es un punto positivo. Aunque la rentabilidad de los bancos es menor de lo que era antes de la crisis financiera, los accionistas al final también se benefician de un sistema bancario más estable", manifiesta.

"Basilea III –prosigue De Moor– es un conjunto global de normas para el sistema bancario, todavía hay diferencias locales en la implementación de Basilea III, sin embargo. Sería de gran ayuda si estas diferencias locales se hacen más pequeñas. Modelos internos de riesgo de los bancos siguen siendo un motor importante para la determinación de la necesidad de capital de un banco. Espero que los reguladores presionarán para más y más estandarizados modelos de riesgo, por lo que los cálculos individuales de ponderaciones de riesgo serán más comparables".

-¿Cree que aún hay bancos "too big to fail"?
-Sí, todavía hay muchos bancos que son demasiado grandes para quebrar, es por eso que actualmente se están desarrollando nuevas reglas para los bancos de importancia sistémica global. La idea de estas reglas es que, si un banco se mete en serios problemas, debe haber suficiente capacidad de absorción de pérdidas en su lugar para que los contribuyentes no tengan que ayudar a rescatar al banco. Los accionistas y tenedores de bonos pierden dinero en este caso, pero el negocio principal del banco será capaz de seguir funcionando normalmente. Incluso se podría decir que todas las nuevas reglas están haciendo que sea más difícil para los bancos más pequeños operar de forma independiente. Esto podría conducir a las fusiones de los bancos, lo que lleva a los bancos más grandes en lugar de los bancos más pequeños.

-¿Cuáles son las principales diferencias entre la regulación en Europa y la que se está implementando en Estados Unidos?
-La estructura del sistema bancario es muy diferente. Los bancos juegan un papel mucho mayor en Europa que en los EE.UU.. Esto es causado por un mercado de capital mucho más grande en los EE.UU. (la emisión de bonos corporativos en lugar de préstamos a través de bancos) y por el sistema de hipotecas que se venden a través de Fannie Mae y Freddie Mac. Estas dos diferencias no van a desaparecer pronto. Otra diferencia se puede encontrar en la supervisión de los bancos. En los EE.UU. el foco ha estado siempre en la proporción de capital frente a los activos totales. En Europa se utiliza la proporción de capital frente a los activos ponderados por riesgo. Bajo la nueva regulación, el coeficiente se utilizará en el futuro tanto en los EE.UU. como en Europa. Se podría decir que las diferencias en la regulación son, por tanto, cada vez más pequeñas.

-¿Cómo debería reaccionar un inversionista ante el nuevo escenario generado por los requerimientos de Basilea III?
-Los bancos están emitiendo actualmente instrumentos de capital de nuevo estilo que ofrecen rendimientos atractivos para los inversores. Estos instrumentos tienen más riesgos que los antiguos instrumentos, ya que están diseñados para absorber pérdidas en caso necesario. Por esta razón, es muy importante seleccionar el margen correcto para invertir y para elegir los instrumentos adecuados para comprar.

-¿Cuál es su visión y estrategia para los próximos años, dado el nuevo clima regulatorio?
-Esperamos que el impulso a las reservas de capital cada vez más altas continuará en los próximos años. Todavía hay, ahora, normas que se están desarrollando y esto significa que los bancos son cada vez más seguro y más seguro. Al mismo tiempo, los nuevos instrumentos de capital que están llegando al mercado, están ofreciendo rendimientos atractivos para los inversores. Varios grandes bancos centrales están llevando a cabo la facilitación cuantitativa en el momento y este está empujando hacia abajo los niveles de rendimiento global. 

En este entorno los inversores están realmente buscando oportunidades de inversión que todavía están ofreciendo rendimientos decentes. Pensamos que la deuda subordinada de los bancos y compañías de seguros está ofreciendo esta oportunidad, aunque la selección de emisores es clave. Somos cuidadosos con inversiones en varios mercados emergentes, porque hacemos ver los riesgos de una desaceleración allí. Preferimos la inversión en los bancos minoristas sobre los bancos de inversión, ya que la rentabilidad de la primera categoría es mucho más estable.

Síguenos en El Mostrador Google News



Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV