lunes, 19 de octubre de 2020 Actualizado a las 12:22

Autor Imagen

La Nueva Mayoría, estableciendo nuevos estándares

por 26 febrero, 2015

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El gobierno de la Nueva Mayoría, próximo a cumplir su primer año en el poder, está dejando su marca en la historia del país, aunque no necesariamente positiva. Es evidente que está generando una transformación profunda del país como ningún gobierno anterior, desde la dictadura, había podido o querido hacer.

Esto no es, per se, ni bueno ni malo, todo depende de si las reformas están bien hechas o no. Desgraciadamente el apuro y el ideologismo han llevado a que se haya aprobado una pésima reforma tributaria que, no cabe duda, deberá ser modificada en los próximos años y una reforma parcial (hasta ahora) a la educación que está destruyendo parte de lo que había, sin reemplazarlo por algo que mejore las deficiencias importantes que el sistema tiene.

Nada permite pensar que los aspectos faltantes de la reforma educacional, que deberían ser aprobados este año, vayan a mejorar mucho los resultados de lo ya reformado o lo existente en la actualidad. Si la forma de operar se mantiene y todo indica que así será, ya que el período de deterioro en la popularidad del gobierno parece haberse frenado gracias a la baja de los precios de los combustibles y de la inflación, las reformas en la salud, previsión, Constitución y ley de aborto seguirán el rumbo de las anteriores. Lo peor de todo es que reformas en todas estas áreas son necesarias, pero requieren de una contribución técnica significativa y de recoger visiones diversas. La labor desplegada por el ministro de Energía Máximo Pacheco es, claramente, la excepción a esta regla.

Lo más preocupante es que el gobierno parece tener cada vez menos inhibiciones para actuar, ya que parece no haber sanción. Un ejemplo es la aprobación rauda del proyecto que otorga un bono a algunos empleados públicos de Atacama financiado con recursos del FNDR, es decir, disminuyendo la inversión. ¿La justificación del bono? El supuesto elevado costo de la vida en la región que amerita un estudio ¡que se va a hacer en el futuro!, es decir, después de haber establecido sus resultados y el monto de la diferencia.

Este proyecto discriminatorio que se salta todos los criterios de racionalidad y buen manejo de los recursos públicos, parece estar orientado a explotar el sobredimensionado botín parlamentario con que quedó la Tercera Región luego de la reforma al sistema electoral e, inexplicablemente, fue aprobado casi unánimemente, revelando otra vez la pobreza intelectual y falta de coraje político de la oposición. Con todo, la suspensión del proyecto eléctrico de Barrancones, en el gobierno anterior, pese a contar con todos los permisos legales, sigue encabezando el ranking de peores decisiones político-económicas, junto a la política eléctrica, también del gobierno anterior, que ni siquiera ajustó los precios regulados como correspondía y que debe ser la más incompetente en muchas décadas. Otro ejemplo es la presentación de los datos de la encuesta CASEN un sábado en la tarde y con más de seis meses de retraso. ¿La razón?, simplemente porque sus resultados muestran una significativa reducción de la pobreza entre 2011 y 2013, es decir, durante el gobierno anterior.

No obstante aquello, la evaluación del gobierno ha mejorado (encuesta Adimark de enero), principalmente por la baja de los combustibles, los alimentos y la inflación en los últimos meses, que han mejorado la percepción sobre la situación económica. Si como parece probable, se produce alguna reactivación en los próximos meses y la inflación sigue bajando (algo que hoy no parece tan claro), hay que descartar definitivamente un cambio de gabinete, por lo menos uno de fondo, y se profundizará el ánimo reformista del gobierno, incluyendo la de la Constitución.

Sin embargo, el caso aún en desarrollo al momento de escribir este comentario, que involucra al hijo de la Presidenta, por todo lo que implica, aunque se demuestre que no hay nada impropio legalmente en su proceder, puede salpicar a la Mandataria y afectar la imagen que la comunidad tiene de ella de una manera difícil de anticipar.

Aquí se aplica estrictamente aquella máxima de que la mujer del César no solo tiene que ser honrada, sino también parecerlo. Con o sin cargo público, no tiene presentación alguna que alguien conectado políticamente a tan alto nivel haga una operación (“pasada”), obteniendo un crédito que no cualquiera puede conseguir y donde la ganancia es función del cambio de un plan regulador que depende de una decisión política asociada al tráfico de influencias. En este caso se requiere no solo la renuncia al cargo público que ejerce Dávalos, sino que una investigación profunda que muestre si hay o no algún ilícito en esta operación. Mientras tanto, el plan regulador en cuestión debería permanecer congelado para evitar males mayores y para que no afecte la imagen del alcalde y los concejales.

La Economía Repunta

El sorpresivo IMACEC de diciembre, 2,9% en doce meses, 1% mensual desestacionalizado, confirma que la economía chilena frenó el deterioro persistente que tuvo la mayor parte del año pasado y se encuentra en un proceso de reactivación incipiente. El último mes del año fue el tercero consecutivo en que se produjo un aumento mensual corregido por estacionalidad y el promedio del cuarto trimestre anualizado, da una expansión de 4% que, en todo caso, suele mostrar una volatilidad importante en períodos breves. Los factores tras esta recuperación son el gasto público, que tuvo una fuerte expansión en el último trimestre y, especialmente, en diciembre, y la recuperación del sector exportador no minero por el aumento en el tipo de cambio real.

No obstante lo anterior, la recuperación y su continuidad en los próximos meses dependen de lo que suceda con la demanda interna.

El consumo creció muy lentamente en la segunda mitad del año pasado y su recuperación depende de la mejoría en las expectativas, un aumento más vigoroso del empleo y una mayor expansión en las remuneraciones reales. De estos tres factores sólo el último parece estar más o menos asegurado en la medida que se prevé una baja en la inflación, especialmente en la primera mitad del año. No es claro, en todo caso, lo que sucederá en el segundo semestre si el precio del petróleo repunta y el peso se sigue depreciando. La inversión privada, por otro lado, no da muestras de recuperación y su contracción ha sido profunda. Los datos de comercio exterior de enero no son alentadores en este sentido. Parece poco probable que este escenario cambie durante 2015, dejando solo a la política fiscal como principal factor dinamizador de la demanda, efecto que, probablemente, se manifestará con mayor fuerza en el segundo semestre.

Por otro lado, un escenario de recuperación requiere para su concreción que no se produzcan shocks negativos internamente o en el exterior. Los riesgos son variados en el ámbito externo: los más obvios son: un escalamiento en la crisis de Ucrania si Rusia decide tapar sus problemas económicos jugando la carta nacionalista y exacerbando el conflicto con su vecino y agravamiento en el conflicto entre Grecia y la Eurozona que termine con el país balcánico abandonando el Euro y la Unión Europea. Más allá de lo catastrófico que sería, en el corto plazo, el “Grexit” para Grecia, este resultado tiene implicancias económicas y políticas para la unión monetaria y comercial que se ha expandido considerablemente desde fines de los años 50.

El principal problema en este caso es el impacto que el Grexit puede tener sobre los resultados de la elecciones que deben realizarse en España este año, donde el grupo de extrema izquierda populista Podemos puede ubicarse en segundo lugar y forzar a un gobierno de coalición y más adelante en Francia, donde el Frente Nacional de extrema derecha populista ha aumentado su apoyo, lo mismo que partidos de corte similar, en la izquierda o la derecha en otros países europeos. Peor aún puede ser que Grecia se mantenga al interior de la Eurozona y la Unión Europea, pero obteniendo concesiones importantes respecto del servicio de su deuda u otros aspectos. Esto no solo alentaría el éxito político de partidos con un discurso populista, xenófobo y contrarios a la integración, sino que generaría descontento entre quienes piensan que no hay que tolerar la irresponsabilidad de algunos países que afecta el bolsillo de los residentes de otros que han financiado los préstamos otorgados y que, en consecuencia, tienen una actitud negativa hacia la integración porque estiman que algunos países se aprovechan y abusan de aquellos que son supuestamente serios.

Otros shocks potencialmente podrían afectar la marcha de la economía mundial, los que pueden estar asociados a la inestabilidad política en algunas regiones del mundo: Asía, Medio Oriente, África o América Latina o complicaciones en lo económico en países relevantes, como China o Japón, por mencionar algunos. Podrá decirse que estos riesgos siempre existen, lo que es cierto, pero hay elementos objetivos de mayor volatilidad que hacen que el panorama global de este año se perciba como más complejo que el de los anteriores. La divergencia de políticas que se está observando ha generado una gran volatilidad en las paridades de monedas, lo que puede causar conflictos, lo mismo que la fuerte reducción de precios de materias primas, con un potencial impacto desestabilizador en lo político en países o regiones, no obstante que el efecto económico global sea positivo.

Aparte de que no se puede dar por descontado que la economía mundial acompañará al crecimiento de Chile, al igual que en 2014, pueden ser factores internos los que provoquen la continuación de un desempeño mediocre en la economía nacional durante este año. Dado lo anterior, mantenemos una proyección de crecimiento de 2,7% para el año, la que se traduce en una recuperación, pero con una expansión que sigue siendo muy modesta y que, de hacerse realidad, permitirá caracterizar al bienio 2014-2015 como el peor desde 1964-1965, si se excluyen del análisis los años con recesión internacional o crisis interna. Si no, de todas maneras será el peor bienio desde 2008-2009.

*Este análisis apareció originalmente en el informe mensual de febrero de la consultora Gemines

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV