Publicidad
Gobierno nunca consideró seriamente remoción de polémico embajador chileno en España PAÍS

Gobierno nunca consideró seriamente remoción de polémico embajador chileno en España

Publicidad

La razón por la que no se discutió la posibilidad de su salida fue la dificultad para sustituirlo y porque es transversal el reconocimiento de que el embajador ha cultivado buenas e importantes redes en sus dos años y medio en el cargo.


El embajador chileno en España, Javier Velasco, nunca estuvo en peligro de perder su puesto, según indicaron fuentes gubernamentales a El Mostrador.

Aunque hay varias anécdotas respecto de este excompañero de universidad del Presidente Gabriel Boric que hoy ocupa el cargo de embajador de Chile en España, el Gobierno nunca pensó retirarlo de Madrid.

En el oficialismo y especialmente entre miembros del Socialismo Democrático, el episodio que generó más ruido respecto a Velasco fue el discurso donde criticó los 30 años de la Concertación, responsabilizándola del estallido social. Los episodios más escandalosos fueron menores y son de imagen, cuando a poco de asumir apareció comiendo langosta en primer plano y luego acariciando las piernas de una mujer en el auto oficial.

La principal carta que tuvo a su favor Velasco en este episodio fue que resta un año y medio de Gobierno y el proceso de búsqueda de sustitutos, presentación de cartas credenciales y traslado terminaba reduciendo el período de su reemplazante a solamente un año en el cargo. La importancia de esa embajada exigía un nombre de peso y esos nombres no iban a aceptar el cargo por solo un año.

Asimismo, en Cancillería nunca consideraron que fuera grave el episodio de sugerir a empresas españolas incursionar en el sector defensa chileno por el impasse con Israel.

Un importante embajador considera que todo fue “un excesivo escándalo ridículo” de la derecha, que no prosperó porque “no afectó las relaciones con España, el tema nunca fue noticia en España y existe una buena evaluación de su trabajo incluso entre legisladores de derecha”.

Asimismo, en Cancillería desmienten que el Presidente Boric blindara al embajador frente a la polémica e, incluso, señalan que no manifestó problema en retirarlo si el ministerio estimaba que era lo correcto. La razón por la que no se discutió la posibilidad de su salida fue la dificultad para sustituirlo y porque es transversal el reconocimiento de que el embajador ha cultivado buenas e importantes redes en sus dos años y medio en el cargo.

  • Para más análisis y descubrir los secretos de la política, súmate a nuestra comunidad +Política, la apuesta de El Mostrador para quienes piensan que la política es indispensable para una mejor democracia. Inscríbete gratis AQUÍ.
Publicidad

Tendencias