martes, 20 de octubre de 2020 Actualizado a las 08:29

Jugando así , sólo queda rezar

por 12 enero, 2015

Jugando así , sólo queda rezar
Colo Colo no tiene línea de juego, presenta una defensa en extremo frágil, un mediocampo cada vez más predecible y un divorcio de Paredes y Suazo con el gol: pese a que ambos marcaron en Copiapó, también perdieron ocasiones clarísimas. Como si eso no fuera suficiente, la lentitud para mover en balón resta cualquier tipo de sorpresa a sus ataques.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Los albos perdieron por 3-2 en su visita a Iquique -el duelo se jugó en Copiapó-, en un partido válido por la segunda fecha del Torneo de Clausura. La actuación del conjunto que dirige Héctor Tapia fue mediocre, lo que no sólo quedó demostrado en el resultado final, sino en el nivel de juego del elenco popular.

Este es el segundo revés consecutivo del Cacique en el presente certamen (en el debut cayó en el Monumental con San Marcos de Arica), y por lo mismo cierra la tabla de posiciones.

El análisis del club de Macul debe ser drástico, porque Colo Colo no tiene línea de juego, presenta una defensa en extremo frágil, un mediocampo cada vez más predecible y sin ideas, más un divorcio de Paredes y Suazo con el gol: pese a que ambos marcaron en Copiapó, también perdieron ocasiones clarísimas. Como si eso no fuera suficiente, la lentitud para mover en balón resta cualquier tipo de sorpresa a sus ataques.

Me centraré en algunos temas puntuales:

JULIO BARROSO ES IMPRESCINDIBLE: no hay dos opiniones. Desde que llegó el zaguero argentino, el equipo cambió. A mí juicio, es el mejor jugador del plantel y no sólo por lo que aporta efectivamente en la cancha. Barroso puso buenos a sus compañeros de zaga, afirmó toda la retaguardia, se hizo caudillo… hasta que se mandó las declaraciones del “torneo arreglado”. Seis merecidas fechas de castigo y ahí está Colo Colo.

MALDONADO Y VILCHES: el primero fue un gran jugador, pero en su ocaso presenta una lentitud que no se condice con la función que se le encarga: jugar en la última línea. Pese a que siempre tuvo una notable ubicación, ya no le basta sin exhibir velocidad. El segundo, sin Barroso, volvió a ser un tipo que llena de dudas el fondo blanco.

MEDIOCAMPO ALBO: aunque Jaime Valdés manda en el armado y Emiliano Vecchio es quien rompe las defensas por su cambio de ritmo, todo eso perdió por una simple razón: Colo Colo debe ser el equipo más predecible del torneo. Si se anula con una marca a distancia al primero y alejan del área rival al segundo, asunto solucionado. Y eso pasó por largos pasajes en Copiapó. Es más, el ex Unión Española, tras la salida de Esteban Pavez, jugó de “doble 6” (según nomenclatura chilena).

EQUIPO PARTIDO: este plantel tiene enormes individualidades, pero por momentos pierde el juego colectivo. La defensa queda expuesta a su suerte (y sin Barroso ya sabemos lo que pasa), mientras que el resto parte al ataque, pero sin ideas. ¡Desastre total, aún más tras la salida de Esteban Pavez!

VELOCIDAD: si el juego colectivo ya es malo, súmenle que sin rapidez en la Primera División de cualquier campeonato el problema se vuelve crítico. Colo Colo es predecible, sin ideas y LENTO… Tal vez cuando funcionen mejor sus individualidades esto cambiará, pero a nivel internacional (el Cacique juega Copa Libertadores) no tiene ninguna chances sino exhibe velocidad. No hay otra.

LOS DELANTEROS: si bien anotaron Suazo y Paredes, su actuación no fue la mejor. Chupete aún no exhibe todo su repertorio, y el ex Santiago Morning viene saliendo de una lesión. Son ellos quienes deben hacer pesar su categoría, ayudados por Juan Delgado y Felipe Flores, pero sólo ayudados estos últimos.

EL ENREDADO HÉCTOR TAPIA: debo confesar que Tito Tapia ha hecho una gran labor en el Cacique, pero creo que su trabajo ha ido de más a menos. Es un técnico joven que aún le queda largo camino, pero hay muchas cosas que no entiendo. Sigue con un plantel cortísimo, hace cambios tácticos que no son soluciones, más un largo etcétera de errores. Colo Colo juega muy mal desde el año pasado, ¿o no recuerdan el empate ante Cobresal, el triunfo frente a Audax o la caída con Wanderers?

LOS DE AFUERA CADA DÍA JUEGAN MEJOR: odio hacer análisis de partidos contemplando a futbolistas que no están (ya sea por lesión o suspensión). Sin embargo, como el Cacique no tiene un plantel largo, es imprescindible la vuelta de Luis Pavez (Selección Sub 20), Jean Beausejour (lesionado), Justo Villar (lesionado) y Julio Barroso (castigado). Colo Colo tiene, con suerte, 11 valores de primer nivel, nada más.

EQUIPO PRESIONADO: dejo una idea más. Luego del “asunto de Barroso” este grupo sigue tensionado con el medio futbolístico, con los rivales e internamente. Tapia no está cómodo con los dirigentes y eso se nota abiertamente a la hora de lograr refuerzos. No puede ser que Martín Rodríguez se haga exámenes médicos y luego no firme. Y lo de Frickson Erazo parece cuento.

¿COLO COLO TIENE SALIDA? Sin ninguna duda. Posee figuras y potencial. Necesita urgente un central de categoría -a la espera de Barroso- y que Tapia encuentre la oncena estelar. Cualquier equipo chileno con Suazo y Paredes luchará los primeros lugares. El Cacique requiere de una línea de juego que privilegie el fútbol asociado con mayor velocidad, ideas con más peso en ataque y un orden defensivo sincronizado y riguroso.

Para finalizar, algo de Deportes Iquique:

Nelson Acosta, quien leyó muy bien a su rival, dijo en la previa del partido que tiene plantel para pelear en la medianía de la tabla y que los dirigentes se comprometieron a traer refuerzos para el próximo torneo. “Así podemos pelear arriba”, sostuvo el calvo DT. No puedo estar más de acuerdo. El conjunto del norte tiene lo justo y necesario, nada más, pero lo salva un valor en ataque que se ganó más líneas en este análisis.

MANUEL VILLALOBOS: Debe ser uno de los delanteros más inteligentes del fútbol chileno. Me refiero a cómo se mueve, remata, ocupa espacios... No es el más alto, pero cabecea. No es más rápido, aunque sobrepasa a sus cancerberos. Siempre lo marcan, pero continuamente festeja. Él

fue el verdugo del Cacique. Fue una pesadilla para los albos por ubicación, criterio y certeza. Además, anotó un golazo. A nivel local, de lo mejor en puestos de ataque.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV