Publicidad

Yeomans y fast track económico: “Preocupa que el impuesto a la renta no avance de forma prioritaria”

Francisca Castillo
Por : Francisca Castillo Periodista El Mostrador TV
Ver Más

“Sabemos que el acuerdo no lo da la derecha. Por lo que, en este caso, el presidente del Senado es quien tiene, a mi juicio, el resorte para poner este proyecto de ley dentro del fast track y que nos permita, por lo menos, despejar la discusión”, señaló la diputada del Frente Amplio.


El pasado viernes, las mesas directivas del Senado y la Cámara de Diputadas y Diputados, junto a autoridades del Ejecutivo, acordaron darle celeridad a 21 proyectos en materia económica, de los cuales 19 ya están en tramitación y abarcan distintos temas relativos al pacto fiscal, productividad, crecimiento, transparencia y probidad.

No obstante, causó molestia en algunos sectores la exclusión del proyecto de impuesto a la renta, comprometido por el Gobierno, lo que se debería a la falta de consensos políticos.

En conversación con El Mostrador, la diputada de Convergencia Social e integrante de la Comisión de Hacienda, Gael Yeomans, si bien valoró el acuerdo de este fast track económico, manifestó su preocupación por no incluir el debate sobre justicia tributaria y apuntó a la oposición por no querer avanzar en la materia. “Si a ellos no les parece que los más ricos paguen más para que todo el país avance en conjunto, bueno, tendrán que decirlo mediante su voto. Pero no trancar la pelota. A mí me parece que ese es un comportamiento obstruccionista que solamente impide que las políticas públicas avancen”, dijo.

-¿Cuál es su opinión respecto a esta agenda prioritaria en materia económica y que no esté incluido el proyecto de impuesto a la renta?
-Lo primero es que me parece una noticia positiva tener también una agenda prioritaria en materia de pacto fiscal y económica, porque ya hemos visto con anterioridad este fast track en materia de seguridad pública y que ha permitido hacer avanzar los proyectos de ley de manera más rápida.

Los debates debemos darlos, las votaciones deben avanzar y así también tener en vista que nos queda cerca de un año y medio, al menos en la Cámara de Diputadas y Diputados, de este calendario legislativo, y, por lo mismo, debemos acelerar el tranco, sobre todo en materias en donde se supone que hay un interés mayor.

Yo señalé, y me sigue preocupando, que no esté contemplado dentro de esta agenda prioritaria el proyecto de ley de impuesto a la renta. Eso, porque ese proyecto también incorpora otros aspectos que me parecen fundamentales, por ejemplo, el fortalecimiento de las pymes, el poder tener mayores herramientas en la innovación, que las empresas puedan contar con incentivos para desarrollar también su emprendimiento en esa línea. Y, por cierto, en un tema que se ha señalado desde todos los sectores que es importante avanzar, que tiene que ver con la regulación de la informalidad. Y en este ámbito, cuando uno habla del impuesto a la renta, de lo que habla es de justicia social, es decir, que los que más tienen, también se pongan para poder hacer avanzar el país, para desarrollarlo.

En este sentido, la respuesta que he visto ha sido la pública que ha dado el Presidente de la República, entendiendo el rol que tiene, y lógicamente, para poder hacer avanzar una agenda necesita concitar acuerdos. Y sabemos que en el impuesto a la renta el acuerdo no lo da la derecha. Por lo que en este caso, el presidente del Senado es quien tiene, a mi juicio, el resorte para poner este proyecto de ley dentro del fast track y que nos permita, por lo menos, despejar la discusión.

O sea, si a ellos no les parece que los más ricos paguen más para que todo el país avance en conjunto, bueno, tendrán que decirlo mediante su voto. Pero no trancar la pelota. A mí me parece que ese es un comportamiento obstruccionista que solamente impide que las políticas públicas avancen, que los debates legislativos también puedan despejarse. Y así también darle más certeza, más garantía, no solo al mundo empresarial, sino que también a la población en su conjunto.

-Dentro de lo que se ha dicho es que este proyecto de impuesto a la renta no cuenta con el consenso político necesario para darle la celeridad que implicaría incorporarlo en esta agenda prioritaria. ¿Cómo avanzar para que efectivamente pueda tramitarse con la misma urgencia con que se están pensando estos otros temas?
-Nosotros hemos invitado al ministro de Hacienda, así lo acordó la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados, para que nos pueda exponer estos proyectos de ley que están en el fast track y generar un diálogo. Porque en realidad el fast track es un acuerdo que llega a las mesas para acelerar estos proyectos de ley, que algunos de ellos han sido presentados y otros están por presentarse. Uno de ellos es el proyecto de regiones más fuertes, el que ha estado un largo rato en la Comisión de Hacienda, efectivamente porque hay otras urgencias que se han ido presentando, y eso lo ha ido desplazando del debate, cuando es una discusión sumamente importante.

Yo no quiero en el fondo descartar la relevancia, a mí me parece incluso súper importante haber dado ese paso, el poder tener una agenda prioritaria en materia económica. Pero, lógicamente, cuando el proyecto de ley de impuesto a la renta contempla el recaudar recursos para financiar salas cunas para Chile, me preocupa que este proyecto de ley no avance de manera prioritaria y que pasen cuatro años sin despejar esa discusión. Porque, cuando estamos hablando de sala cuna, se supone que ahí hay un acuerdo de todas las parlamentarias, incluso desde la derecha han dicho que faltan más recursos. Bueno, acá están los recursos. Para poder generar ese gasto, que es un gasto permanente, se necesitan ingresos permanentes.

Esta es una propuesta y, si no se despeja esa discusión, entonces la sala cuna va a quedar sin tantos más recursos que se requieren para poder financiarla. Y eso viene de la mano de un debate que también hay que transparentar. Algunos quieren achicar el Estado, algunos quieren que el Estado no tenga más financiamiento, que no tenga más recursos. Y, en este caso, cuando hablamos, por ejemplo, de salas cunas para Chile, resultan perjudicadas las mujeres trabajadoras, también el desarrollo económico y, por cierto, los niños y niñas.

-Ha existido pragmatismo por parte del Gobierno a la hora de abordar la agenda legislativa, ¿pero qué pasa con estos otros proyectos que tienen relación más bien con el ámbito de las convicciones del sector? Por ejemplo, el impuesto a la renta y lo relacionado con la justicia tributaria. ¿Debe existir un mayor esfuerzo por parte de la filas oficialistas y el Ejecutivo para sacar este tipo de cuestiones adelante?
-Creo que el rol que nos toca a nosotros desde las bancadas oficialistas es impulsar para que nuestras convicciones también queden, y que esto no se trate simplemente de un diálogo, una negociación con la derecha. Estamos legislando, estamos haciendo avanzar políticas públicas de cara al país. Es al país al que debemos responderle y, por lo mismo, nuestro deber está en seguir impulsando nuestras convicciones, sobre todo cuando hablamos de igualdad social, sobre todo cuando estamos hablando de que faltan recursos para financiar necesidades sociales. Pensando que hay un grupo minoritario en el país que tiene riqueza económica, lo que está bien, es parte del desarrollo que puede tener cada individuo, pero eso no quita que debemos avanzar en justicia social. Y para eso debe crecer el país en su conjunto, no solamente unos pocos que logran acumular riqueza.

Si no logramos eso, lógicamente hay una crisis de legitimidad que no ha sido resuelta y de la que como país debemos también hacernos cargo. Y en eso recojo las mismas palabras del Presidente de la República, las demandas que surgieron durante el estallido social, muchas de ellas aún no han sido resueltas. Cuando hablamos de salud, cuando hablamos de pensiones, de educación, de vivienda y de tantas otras necesidades. Entonces, si no somos capaces desde la política de resolver esas demandas que siguen vigentes, esa crisis de legitimidad también va a seguir vigente por largo tiempo más.

Creo que es importante tomar esto con atención y desde nuestras filas no dejar solo al Gobierno negociando con la derecha, sino que también hacer avanzar nuestra agenda. Lógicamente entendiendo que esto se trata de legislar en el Congreso, donde no tenemos mayoría, pero eso no implica renunciar.

-¿Esperaría a lo mejor señales más potentes, por ejemplo, en la Cuenta Pública y los mensajes que va a enviar el Presidente Boric?
-Como decía, creo que los gestos del Presidente son sumamente relevantes. El hecho de que él haya mencionado las demandas pendientes desde las movilizaciones sociales como puntos de importancia para resolver desde la política, también me dan señales de que es lo que pueda suceder respecto a su agenda en adelante. Sería muy positivo que el Presidente lo incorpore dentro de su Cuenta Pública. Como así también transmitir en qué beneficiaría la recaudación fiscal del impuesto a la renta. Sería relevante poder juntar más fondos para la salud pública, ya que hemos discutido largamente sobre la salud privada. Tenemos que avanzar decididamente en ese debate y también en los proyectos de ley comprometidos por el Ejecutivo, por lo que a mí me gustaría escuchar en la Cuenta Pública que se presentarán ciertas reformas de salud.

Y, por cierto, en materia de pensiones. Entonces hay compromisos que el Gobierno ha adquirido, que entiendo las dificultades y los desafíos que tenemos en un Congreso donde no tenemos mayorías, pero creo que es nuestra responsabilidad hacer igualmente avanzar esta agenda, independiente de que voten en contra quienes quieran votarlo. Eso no implica que nosotros renunciemos previamente a dar esas disputas acá en el Congreso.

Publicidad

Tendencias