sábado, 28 de enero de 2023 Actualizado a las 03:53

Las elecciones de Turquía terminan con el sueño de sultanato de Erdogan

por 8 junio, 2015

Las elecciones de Turquía terminan con el sueño de sultanato de Erdogan
Tras las elecciones legislativas de este domingo, el partido islamista Justicia y Desarrollo (AKP) del presidente turco Recep Tayyip Erdogan sufrió un serio revés político y perdió la mayoría absoluta en el Parlamento por primera vez desde 2002.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Con un 40,8 % de los votos, el AKP sigue siendo el partido más votado del país eurasiático aunque ha perdido nueve puntos porcentuales con respecto a 2011. Y por primera vez en trece años, los islamistas tendrán que formar un gobierno de coalición.

El nuevo reparto de escaños, con 258 para el AKP, 132 para el socialdemócrata CHP, 80 para el nacionalista MHP y 80 para el izquierdista y prokurdo HDP hace que sólo haya básicamente dos opciones: un gobierno en minoría de los islamistas o una coalición.

No es sólo una derrota para el AKP sino para Erdogan. Muchos analistas turcos ven al presidente como principal responsable y gran perdedor de los comicios del domingo. Poniendo su proyecto de “sultanato” en el centro del debate, las elecciones se convirtieron en un referéndum sobre su persona. Estaba soñando con modificar la Constitución para crear un régimen presidencialista sin suficientes controles parlamentarios, un sueño que el electorado turco ha echado por tierra.

Un presidente autoritario

Violando la neutralidad de su función presidencial en la campaña al pedir el voto para el AKP y polarizando la sociedad en sus discursos (laicos contra religiosos, Kurdos contra Turcos), Erdogan ha perdido buena parte de su electorado. En 2002, Tayyip llamaba la atención al hablar de pluralismo, de libertad y de reformas. En 2015, destacan al contrario palabras como “complot” o “terrorismo” en sus discursos.

Su autoritarismo no tiene límites. La prensa, la justicia, la policía están bajo su control. ¿Un periodista lo critica? Está despedido o acusado de “terrorismo” o de “complot contra el Estado”. ¿Un vídeo que no le gusta está publicado en Youtube o Twitter? Lo hace bloquear. Al instalarse en un palacio de más de 1.000 piezas en Ankara tras las elecciones presidenciales de 2014, el megalómano se ganó el apodo de “sultán”. Si los Turcos eligieron a Erdogan en el 2014, ayer no permitieron que cumpliera su delirio de grandeza.

Un hito en la historia del país

Y si más del 86 % del electorado se movilizó, no fue tanto para elegir sus diputados como para decir no a las pretensiones autocráticas del Sr. Erdogan.

Es el triunfo de la paz sobre la guerra, de la modestia sobre la arrogancia, de la responsabilidad sobre la irresponsabilidad”, destacó Sirri Süreyya Önder, diputado HDP. La formación kurda es la gran ganadora de la jornada electoral. Entra por primera vez en el Parlamento, con 80 escaños. Con casi el 13 % de los votos, el HDP superó más de lo esperado el umbral del 10 % necesario para entrar en la Cámara en Turquía.

El ingreso de un partido prokurdo al Parlamento marca un hito en la historia del país. Fue permitido por el líder del HDP, Selahattin Demirtas, quien se convirtió en los últimos días en la nueva estrella de la política turca, no solo para los kurdos sino para toda la izquierda del país.

Según muchos analistas, frente a la debilidad del nuevo gobierno, unos comicios adelantados parecen casi inevitables. “Esto es sin duda el inicio de un nuevo período en la política de Turquía, sin la figura dominante de Erdogan”, aseveró Tarik Sengül, catedrático de la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Técnica de Medio Oriente.

Síguenos en El Mostrador Google News

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV