Publicidad
“Fueron 36 candidatos los asesinados”: la violencia en México y los desafíos para Claudia Sheinbaum MUNDO

“Fueron 36 candidatos los asesinados”: la violencia en México y los desafíos para Claudia Sheinbaum

Publicidad
Francisca Castillo
Por : Francisca Castillo Periodista El Mostrador TV
Ver Más

“Entre nueve y once hombres se convierten en feminicidas todos los días”, señala la académica mexicana Georgina Cárdenas, advirtiendo que la violencia de género es otro de los temas que deberá enfrentar la administración de Sheinbaum y sobre el cual hay altas expectativas.


En todo México, decenas de candidatos y sus familiares sufrieron violentos ataques en el marco de las elecciones generales del pasado 2 de junio. La violencia opacó no solo el proceso electoral, sino que también el mismo día de los comicios, donde según las últimas cifras al menos 36 personas fueron asesinadas en este contexto.

En esa línea, las elecciones más grandes en la historia de ese país, con 98 millones de votantes, y donde por primera vez una mujer llega a la Presidencia de la República, consolidó una tendencia al alza en los índices de violencia contra candidaturas.

Así lo confirmó a El Mostrador la académica de la Universidad Nacional Autónoma de México, Georgina Cárdenas, quien además advirtió que este es un fenómeno que hasta ahora no se ha logrado revertir y amerita una intervención urgente del Estado. Por lo que pasa a convertirse en uno de los principales desafíos para la administración de la presidenta electa del partido Morena, Claudia Sheinbaum, junto con las otras problemáticas estructurales de México, como la corrupción, el narcotráfico y la violencia de género.

-¿Qué representa en términos simbólicos la elección de Claudia Sheinbaum como la primera mujer en la historia en llegar a la presidencia de México?
-Es muy importante. En América Latina llegamos un poquito tarde para que las mujeres lograran el sufragio, hasta el 47 a nivel municipal y 53 a nivel federal. Y hasta este año que por primera vez tenemos una presidenta de la República. Entonces, simbólicamente es significativo, porque para las niñas, para las jóvenes, representa la posibilidad de romper los techos de cristal. Es decir, que sí se puede llegar a la máxima tribuna del país y es romper un poco con el estereotipo de que el único destino manifiesto de las mujeres es solamente ser madres y estar en el hogar.

Simbólicamente significa que sí puedes estar en un espacio de toma de decisiones, y además es la presidenta más votada en la historia. Entonces, llegó y llegó bien, casi con un 60% de votación.

-¿Qué expectativas hay respecto a las políticas de género, considerando los altos niveles de violencia que existen en el país?
-La expectativa sí es alta, sobre todo de las feministas, de que ella pueda incorporar realmente una agenda de género. Hay una serie de temas pendientes, por ejemplo, que en este país haya entre nueve y once hombres que se convierten en feminicidas todos los días. Porque normalmente la narrativa que tú escuchas es que hay entre nueve y once feminicidios. No, hay entre nueve y once hombres que se convierten en feminicidas. Entonces, por supuesto que esto tiene que ver con el patriarcado. Y eso es todos los días en el país. Entonces, sí es algo preocupante.

También tenemos una serie de problemáticas, como las víctimas indirectas, que son las madres buscadoras que les han desaparecido a sus hijos. Además hay organizaciones que están requiriendo que haya presupuesto para atención de refugios para las mujeres violentadas.

Otro tema de la agenda es que, si bien la Suprema Corte de Justicia ha dicho que no se tiene que penalizar a las mujeres por algún aborto, sí se tiene que incorporar en la legislación a nivel federal. Entonces, también tendrá que enfrentar el reto de que en la Constitución esté el derecho a las mujeres a decidir sobre su cuerpo.

-¿Cuál es la realidad que vive México en términos de violencia política, a propósito de la gran cantidad de candidatos asesinados durante este periodo electoral?
-Lo que hemos tenido es que en cada proceso electoral, justo cercano a las fechas, se incrementan los índices de violencia contra candidaturas, y no nada más contra las candidatas y candidatos, sino que a veces con sus familiares.

Esto ha ido creciendo. En total fueron 36 candidatas y candidatos los asesinados. Todavía el día del proceso electoral hubo varios asesinatos de personas, homicidios en el marco de las elecciones. Entonces sí tenemos un clima de violencia muy impactante. Durante el proceso muchas personas renunciaron, sobre todo en Zacatecas, donde renunciaron planillas enteras.

Sobre esto el Estado mexicano tendrá que hacer algún nivel de intervención, los indicadores hasta ahora muestran que esto es algo que no se ha logrado revertir, sino al contrario, va creciendo. Entonces hasta el momento no hay evidencia de que esto realmente pueda mejorar, por lo que solamente es una cuestión de esperanza de la gente.

-¿Qué giros en términos de perfil podría tener su administración en comparación con lo que fue la gestión de López Obrador?
-Entre cuestiones culturales con enfoque en los aprendizajes, seguramente ese tipo de política la va a promover a nivel nacional. Podríamos decir que fue su política más exitosa en la Ciudad de México. Acá en la CDMX inició con un perfil cercano a temas del medio ambiente, tiene que ver con que ella es científica, entonces seguramente también en ese tema va a tener gran sensibilidad.

El que sea científica y que haya sido profesora de la Universidad Nacional Autónoma de México, también le va a dar un giro, por ejemplo, a temas de ciencia y tecnología. Porque ella misma fue beneficiaria de programas de ciencia y tecnología, entonces creo que, al menos en esos temas, sí va a tener como una huella personal.

-¿Qué otros desafíos relevantes tendrá Claudia Sheinbaum en su administración?
-Sobre todo el tema de la delincuencia organizada, el narcotráfico, la corrupción y la seguridad en general. Por otro lado, se hizo la propuesta de muchos apoyos sociales, pero habrá que ver de dónde va a salir el dinero para sostener todas esas entregas directas a las personas. En ese sentido, otro de los retos será que este tipo de entregas sea mucho más transparente, que tengan reglas de operación los programas sociales, que realmente se pueda evaluar si están realmente reduciendo la pobreza. Porque el mismo Consejo Nacional de Evaluación de la Política Social no reporta que haya realmente mejoras en los indicadores actuales.

Otro tema es la realidad de las madres buscadoras, el feminicidio, y la expectativa feminista de que realmente incorpore una agenda de género en su gobierno.

Entonces hay un abanico amplio de temáticas que tendrá que abordar a través de su gabinete, ver si coloca a personas estratégicas que puedan dar cierta confianza en una serie de temas que realmente la arropen en el proyecto. Porque por supuesto que ella, como persona, no puede ser especialista en todo, pero sí será importante que se arme de un equipo especializado y que este equipo no responda necesariamente a las cuotas políticas

Realmente nos llama la atención el contraste de los datos de la vida real con la decisión de la gente, en su mayoría, de tener un gobierno de continuidad, a pesar de una serie de indicadores que hablan de que hay muchas áreas que se tienen que mejorar.

-¿Se esperaba una mayoría tan contundente como la que tuvo?
-Sí, se esperaba porque así lo indicaban las encuestas. Lo que llamó la atención o fue sorpresivo es que tuviera la mayoría calificada en el Congreso, lo que sí le daría posibilidades de hacer modificaciones en la Constitución. Y también las mayorías en los congresos locales, que eso abona que realmente pueda hacer cambios constitucionales. Entonces, digamos que estamos ante un escenario de partido hegemónico con el poder, que eso ya lo ha vivido México, no es como algo nuevo, pero sí es importante siempre que haya contrapesos.

-Volviendo a las temáticas de género, ¿hay expectativas de iniciar un cambio de carácter cultural?
-Afortunadamente dentro de su partido político podríamos decir que hay feministas críticas, aunque ella personalmente no es una feminista, ni necesariamente cercana al tema. Entonces, confiemos en que ese feminismo crítico de su partido y de su equipo de trabajo realmente promueva una serie de políticas públicas para eliminar la violencia y la discriminación en todos los niveles.

Si bien actualmente al frente del Instituto de las Mujeres está una mujer con reconocimiento en América Latina, la verdad es que el Instituto de las Mujeres y sus acciones han estado prácticamente invisibilizadas o no han tenido impactos importantes en la sociedad. Entonces, confiemos en que a través de su equipo de trabajo esto se pueda llevar a cabo.

Publicidad

Tendencias