martes, 23 de octubre de 2018 Actualizado a las 12:17

Autor Imagen

Aquel 11 de septiembre de 2001

por 14 septiembre, 2004

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

En una entrevista que le hizo la revista chilena Rocinante (número 38, diciembre 2001) al escritor chileno Ariel Dorfman, y hablando sobre su última novela "Terapia" (mayo 2001), manifestaba lo siguiente: "Toda la gente que ha leído mi última novela después de lo de la Torres Gemelas, me dicen que cómo pude anticipar el dilema norteamericano en función de que por la bondad de tu propio bien tú intervienes la vida ajena, en este caso en una familia latinoamericana (la de la novela de Dorfman), pero podría ser afgana o musulmana también."



La novela de Dorfman tiene como protagonista a un poderoso dueño de una transnacional global que cae en una crisis mental y necesita atención siquiátrica. Pero, en las propias palabras de Dorfman, la crisis de Graham Blake quiere decir "que 'Terapia' tiene que ver con la tentación del poder manipulando vidas (lejanísimas en el globo) hasta que el delirio del poderoso (es decir Blake o las transnacionales globales) se enfrenta al saber que esas vidas tienen nombres y no son números". O que las inmensas ganancias de los dueños de transnacionales globalizadas se basan más que nunca en la miseria ajena que ocurre en otras partes del planeta.



Es decir, "Terapia" -por ese significado que es la propia historia de Blake- habría sido una "anticipación" reflexiva e imaginativa a la destrucción terrorista a las Torres Gemelas en Nueva York el 11 de septiembre de 2001 porque la novela nos alerta sobre los efectos humanos negativos en otras partes del planeta a causa de la globalización. Principalmente, dice Dorfman, "...la lectura (de "Terapia") también va por el lado de que éste ha sido un golpe al predominio de una cultura que arrasa sobre otra que se resiste. Este mundo 'abierto' y global no lo es tanto como dicen las multinacionales".



Que haya sido la novela de Dorfman una anticipación o no al ataque terrorista en Nueva York es algo que tiene que dilucidarse también sobre cierto análisis intelectual que ha ocurrido con posterioridad al 11 de septiembre de 2001. Una de las posiciones -y creo que es la del propio Dorfman y de allí que él vea su novela como anticipatoria a los sucesos terroristas en Estados Unidos- es que el ataque a las Torres Gemelas fue una respuesta a la globalización salvaje que ocurre en el mundo donde más del 70% de la población mundial está marginada a causa de ese modelo.



Esta interpretación la recalcó -y se ha extendido entre otros intelectuales y analistas por el mundo- el presidente del Banco Mundial James Wolfensohn quien el 13 de octubre de 2001 decía en Washington: "Este 'único mundo' global que vivimos es tan interdependiente que la pobreza en otro continente, a miles de kilómetros, puede significar la muerte de los que viven en países desarrollados. Lo que ha quedado evidente el 11 de septiembre es que la miseria en un lugar del mundo se trasladó en forma violenta al Primer Mundo."



Sin embargo, Noan Chomsky llamó aquella interpretación "una pura especulación intelectual" porque él creía- antes del 11 de septiembre- que Osama bin Laden y su organización terrorista Al Qaeda (La Base), la que organizó y ejecutó el atentado a las Torres Gemelas, jamás oyeron hablar de la "globalización" y que su causa era esencialmente anti-norteamericana. Ellos quieren luchar como sea -principalmente a través de actos terroristas- contra la presencia imperialista en el Oriente Medio que ha sido la causa principal de la opresión contra el mundo palestino-musulmán por parte de Israel, apoyado militarmente por EE.UU.



Razón fue teniendo Chomsky a medida que avanzaban los meses después del 11 de septiembre a través de sus análisis en diversas entrevistas que concedió a partir del aquel "martes negro". Incluso los distintos videos de bin Laden, comprueban hasta hoy día, que los terroristas de Al Qaeda para nada protestan contra el aspecto negativo de la globalización. Además nunca -según Chomsky- han mencionado esa palabra en ninguno de los videos que han suministrado al canal árabe de Qatar, "Al Jazeera". Más aún, en un video de noviembre de 2001 se enorgullecía que "los 19 jóvenes musulmanes hubieran hecho temblar al imperio norteamericano". Todas esas entrevistas donde Chomsky demuestra un impresionante caudal de información difícil de contradecir fueron publicadas por la editorial "Seven Stories (la misma editorial que le publicó "Terapia" a Dorfman) en Nueva York, noviembre 2001, con el título 9-11, y que rápidamente fuera traducido y publicado en España en 2002.



Pero el análisis que me parece más convincente en mi opinión, por sus brillantes conexiones imaginarias de cómo una obra artística intuyó lo ocurrido en Nueva York es el que en octubre de 2001 (y publicado en el New York Time) hizo uno de los más renombrados arquitectos norteamericanos y profesor de la Universidad de Yale, Alexander Gorlin.



Gorlin relacionó la película de Stanley Kubrick "2001:Odisea en el espacio" (1968) y la destrucción de las Torres Gemelas. Película que para aquella época (su primera exhibición) fue considerada como una visión humana sumamente pesimista presentada a través de una extraordinaria imaginería tecnológica. La naturaleza destructiva del ser humano fue una constante en todas las películas de Kubrick y la mantuvo aún más viva en su último proyecto (en manos de Steven Spielberg), "Inteligencia Artificial" (2001).



En la película "2001...", según Gorlin, hay un tema clave en la historia y es aquel largo monolito negro como un misterioso y liso objeto tecnológico que aparece millones de años atrás en la tierra, antes del "homo sapiens", en la etapa animal del ser humano, y luego otra vez en el año 2001 en la luna, indicando sus señales de radios hacia el planeta Júpiter, destino del último viaje de los astronautas en la película. También Gorlin establece otra conexión. Es con aquellos huesos (húmeros) donde los primates -al comienzo de la película "2001..."- descubren que pueden usarlos como armas para matar al otro (o a los otros). Luego de asesinar, un primate lanza al aire aquel hueso y éste se transformará en la nave espacial del film que tendrá la misma forma de aquella arma primitiva. Lo que sugiere es que aquel descubrimiento (ese objeto como arma mortal) ha sido esencial en la evolución del mono en un ser humano.



Gorlin dice también que la similitud de la forma (nave espacial semejante a la forma de un húmero), junto a la relación de la "primera arma" con la idea de la tecnología y el vuelo, conecta de esa manera la película "2001..." con los sucesos de septiembre de 2001 (el titulo del film y el año de caída de las Torres es otra coincidencia sorprendente). Es decir, los terroristas usaron dos aviones de una manera similar: los transformaron en instrumentos de destrucción humana. Al igual que los hombres primitivos del film de Kubrick , los usaron como dos huesos gigantes para demoler las dos torres causando una muerte multiplicada por miles.



Pero otra conexión aún más sorprendente que establece Gorlin respecto al film de Kubrick es la siguiente. En los meses que siguieron al 11 de septiembre, las ruinas humeantes de las torres estaban rodeadas por una arquitectura que parecía resguardar esa destrucción y que en proporción y color eran casi idénticas a aquel monolito de la película "2001...".



Todos esos elevados edificios adyacentes al nivel cero ("Ground Cero") eran... monolitos planos y negros como el edificio "Liberty Plaza" de estructura rectangular; el edificio del "Banco Alemán", o el "Hotel Millennium" que es un edificio de vidrio negro alto y de forma afilada. Todo muy parecido a la escena cuando los astronautas en la luna miran aquel monolito negro. Sin embargo, en el film, el astronauta más viejo, es transformado por aquel monolito en un embrión que vuelve a la tierra: una metáfora que significa restauración y renacimiento de la humanidad. "Como Nueva York", termina el análisis de Gorlin



Respecto a la novela de Dorfman, no es la primera obra artística que "anticipa" los efectos negativos de la globalización en países del Tercer Mundo porque no es tampoco reciente el debate intelectual sobre ella ni menos aparece por primera vez a causa de los sucesos del 11 de septiembre. Por el contrario, se ha venido discutiendo durante todos los 90. A nivel internacional fueron los zapatistas en Chiapas los primeros ( esto hay que destacarlo) quienes en 1996 realizan una crítica al nuevo sistema mundial en el "Primer Encuentro Intercontinental por la Humanidad y contra el Neoliberalismo".



Por otro lado, es bastante amplia ya, a partir de los comienzos de los '90, las expresiones artísticas que han estado discutiendo el nuevo contexto mundial, incluso a partir de la caída del Muro de Berlín en 1989; por ejemplo en la pintura, en la poesía y narrativa más joven, en el cine, en la música ya sea desde el Primer Mundo o desde el Tercero. En música, raperos, metaleros, punks, han encontrado en la postura zapatista anti-globalización su inspiración.



Quizás sea "Manu-Chao" con su CD -"Próxima estación ...Esperanza" (2001)-, que ha vendido millones de copias, el ejemplo más destacado de lo que digo. También, sobre el lado oscuro de las maquiladoras en la frontera México-Estados Unidos, el excelente CD de la mexicana Lila Downs, "Border/La línea" (2001), es otra evidencia dentro de la música popular latinoamericana.



Lo cierto es que sí hay obras que intuyeron sucesos futuros -especialmente de carácter científico- como ciertas obras de ficción de Julio Verne. Dibujos de Leonardo Da Vinci anticiparon también cierta tecnología del futuro. O la novela de George Orwell, 1984. Y respecto a un ejemplo histórico, en la mitología azteca se sabía que su Dios "Quetzalcoatl" regresaría por el Este. Códices aztecas dibujados en 1503 ya lo anticipaban. De allí que Hernán Cortés (al que los indígenas confundieron al comienzo con aquel Dios que regresaba) se aprovechara en parte de esa leyenda para conquistar y destruir una de las maravillosas ciudades prehispánicas, construida en una islote en medio del Lago Texcoco, rodeada de jardines flotantes, y que impresionaba "por las grandes torres y edificios que tenían dentro del agua", según escribió el soldado de Cortés y cronista español Bernal Díaz del Castillo.



Era la gran ciudad de Tenochtitlán. Sitio que en nombre de "la única civilización y verdadera religión del mundo" Cortés en 1521 terminó de destruir con trece barcos a punta de cañonazos demoliendo para siempre aquellas "otras torres" porque practicaban allí, básicamente, una religión sanguinaria y costumbres culturales inaceptables.



El derrumbe de las Torres Gemelas el 11 de septiembre de 2001 en Nueva York no hizo sino confirmar que cierta historia pasada de la humanidad -y donde la creación artística si bien no predice nada pero sí es capaz de intuir a veces el porvenir- puede volver a repetirse en el futuro sin importar de qué lugar del planeta venga la destrucción.



Algunos siguen interpretando que aquella catástrofe correspondió a un choque de civilizaciones, principalmente por perspectivas occidentales pero cuyos motivos ideológicos -según Chomsky- son bien precisos: despreciar a los que son "diferentes"; mantener una lucha antiterrorista sin contemplación por todo el planeta (así justificó Bush la invasión a Irak); no hablar mucho del lado negativo de la globalización; y acallar los resentimientos anti-norteamericanos dentro y fuera de los EE.UU.







*Javier Campos es escritor y académico chileno en EE.UU. Su reciente libro de cuentos "La mujer que se parecia a Sharon Stone'', Ril editores, obtuvo mencion honrosa en el Premio Municipal de Literatura 2004.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV