jueves, 22 de octubre de 2020 Actualizado a las 12:41

Opinión

Autor Imagen

Beyer, la Concertación y la vigencia del lucro

por 28 marzo, 2013

Beyer ha sido el ministro con la mayor cantidad de denuncias respecto al lucro, por lo tanto el que ha dispuesto de mejores posibilidades de avanzar hacia su erradicación. Sin embargo, el lucro se mantiene intacto. A esto se le suma que el Proyecto de Superintendencia, presentado como la gran solución al problema, tiene como finalidad el “blanquearlo” al permitir las operaciones entre sociedades relacionadas.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Recién comienza este año 2013 y los escándalos en educación ya se acumulan por montones. Corrupción, lucro ilegal y cierres de liceos, son algunos de los titulares con los que nos hemos encontrado. Éstos, a su vez, conforman el telón de fondo de la Acusación Constitucional a la que se enfrenta el Ministro de Educación, Harald Beyer.

Cuando evaluamos su labor en el MINEDUC, analizamos que son dos los grandes temas que ha debido enfrentar en Educación Superior y en ambos, su postura ha sido errática. El primero de ellos, es el lucro. Beyer ha sido el ministro con la mayor cantidad de denuncias respecto al lucro, por lo tanto el que ha dispuesto de mejores posibilidades de avanzar hacia su erradicación. Sin embargo, el lucro se mantiene intacto. A esto se le suma que el Proyecto de Superintendencia, presentado como la gran solución al problema, tiene como finalidad el “blanquearlo” al permitir las operaciones entre sociedades relacionadas. Por eso, no nos es difícil señalar que hoy Beyer es sinónimo de lucro o a lo menos, su principal cómplice en la actualidad.

El segundo tema refiere a la Universidad del Mar. En este caso, el Ministro logró la difícil tarea de dejar a sus estudiantes incluso peor que lo que estaban en 2012. Producto de una reubicación improvisada y fracasada, hoy sus estudiantes están con más deudas que antes, y académicos y funcionarios con sueldos impagos desde hace ya varios meses. La comunidad exigía que el Estado se hiciera cargo, no que las soluciones se transformaran en problemas, tal como denunciamos hace algunas semanas.

Sin embargo, hay otras cosas que queremos dejar en claro. Esta acusación en ningún caso convierte a la Concertación en una defensora del derecho a la Educación. No lo decimos solamente por lo realizado en sus años de gobierno, en los que dieron la espalda a la “Revolución Pingüina”, en los que se convirtieron en el brazo político de la banca privada al inventar el CAE y en los que crearon un mecanismo radicalmente opuesto al fortalecimiento de la educación pública como lo es el Financiamiento Compartido. Lo decimos también por lo que ha realizado durante estos años de “oposición”. Por más que firmaron apoyos irrestrictos a las demandas estudiantiles, a la hora de la verdad, la mayoría se han quedado al otro lado de la vereda. La aprobación de un ajuste tributario que subsidia la educación privada, la omisión de sus diputados para la votación del informe del lucro y la declaración en contra de las demandas estudiantiles -en pleno mes de Junio del 2011- por parte de sus ex ministros de educación, nos muestran su verdadera cara.

Difícilmente algún actor con presencia en el Parlamento, hubiese siquiera pensado una acusación de esta índole hace unos pocos años atrás, cuando para muchos hablar de lucro remitía más bien a imágenes de “viveza” y “espíritu emprendedor”, y aquellos que planteábamos que estábamos en presencia de un delito éramos rápidamente acallados y arrinconados en una objeción puramente “ideológica”. “Si no les gusta el lucro, cuando terminen de estudiar trabajen gratis”, nos decían con prepotencia (y maliciosa ignorancia acerca del concepto de “lucro”) incluso muchos de los que hoy aparecen del lado acusador.

Esa verdadera identidad que se esconde cuando la candidata de la Concertación, Michelle Bachelet, llama a participar en el “primer gobierno de una nueva mayoría”, invitando a “construir un nuevo consenso para avanzar con sentido país, con unidad nacional y con rumbo común” y así, alcanzar el “desarrollo de manera inclusiva y sustentable”. Basta con recordar como Edgardo Böeninger, ideólogo de la transición a la democracia, señalaba en 1985 que había que alcanzar “un gran acuerdo nacional en torno a una estrategia de desarrollo en democracia que combine progreso y equidad, y un crecimiento dinámico de la economía con una distribución más justa” para preguntarnos ¿Qué tiene de distinto “una nueva mayoría” de la propia Concertación?

¿Van a ser capaces estas mismas personas de cumplir los mismos objetivos que se propusieron hace 28 años? ¿Cómo podríamos creer que están contra el lucro si aprobaron la idea de legislar el proyecto de Superintendencia del gobierno? ¿Cómo podríamos creer que quieren fortalecer la educación pública si sus propios alcaldes cierran liceos públicos, como en La Cisterna? ¿Cómo creer que ahora sí tendrán las agallas para enfrentarse al empresariado de la educación si al día siguiente de presentar la acusación contra Beyer sus principales expertos en educación salieron a criticarla, como es el caso de Mariana Aylwin, Sergio Bitar y José Joaquín Brunner? ¿Cómo suponer que sus promesas no son solamente palabras al viento cuando sus propios militantes lucran a vista y paciencia de todo el mundo en las mismas Universidades que hoy son cuestionadas, como la UPV, la UDLA o la UNIACC?

Desde nuestra perspectiva, los hechos de las últimas semanas, reafirman que la agenda del movimiento estudiantil avanza contra viento y marea, permeando forzosamente en las agendas y los cálculos del conjunto de los actores políticos, obligándolos a deshacerse en un mar de oportunismos y contradicciones internas.

Difícilmente algún actor con presencia en el Parlamento, hubiese siquiera pensado una acusación de esta índole hace unos pocos años atrás, cuando para muchos hablar de lucro remitía más bien a imágenes de “viveza” y “espíritu emprendedor”, y aquellos que planteábamos que estábamos en presencia de un delito éramos rápidamente acallados y arrinconados en una objeción puramente “ideológica”. “Si no les gusta el lucro, cuando terminen de estudiar trabajen gratis”, nos decían con prepotencia (y maliciosa ignorancia acerca del concepto de “lucro”) incluso muchos de los que hoy aparecen del lado acusador. Hoy ya no pueden hacerlo con la facilidad y el desparpajo de antes. La sociedad chilena no se los permite ni se los volverá a permitir.

Cuando la ministra del Trabajo, Evelyn Matthei, sale a “defender” a Beyer criticando el “asqueroso lucro” amparado en 20 años de Concertación, y blandiendo entre sus manos un ejemplar del libro “El negocio de las Universidades en Chile”, de la Premio Nacional de Periodismo María Olivia Mönckeberg, lo más relevante no es el saber que en los gobiernos concertacionistas también se lucró. Tampoco lo es el curioso “olvido” por parte de la ministra del hecho que ni más ni menos que miembros en ejercicio del actual gabinete, como Joaquín Lavín y Cristian Larroulet, aparecen mencionados con lujo de detalles en el libro que Matthei mostraba a las cámaras. Todas esas cosas los chilenos ya las sabemos de sobra. Lo clave es notar un importante avance en la batalla de las ideas por parte del movimiento estudiantil. Mientras hace 2 años el gobierno, mediante el GANE, proponía legalizar el lucro, hoy tilda al lucro de “asqueroso”, reconociendo lo que los estudiantes decimos hace años: la única forma de avanzar en educación es eliminar el lucro y promover más y mejor educación pública.

Nuestra pelea no es contra un ministro, es contra un sistema en que el fin último que inspira a muchas instituciones es el lucro, y que alrededor suyo se genera una dinámica de negocio que deja como última prioridad el aporte de conocimiento y profesionales para el país. Y esta pelea nadie la va a dar por nosotros, menos aún aquellos que han perpetuado esta mercantilización de los derechos del pueblo chileno. Nuestra apuesta para este 2013 será hacer del movimiento social por la educación un actor protagónico, capaz de sacar al pizarrón a todos aquellos que han lucrado y quienes lo han fomentado y permitido (por mucho que hoy más de uno se vista con piel de oveja), y que a través de sus reivindicaciones y sus prácticas siente las bases del Chile distinto con que soñamos.

Por todas estas cosas, hoy marchamos con los compañeros de la educación superior privada. Y por todo esto, el 11 de Abril nos veremos en la calle. Por educación pública, gratuita y de calidad para todos, seguiremos movilizados este 2013.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV